Ovación

Incidentes con una decena de detenidos y heridos que opacaron la fiesta del fútbol

Corridas, tiros y piedrazos. Esa fue la escena que entregó el pos clásico. Con el resultado adverso, algunos hinchas quisieron trasladarse hasta la zona de los vestuarios locales y la fuerza policial intervino.

Lunes 27 de Julio de 2015

Otra vez la fiesta del fútbol rosarino no fue tal y el clásico entre los equipos de fútbol de la ciudad no terminó en paz. Esta vez los disturbios llegaron de la mano del resultado. Tras el pitazo final se registraron incidentes en el Coloso Marcelo Bielsa, que dejaron como saldo 10 detenidos y seis efectivos policiales heridos. Así lo confirmó anoche el jefe de la Unidad Regional II, Miguel Oliva, quien estuvo a cargo del operativo policial.

Corridas, tiros y piedrazos. Esa fue la escena que entregó el pos clásico. Con el resultado adverso, algunos hinchas quisieron trasladarse hasta la zona de los vestuarios locales y entonces la fuerza policial intervino para evitar agresiones.

“El accionar fue disuasivo”, manifestó Oliva, quien contó que “intentaron entrar a los vestuarios locales. Rompieron puertas y vidrios y lanzaron piedras. Se intervino para que salgan de esa zona. Además, hubo varios incidentes en en otros sectores. Un grupo quiso entrar a los palcos, al oficial y al sector de los árbitros”.

"No hay civiles lesionados, que sepamos. Sí tenemos seis oficiales heridos, con cortes y contusiones”, manifestó, al tiempo que agregó: “Hay diez detenidos. Dos por intentar ingresar al palco que ocuparon los dirigentes visitantes, uno por ocasionar daños en el vestuario local, cinco por agredir con piedras al personal policial y dos por el robo de una moto en las inmediaciones del estadio”.

Además, Oliva manifestó que “el operativo y los controles fueron normales. Lamentablemente lo que ocurrió al final estaba cerca de lo previsible por parte de los participantes que perdieron.”

Y continuó: “Las tareas comenzaron a las 9. Se secuestraron varias bombas de estruendo que se encontraban en una bolsa negra en una de las puertas del estadio”.

Lo cierto es que después del partido la violencia volvió a opacar al fútbol. En la previa también hubo algunos incidentes. Pero no de tamaña gravedad. Es que a medida que el estadio se fue llenando los hinchas debieron ser reubicados y se registraron varios cuellos de botella porque hubo desborde en la capacidad.

Con la popular Diego Armando Maradona a pleno, los hinchas comenzaron a dirigirse hacia la del Palomar sin mirar lo que tenían por delante. Y ahí, entre la ansiedad por ingresar y la gran cantidad de gente, se registaron varios disturbios. Incluso, hubo varias quejas de que muchos se habían quedado afuera del Coloso del Parque porque había gente que entró sin entradas y hubo tickets truchos.

Otra vez al final hubo violencia en el clásico. El disparador fue el resultado, que hizo que algunos hinchas locales intentaran trasladarles su malestar al plantel y a los dirigentes.

Disturbios puertas adentro. Puetras adentro del Coloso se registraron dos hechos que llamaron la atención. Apenas terminó el partido los periodistas que fueron a cubrir el vestuario local no pudieron ingresar a la sala de prensa debido a que las puertas estaban cerradas, y quedaron en el medio de las agresiones entre la policía y un grupo de hinchas en una de las salidas de la popular del Palomar. En tanto, los dirigentes de Central pasaron momentos de zozobra cuando un grupo de hinchas quiso ingresar al palco que ocuparon en el Coloso. En medio de una “zona liberada”, según manifestó el vocal auriazul Eduardo Bossio. La comitiva canalla tuvo que parapetarse para evitar el ingreso de los hinchas y debieron acudir al gas pimienta que tenía un directivo.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario