Ovación

Inglaterra y Sudáfrica protagonizan una final de fiesta

Definen la Copa del Mundo. Después de vencer a los All Blacks, el equipo inglés es el gran candidato.

Sábado 02 de Noviembre de 2019

La fiesta se termina. Japón realizó un Mundial para el recuerdo, no solo por ser el anfitrión, sino por cambiar el orden mundial subiendo puestos en el ránking, con victorias ante dos pesos pesados como Irlanda y Escocia y logrando su primera aparición en cuartos de final. Hoy, a partir de las 6, se juega la final entre Sudáfrica e Inglaterra y los ingleses buscarán alterar también el orden mundial dando un golpe en favor del hemisferio norte contra los supuestos favoritos del sur. Un formidable equipo de los Springboks se cruza en su camino y puede arruinar todo para el equipo de Eddie Jones en lo que promete ser un contraste de estilos en una fascinante final.

Los Boks también tienen hitos que están a la vista. Si ganan, Siya Kolisi se convertirá en el primer capitán negro en liderar a Sudáfrica, o cualquier otro equipo, al título. Según Brian Habana, campeón en 2007, eso uniría su país y "tendría mucho más impacto que el 95” cuando a Nelson Mandela se lo recuerda vistiendo la camiseta verde.

Jones llevó a Inglaterra al número 1 del ranking gracias al espectacular juego de las últimas semanas, pero no parece ni cerca de estar satisfacerlo, ni a él ni a sus jugadores. Si Inglaterra no gana hoy en Yokohama calificarán las siete semanas en Japón y los cuatro años de preparación como un fracaso.

Si Sudáfrica, que perdió su primer partido contra los All Blacks y pelea por convertirse en el primer equipo en levantar la Webb Ellis Cup tras una derrota en el torneo, no puede con Inglaterra, esta completará un expediente inmaculado contra los cuatro grandes del hemisferio sur en apenas un mes. Venció a Argentina 39-10, a Australia 40-16 y a Nueva Zelanda 19-12; a estos últimos, por más de lo que indicó el marcador.

Inglaterra es el único equipo del hemisferio norte en ganar un Mundial mientras que Nueva Zelanda, Australia y Sudáfrica amasan siete entre los tres. Un segundo triunfo del equipo del norte, que terminó quinto y segundo en los dos últimos Seis Naciones, debería impulsar el rugby europeo. Incluso podría ir bien para Francia, cuyo joven equipo debería ser contendiente cuando organicen la Copa del Mundo 2023.

Jones sabe que Inglaterra debe adaptarse si quiere encontrar huecos en la sólida defensa de Sudáfrica. Los Springboks ganaron dos veces la Copa Mundial sin haber anotado o recibido ningún try en sendas finales. El pie mandó en ambas, tanto en 1995 contra Nueva Zelanda y en 2007 cuando los kicks de Percy Montgomery fueron suficientes para vencer a Inglaterra por 15-6 en París. Handre Pollard, contendiente para ser máximo anotador en Japón, espera emular a Montgomery en Yokohama. Los indicios apuntan a un partido cerrado y tenso cuando los dos finalistas tienen hasta la fecha los dos mejores récords defensivos de este Mundial.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario