Oscar Bonavena

Hace 50 años el boxeo argentino tuvo un día emblemático: Bonavena versus Ali

Ringo protagonizó un pelea épica el 7 de diciembre de 1970 en el Madison Squarde Garden ante el mejor púgil de la historia, a quien derribó en el noveno asalto pero luego fue noqueado en el último round

Lunes 07 de Diciembre de 2020

El deporte argentino tiene en su historia muchas páginas doradas. Y varias de ellas no necesariamente están vinculadas a victorias. Pero son tan trascendentes más allá del éxito o frustración. Al punto de erigirse en leyenda. Como este hecho inolvidable que ocurrió hace 50 años. El 7 de diciembre de 1970, cuando en el Madison Square Garden, Oscar Bonavena enfrentaba al boxeador más importante de todos los tiempos: Muhammad Ali.

Ali había prometido noquear a Bonavena en el noveno asalto, pero fue en ese round cuando Ringo derribó al estadounidense, dejando atónito al mundo, pero el árbitro cubrió al campeón del mundo adjudicando la caída a un supuesto e inexistente resbalón.

En la pelea no estaba en juego ningún título, pero los cronistas de la época registraron un hecho inédito para la televisión porque el combate alcanzó un pico de rating en la Argentina de casi 80 puntos.

Ringo encontraba en esta pelea una oportunidad inmejorable para acceder a una chance mundialista, y lo hacía precedido de una seguidilla de victorias que lo posicionaron para este combate, que a su vez marcaba el regreso de Ali tras la sanción que lo mantuvo inactivo por más de tres años por no querer sumarse al ejército en la guerra de Vietnam.

La previa de esta histórica pelea estuvo matizada por el duelo verbal de los boxeadores, terreno en el que por primera vez se lo vio a Ali sorprendido porque enfrente tenía a un rival que hacía mejor uso de las provocaciones para alterar el ánimo del adversario.

Bonavena trató de cobarde a Ali por no haber ido al ejército estadounidense, y eso enfureció al histórico campeón que prometió golpearlo sin piedad "y caerá en el noveno", prometió el también llamado Cassius Clay, antes de cambiar su nombre.

Ringo peleó de igual a igual con Ali, no se amilanó nunca, y sorprendió por su desempeño porque el argentino no era muy apegado a los entrenamientos, aunque en esta oportunidad su promotor Tito Lectoure había contado que nunca se había preparado con tanta responsabilidad como en esa ocasión.

El combate se definió en el último round, el 15º, cuando Bonavena desobedeció a su entrenador y fue al cambio de golpe por golpe, y perdió tras caer en tres ocasiones, más por cansancio que por la potencia de los impactos. El nocaut fue el desenlace de una pelea que hizo historia. Pero que lejos de desdibujar a Ringo, lo catapultó a la historia grande del deporte por su valentía.

"Eres un gran campeón y yo soy argentino", le dijo Ringo a Ali apenas terminó la pelea, quien le respondió que fue el rival más difícil. Y lo despidió con un "te quiero". Una historia en un día épico que muy bien narró después el periodista Ezequiel Fernández Moores en su libro "Díganme Ringo".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS