Clásico rosarino

Herrera: "Fue mi mejor gol en Central, el más importante"

Zampedri le dijo a Ovación que el tanto que le hizo a la Lepra fue el más disfrutó desde que está en Central.

Viernes 02 de Noviembre de 2018

El olfato de Fernando Zampedri respira goles. Ayer volvió a ser implacable. Su letalidad fue especial en esta tarde copera en Sarandí. Al potente goleador canalla no le temblaron las piernas cuando tuvo que fusilar a Alan Aguerre. Ese grito sagrado eyectó a todos los canallas que estaban diseminados por diversas latitudes, ya que el clásico se libró sin pasión en las tribunas y encima fue a puertas cerradas. "Sí, ni hablar que este gol fue el más importante desde que llegué", le comentó a Ovación el artillero auriazul con el pasaje a la semifinal de la Copa Argentina bajo el brazo y antes de pegarse la vuelta a la ciudad "con una alegría y felicidad tremenda por el triunfo que conseguimos".

"Siento una emoción muy grande por el triunfo. No era un clásico más. Nos jugábamos un partido eliminatorio con todo lo que eso representa para los hinchas y la ciudad. Por suerte pudimos estar a la altura de las circunstancias. Lo único que espero ahora es que llegue el domingo para encontrarnos con nuestra gente en el Gigante y que Rosario sea un carnaval", afirmó Zampedri, ese mismo de los goles importantes en otros desafíos, antes de bucear en el momento personal histórico.

"Hicimos un gran partido y eso me llena. Lógico que el hecho de haber marcado un gol tan importante como este me pone más feliz", graficó un reflexivo Zampedri minutos después de haber sido uno de los verdugos de Newell's en la despoblada cancha de Arsenal.

Gol Zampedri


El goleador facturó sin anestesia el 2 a 0 cuando el cronómetro marcaba 23 minutos del complemento. En ese instante de furia hizo un sutil movimiento e hizo estallar de locura a la masa canalla. "Camacho me da un gran pase, me acomodé y saqué el remate", detalló con precisión de cirujano. "No había nadie en las tribunas, pero ese grito de gol llegó a Rosario", arremetió con orgullo el punta antes de ofrendar una sonrisa espontánea.

Para el atacante ayer no fue un día más. No sólo por su gran gol. También porque representó el primer derby en primera persona. "Es verdad que es este clásico fue bastante especial a nivel personal porque al fin pude jugarlo, ya que el anterior no pude hacerlo por un problema administrativo. Tenía muchas ganas de estar en este partido pese a que no estaba al ciento por ciento", recordó el entrerriano mientras sus ojos parecían iluminarse de emoción.

Sobre jugar a puertas cerradas y sin público, el goleador afirmó sin dudar: "Estas cosas tienen que pasar para aprender, pese a que esto es un deporte y la gente imprime color y pasión a las canchas". Luego pegó media vuelta y se fue caminando mirando a su alrededor como disfrutando de ese peregrinar hasta el micro que devolvió a la festiva delegación a nuestra ciudad. La misma que ayer tronó cuando Herrera y Zampedri marcaron los goles para sellar triunfo ante la Lepra y meter al equipo entre los cuatro mejores de la Copa Argentina. Seguramente, el goleador ya está pensando en lo que será el trascendental encuentro contra Temperley y soñando en una posible final canalla.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});