Ovación

"Hay que defender al fútbol"

Lunes 26 de Febrero de 2018

Cualquier reestructuración que se plantee en el fútbol argentino debe contemplar el financiamiento de los clubes del ascenso, con los derechos de TV de la Superliga. La televisión paga, que terminó con el derecho del Fútbol para Todos genera inmensos recursos, por lo que deben aumentarse los aportes a los clubes directamente afiliados a la AFA que están fuera de esa Superliga. De alguna manera debe sostenerse la base de la pirámide que no tiene acceso a sponsors millonarios y a la compra-venta de jugadores, muchos de ellos surgidos de nuestros clubes. Si la AFA mejora el financiamiento de los clubes, directamente se cierra las puertas a la tentación de permitir el ingreso a Sociedades Anónimas Deportivas (SAD), que sin dudas sería la reestructuración más nefasta que se puede hacer nuestro futbol. Cualquier replanteo de los torneos de AFA debe partir de impedir el ingreso de nuevos clubes como directamente afiliados, ya que generaría el debilitamiento y desaparición de los clubes centenarios, que trasladan desde siempre el pesado lastre social de contener miles de jóvenes y niños que el estado expulsa y desprecia. En cuanto a los clubes del interior que son indirectamente afiliados e ingresan al Nacional B por los cupos del Consejo Federal de AFA, deben competir en torneos que estén diseñados en función de los intereses de los clubes, que con mucho esfuerzo participan en estos costosos certámenes, por encima de las ligas locales, que en muchos casos son meros recaudadores, producto de la intermediación ociosa. Es posible mejorar el futbol argentino, pero cualquier "reestructuración" debe contemplar la supervivencia de los clubes y la defensa del actor principal de nuestro fútbol, que son los 40 millones de argentinos que con su pasión futbolera les dan real valor a los derechos de TV y a su comercialización monopólica.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario