Rusia 2018

Guerrero, un antes y un después en el fútbol

Paolo Guerrero está de vuelta. Jugará el Mundial. Es el Messi peruano y sin él el regreso de la selección de Gareca a una Copa del Mundo después de 36 años no sería lo mismo. Tampoco el Mundial, vale aclarar. Es mejor verlo en la cancha que afuera.

Jueves 14 de Junio de 2018

Paolo Guerrero está de vuelta. Jugará el Mundial. Es el Messi peruano y sin él el regreso de la selección de Gareca a una Copa del Mundo después de 36 años no sería lo mismo. Tampoco el Mundial, vale aclarar. Es mejor verlo en la cancha que afuera.

Pero la vuelta del gran delantero incaico no hace más que desenfocar la imagen de transparencia que pretende la Fifa. ¿O en realidad sí hay un cambio real y ahora cualquiera puede conseguir en la Justicia ordinaria aquello que no puede conseguir en los tribunales deportivos? Se abrió una puerta de consecuencias inconmensurables.

A ver. Repaso:
1) El tribunal disciplinario de la Fifa sancionó a Guerrero por 12 meses debido a consumo de cocaína (metabolito de la cocaína), luego de Argentina 0-Perú 0, del 5/10/17. De esa manera, se perdía el Mundial.
2) A fin del año pasado, el tribunal de apelaciones de la misma Fifa le redujo la pena a 6 meses, por lo que así podía volver en mayo y jugar la copa.
3) Paolo fue por más y recurrió al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) para lograr la absolución completa. A la par, la Agencia Mundial Antidopaje interpuso un recurso, también en el TAS, para ampliar la pena de la Fifa.
4) A mediados de mayo, el TAS le asestó un duro golpe a Guerrero: de los 6 meses del tribunal de apelaciones de la Fifa pasó a 14 de suspensión. Su sueño se truncaba.
5) A fines de mayo, Paolo recurría a un tribunal federal de Suiza, o sea a la Justicia ordinaria, que en un trámite exprés le dio el salvoconducto de concederle una cautelar y suspenderle la sanción durante el Mundial.

El TAS no lo objetó. De no creer. Todo es extraño en este caso. Por ejemplo, que el TAS esté por encima de las resoluciones de la Fifa, siendo un organismo que no depende de él, que fue creado para dirimir cuestiones deportivas de los Juegos Olímpicos en 1984 y que en la práctica funciona casi como un tribunal intermedio entre el de la Fifa y los ordinarios, que no se sabe bien cómo se banca.
¿Es una vía de escape necesaria para descomprimir la recomendación/ imposición de la Fifa para que ninguna asociación afiliada, sus clubes o jugadores, recurran a la Justicia, so pena de castigos deportivos?

Parece que sí. La Fifa puede decir ahora que no flexibilizó su postura porque Guerrero haya acudido a la Justicia, ya que fue el TAS el que aceptó la cautelar. Pero lo que queda claro a partir de ahora es que si la Fifa falla en contra de cualquier situación hay que ir al TAS. Y si el TAS también condena, o agranda la sanción como en este caso, ahí sí se podrá acudir a la Justicia ordinaria para evitar el castigo de la Fifa. Hay que recordar que Paolo fue al TAS porque tampoco se conformó con los 6 meses del tribunal de apelaciones de la Fifa. Hecha la ley, hecha la trampa. Esa es la sensación del caso Guerrero.


Hoy todos son sonrisas y alivios porque, además de los peruanos, qué amante del fútbol no quiere
verlo en cancha. Pero esa opinión seguramente cambiará si el bravo 9 de Gareca convierte algún gol
que decida la eliminación de una selección, sobre todo de las importantes.


Por si acaso hay que recordar que Argentina-Perú se pueden cruzar en octavos. Ahí aparecerán las voces de protesta, porque está claro que se cambiaron las reglas de juego. Porque, se diga lo que se diga, un integrante del mundo Fifa recurrió a la Justicia ordinaria y logró su objetivo.

Sin dudas, un antes y un después.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});