Ovación

Heinze llegó y aseguró: "Estoy feliz con volver a Newell's, esto era lo que quería"

Será la vuelta a casa después de 15 años de enriquecer su carrera futbolística. Vistió las camisetas de los clubes más importantes del mundo y también la de la selección nacional en dos Copas del Mundo

Domingo 12 de Agosto de 2012

“Esto era lo que quería. Jugar en Newell’s”. El autor de estas palabras, contindentes y sin necesidad de repregunta es Gabriel Heinze, el flamante refuerzo rojinegro que hizo pie ayer bien temprano en nuestro país y en el transcurso de la mañana se convirtió oficialmente en jugador de la Lepra.

Será la vuelta a casa después de quince años de enriquecer su carrera futbolística vistiendo no sólo las camisetas de los clubes más importantes del mundo sino de tener el orgullo de calzarse la de la selección nacional en dos Copas del Mundo. Y ahora Ñuls y, sobre todo, Gerardo Martino, contará con un valor importante que elevará a la enésima potencia la jerarquía del plantel, que ya cuenta con Maximiliano Rodríguez, uno de los que sacudió el mercado interno, y otros valores de valía que componen el plantel.

   El experimentado defensor arribó al Aeropuerto Internacional de Ezeiza Ministro Pistarini a las 6.58 procedente de Roma (Italia), en el vuelo AZ680 de Alitalia. Cuando el reloj marcó las 7.30 asomó su figura en la sala de espera de los arribos internacionales. Y Ovación fue el único medio presente que recibió al jugador de enorme trayectoria y que, sin dudas, enriquecerá aún más al fútbol argentino, pero por sobre todas las cosas al plantel de Martino.

   “Estoy muy contento con este regreso a casa”, le dijo a este diario gentilmente mientras se saludaba con un familiar que fue a recibirlo y sin otras presencias oficiales, quizás por propio pedido del jugador.

   Tras la llegada a Rosario Heinze cumplió con los trámites normales de cada contratación y mañana, a las 9.15, comenzará a entrenar en el predio de Bella Vista junto a sus nuevos compañeros y bajo las órdenes del Tata.

   “Quería estar acá. Era mi sueño y por suerte lo voy a poder cumplir en pocos días”, sentenció en la nublada jornada sabatina, con cielo amenazante y ante la mirada de un centenar de personas que esperaban a familiares y amigos. “Es Heinze”, le susurró un cuarentòn a su amigo que estaba con una pancarta dedicada a algún pariente que llegaba de las vacaciones europeas.

   El largo viaje, cansador y con arribo bien temprano no entregaba las condiciones naturales para una charla profunda, aunque sí hubo un respeto mutuo. Heinze accedió a un breve intercambio de palabras con los enviados de Ovación que lo recibieron en el aeropuerto con el fin de llevarle al mundo leproso las primeras sensaciones de otra de las figuras valiosas que hizo escala en la entidad del Parque. Especialmente concretado por propia iniciativa del Gringo, quien optó por ponerle un punto final a su andar por el mundo y tomó las valijas para regresar a casa.

   Heinze dejó de ser la eterna ilusión y peranza. Ahora es una concreta realidad. Está de regreso y lo hizo con una meta concreta de volver a pisar suelo rojinegro, “algo que quería”. Cumplió el sueño, ya es oficialmente jugador de Newell’s y desde mañana se lo podrá ver con la ropa de entrenamiento leprosa.

   Ya no habrá un foco de atracción excluyente en Bella Vista. Se repartira entre Maxi y el Gringo, la última e impactante incorporación rojinegra.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario