Ovación

Hermanos y anfitriones

En los Juegos hay cuatro duplas de hermanos deportistas, de Rosario y la región, que le contaron a Ovación cómo es competir en familia.

Miércoles 20 de Marzo de 2019

Se conocen como nadie, juegan juntos desde chicos, les gusta el mismo deporte, entrenan, compiten y si bien forman duplas deportivas son distintos entre sí. Se trata de los hermanos de estos IV Juegos Suramericanos de la Playa. Tres pares son de Rosario y un par más de Roldán. Practican remo, fútbol playa, esquí náutico y vela. Son buenísimos en lo suyo y dicen que como todos los hermanos discuten pero se llevan bien, al punto que enfrentan juntos las mismas metas y las alcanzan como si fueran uno.

Todos dijeron sentirse contentos porque esta competencia suramericana se esté jugando en su "casa". Y por jugar también de anfitriones Ovación les pidió un consejo para los atletas de otras provincias y países sobre qué visitar especialmente de la ciudad. Coincidieron en apuntar al "río". y al "Monumento" como los destinos imperdibles.

Los Ponzetti juegan fútbol playa en el mismo puesto, en el mismo club y en la misma selección. Y tienen la misma idea fija: ganarle a Brasil, el rival histórico, en estos Juegos y siempre que se pueda.

Hoy, debutan a las 11.30. Vestirán la albiceleste contra Perú, en el estadio Rojo.

Ambos patean para Argentino desde hace un año y medio, equipo con el que en 2018 ganaron las dos llaves clasificatorias de pre Libertadores (ahora disputan la primera liga oficial de AFA). Lucas tiene 19, es ala pivote diestro, y Maximiliano, de 31, también es ala pivote pero patea con la zurda.

"Lucas es de driblear y tirar chilenas, yo soy más pivote y de rematar a media distancia", diferencia Maxi, desde hace tres años jugador de la albiceleste y quien marca una diferencia clara y simple entre ambos: "Yo soy trigueño y mi hermano menor es rubio y de ojos claros". Cortita al pie.

Juntos son familia, juntos están en la cancha y en la profesión. Maxi ya es maestro de escuela primaria: da clases de naturales y matemática en 6º grado de la escuela qom Nueva Esperanza y su hermano está estudiando la misma carrera. "Es muy fuerte jugar juntos y en La Florida, tan cerca de donde supimos entrenar: será una experiencia involvidable e irrepetible", dijo Maxi, que rescata también haber llegado con su hermano a la final de la Copa Libertadores con Central en 2017. Y aconseja: "Rosario ofrece buenos asados y playas, las visitas deben probar las dos cosas".

Otra dupla es la de los remeros. En Regatas, el mismo club del olímpico Alberto Demiddi y donde remó Gustavo Pacheco, técnico del club, entrenan por vía genética también sus hijos: Ignacio, de 19 años, y Federico, de 21, quien competirá en single hoy, a las 10, y mañana a las 16 lo hará junto a su hermano.

"Nacho es campeón sudamericano junior y campeón argentino y yo soy campeón argentino en single senior y bronce sudamericano en doble par senior", detalló Federico el mayor, quien se define como el que marca el paso en la embarcación y el que más habla, mientras valora a Nacho como el "más calmo".

Federico estudia medicina. Dice estar contento de remar en estos Juegos en el Paraná pero que siempre anhela más competencia.

"Acá somos sólo tres los clubes: Regatas, Remeros y Rowing, en cambio en Buenos Aires hay más nivel justamente porque hay más clubes. Por eso es bueno que con estos juegos se visibilice la actividad". Y como cierre tiró una recomendación para las visitas. "Acá hay buenas pizzas y cerveza artesanal, tienen que probarlas", aconsejó.

El dúo mixto

El dúo fraternal en vela es mixto y lo integran los Buiatti. Federico, de 31 años, y Florencia, de 29, ambos socios del Yacht, unidos en el snipe desde hace poco más de un año, si bien supieron dar cátedra en optimist y laser. Ayer no pudieron competir por el temporal que azotó Rosario. Hoy lo harán a las 14, en laguna El Saco .

Federico, con varios sudamericanos y argentinos en su haber, es ingeniero agrónomo y Florencia, campeona nacional en más de una oportunidad en femeninos, estudia biotecnología. Dicen estar "orgullosos" de competir juntos y jugar de local para estos Juegos, donde se enfrentan a brasileños y chilenos entre los favoritos.

"Mi hermano es más profesional, sabe mucho de táctica, yo aporto en las maniobras y trato de poner serenidad arriba del barco", dijo Florencia.

Ella se tiene confianza en estos Juegos. "Conocemos la cancha, tal vez nos quedemos con alguna meda lla", deseó antes de decirles a todos los invitados que no se vayan de la ciudad sin conocer de las islas, el Banquito, porque para ella, como buena mujer de río, ese destin es "lo más".

Los Giorgis son otro binomio que jugó de anfitrión y pasó por estos Juegos desplegando un excelente rendimiento en esquí náutico. Viven en Roldán (localidad ubicada a 20 kilómetros de Rosario) y fueron ayer tapa de La Capital tras adjudicarse 6 medallas. Para ellos la competencia suramericana terminó. "Ahora a la escuela", lamentaron ayer aún contentos por lo ganado.

Tobías, es rubio, tiene 16 años y cursa quinto año del secundario. Ignacio es castaño, tiene dos años más y estudia ingeniería industrial.

El lago donde se desarrollaron las competencias de esquí (del barrio privado Puerto Roldán) es el lugar donde los hermanos practican la disciplina en casi todas sus versiones: salto, figura, slalom y overall. Para ellos este torneo fue como jugar en el patio de su casa porque conocen el lugar de memoria.

Tobías es subcampeón del mundo en España y Nacho, tercero a nivel panamericano. Son hinchas de Newell's aunque tienen un padre canalla. Juegan también al fútbol y prueban con el golf. "Tenemos una relación buena, somos unidos. Competimos en contra también, pero tiramos para el mismo lado", dice Tobías, a quien dentro de la familia lo caracterizan como el más "cabrón y obsesivo" y a Ignacio como al "más tranquilo".

Recomiendan no irse de la ciudad sin ir a la isla o pasear por Oroño. Consejos de campeones.

Los Ponzetti. Lucas y Maximiliano, del Salaíto, la selección y maestros en el aula.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});