Ovación

Hoyos confía en la experiencia que sumó en Europa para hacerse cargo de Newell's

El ex volante es uno de los nombres que figuran en la lista de los posibles sucesores de Alfredo Berti en Newell's. Nació Córdoba y estuvo radicado hasta hace poco tiempo en España.

Martes 03 de Junio de 2014

Angel Guillermo Hoyos es uno de los nombres que figuran en la lista de los posibles sucesores de Alfredo Berti en Newell's. Nació Córdoba y estuvo radicado hasta hace poco tiempo en España. El ex volante ofensivo de Talleres y Boca se ilusiona con convertirse en el flamante entrenador rojinegro, pero sabiendo al mismo tiempo que al no haber dirigido en nuestro país le genera una barrera lógica de interrogante al hincha rojinegro. Pese a todo, anoche le afirmó a Ovación que se siente capacitado para conducir a la Lepra gracias a la formación y capacitación que forjó en Europa durante varios años.

—¿Cómo te presentarías?

—Como una persona que está constantemente capacitándose para progresar. Me gusta el orden, un estilo que sea claro y marcado con una idea de juego. Honesto y leal.

—¿Cuál es ese estilo de juego que remarcás?

—El que marca la evolución de este deporte. Creo que los grandes equipos a nivel mundial han marcado un camino. Barcelona puede ser el referente, pero hay otras instituciones como Newell's que siguieron ese sendero. De hecho, en Argentina lo hizo de la mano del Tata Martino.

—Al no estar insertado tu nombre en el fútbol argentino, ¿cómo tomás que se te mire o evalúe más que a otros?

—Con normalidad. Sé que uno está en ese anonimato del que se habla.

—Especialmente en el ambiente rosarino.

—Sí, soy consciente de eso. Pero también lo es porque en su momento tomé la decisión de irme a estudiar y capacitarme a Europa. Sentía la necesidad de desarrollarme de otra manera. Bolívar (Bolivia) hizo que pegara la vuelta y pudimos salir campeones. En Grecia viví grandes experiencias también. En Chipre sucedió algo similar. Entonces cuando veo lo que hicimos, no me arrepiento. Pero para eso debí capacitarme en el exterior.

—¿Coincidís con que por eso ahora muchos buscan tu nombre en internet para saber algo de vos?

—Por supuesto y lo comprendo perfectamente, aunque no me preocupa. Pero sabés qué, mirá cómo será la vida que casi visto la camiseta de Newell's en tres ocasiones en mi época de jugador. Pero bueno, son cosas pasan y todo es entendible.

—Martino dejó una marca muy pesada en el club, ¿podés estar al frente de este equipo?

—Si no pudiera o no tuviese la sensación o capacidad para hacerlo no me hubiera sentado a hablar con los directivos de Newell's en una charla que disfruté mucho. También creo que no es bueno eso de agarrar por agarrar.

—Hablás de la charla y de ahí surgieron luego algunas diferencias internas, ¿sabés algo de eso?

—No, solo me reuní con algunos dirigentes y hablamos de fútbol. Lo único que hice fue exponer mi estilo y forma de juego para ver si adapta a Newell's.

—¿Qué le prometerías al hincha en caso de asumir?

—Trabajo constante y objetivos a cumplir. También desarrollar al máximo las inferiores y potenciar lo que hay en el grupo. Newell's tiene que tener objetivos hipercompetitivos. Es un gran club con historia.

“Vi mucho a Newell’s por la calidad que tiene”

Cuando se lo consultó a Hoyos qué sabía del plantel rojinegro, el entrenador dijo de manera espontánea. “Hoy en día el fútbol argentino se consume mucho, sobre todo en España. Y Newell’s además sacó una ventaja con el estilo de juego que pregonó con la llegada del Tata (Martino). Debo reconocer que vi mucho a este equipo por la calidad de jugadores que tiene”, destacó. Y sobre las inferiores afirmó: “Es de importancia única. Es todo el capital que tiene un club y por eso hay que apoyar y saber aprovechar”.

Bendita zurda, bendito festejo

El pueblo leproso festejó anoche a lo grande los 40 años de la primera estrella. Esa que llegó de la bendita zurda de Mario Zanabria una tarde de junio del 74 en Arroyito. Por eso siempre tendrá un sabor especial. Y ayer, en el estadio Cubierto, hubo show con varios protagonistas de aquella epopeya como Marito, Ricardo Giusti, Juan Carlos Montes, Juan Delménico, Alfredo Oberti, Chivo Pavoni, Fito Ingaramo y el Huevo Promanzio, entre otros. Emoción en su máxima expresión fue el común denominador.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario