Rusia 2018

Inglaterra se metió de cabeza en una definición apasionante

Con dos goles por vía aérea dejó en el camino a una dura Suecia y asoma como favorito en la semifinal ante Croacia.

Domingo 08 de Julio de 2018

Centro, cabezazo y gol. De pelota parada o en movimiento. Dio igual. Una tradicional jugada de los inventores del fútbol para meterse en la definición del Mundial, donde el próximo escollo será una Croacia que apostó en firme (más allá que venció por penales a Rusia, ver páginas 2 y 3), un rival que bien podría estar vestido de celeste y blanco, pero esta vez nada de revanchas con Argentina, que no logró llegar a ese primer puesto del grupo D que ostentaron los croatas. Igual, no fue sencillo para Inglaterra, más allá del 2 a 0, porque Suecia le dio pelea y ahí estuvieron los guantes del arquero Jordan Pickford para mantener la diferencia.

Inglaterra volvió a los primeros planos. Venía amagando desde hace tiempo. Porque al cuarto puesto en el 90 apenas asomó en el 2002 con un 6º lugar y en el 2006 quedó 7º. Pero tras el fracaso en Brasil 2014 al quedar eliminado en primera fase sumando apenas un empate, cambió para volver a ser. Y lo demostró en las eliminatorias europeas ganando en forma invicta el grupo F.

Un metro con 94 centímetros es la altura del defensor Harry Maguire. Y la aprovechó para ganarles a todos en el salto para conectar el córner de Young a los 30', con el que los ingleses se pusieron en ventaja.

Un arquero seguro

Y si en el arco de enfrente las jugadas de pelota parada fueron decisivas ni hablar del propio, en el que con el correr de los partidos Jordan Pickford se ganó el buzo número uno con atajadas determinantes.

El arquero del Everton terminó con la maldición mundialista en tandas de penales de su país al eliminar en octavos a Colombia (4-3 tras igualar 1-1) y ayer volvió a brillar cuando su equipo más lo necesitaba.

Desde el vestuario, tras los 15' de descanso, Suecia salió en busca de la igualdad y Marcus Berg a los 47' quedó atragantado con el grito de gol que preparaba mientras Pickford despejaba con lo justo junto al palo derecho.

No enloqueció el conjunto inglés. Siguió bien parado y con la cabeza en alto. Como la de Alli, quien a los 59' la usó para conectar el centro al segundo palo de Lingard y estirar la diferencia a dos.

Esa que los nórdicos pudieron recortar si no fuera por otro par de atajadas de Pickford a los 62', cuando tapó un remate rasante de Claesson, y a los 71' cuando despejó con las uñas por arriba del travesaño otro intento de Berg.

Y fue así como ganó, con la seguridad atrás y el peligro siempre vigente por tener adelante al hasta aquí goleador del Mundial, Harry Kane, aunque esta vez no dijo presente ni estuvo cerca de convertir.

Tal vez se lo guardó para las semifinales. Eso es lo que esperan los ingleses.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});