Ovación

Independiente ganó cómodamente en Paraguay y se acerca a las semifinales de la Sudamericana

Se impuso 4 a 1 como visitante en la ida con goles de Meza, Leandro Fernández en dos ocasiones y Lucas Albertengo.

Miércoles 25 de Octubre de 2017

Luego de borrar de la cancha a su oponente en el segundo tiempo, Independiente venció en forma contundente a Nacional de Paraguay por 4 a 1 y prácticamente se aseguró su pase a las semifinales de la Copa Sudamericana, al cabo de un aceptable encuentro disputado esta noche en el estadio "De los Defensores del Chaco".
Por el partido de ida de los cuartos de final, Maximiliano Meza inauguró el marcador, a los 27 minutos del primer tiempo para el visitante, mientras que Luis Caballero niveló transitoriamente, a los 33, para la formación "guaraní".
Ya en el complemento, Leandro Fernández, a los 3 y 25 minutos, amplió la diferencia para el Rojo mientras que Lucas Albertengo cerró la cuenta, a los 31.
A los 25 minutos de la segunda etapa el arquero local, Santiago Rojas, le rechazó un penal al propio Fernández.
Un Independiente en su mejor versión espera al mismo rival el 2 de noviembre próximo, con la casi certeza de seguir avanzando de ronda para enfrentarse al ganador de la serie entre Racing Club y Libertad de Paraguay, que en la ida se impuso como local 1-0.
Desde el mismo comienzo del cotejo el elenco de Avellaneda se plantó de tal manera que ejerció una manifiesta superioridad por sobre su adversario.
Pese a jugar con Albertengo en soledad ofensiva y plagar la formación de mediocampistas, el entrenador Holan siempre ordenó buscar el arco de Santiago Rojas.
A todo esto la longeva formación guaraní, que dispone en su plantel a varios jugadores que traspasan largamente la barrera de las tres décadas, extrañó en demasía a su jugador más desequilibrante, Salgueiro, quien se "ausentó" sin aviso hasta que se retiró reemplazado con gestos inequívocos de disconformidad.
El Rojo abrió el marcador a través del influyente Meza, quien definió con suficiencia una asistencia de Barco.
Sin merecerlo, Nacional empató el encuentro por la única vía por la que buscó desequilibrar: el juego aéreo. Un cabezazo de Caballero, quien minutos antes le había aplicado un descalificador codazo a Amorebieta que provocó la rotura del tabique nasal del defensor venezolano, estableció una igualdad que nada tenía que ver con el dispar trámite descripto.
El rápido desnivel que logró el Diablo apenas reanudado el encuentro a través del ingresado Fernández, quien cabeceó libre de marcas un preciso centro del recuperado Albertengo desde la derecha, oficio de punto de inflexión en el trámite ya que a partir de ese preciso instante la visita comenzó a dominar a voluntad al inexpresivo conjunto paraguayo, que pareció no hallar en ningún momento la medida del partido.
El tercer tanto llegó tras una falta de Santana a Barco en el área que Fernández transformó en gol al capturar el rebote que dio el arquero después de una ejecución del penal que el propio Fernández había anunciado demasiado.
El gol postrero de Albertengo tras una preciosa pared con el decisivo Fernández ante una defensa local a esa altura completamente desincronizada le brindó a Independiente la suficiente tranquilidad como para manejar los tiempos del partido a su antojo e intentar incrementar las cifras en desmedro de un rival desdibujado y que se dio por vencido ante la palpable supremacía del elenco de Avellaneda.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario