Ovación

Grillo canta futuro

Con sólo 23 años años se convirtió en el golfista argentino con mayor proyección tras consagrarse el domingo en el PGA Tour.

Martes 20 de Octubre de 2015

El chaqueño Emiliano Grillo, que el domingo ganó el título en el Frys Open de Napa, California, en su primer torneo como miembro pleno del tour, se convirtió con sus 23 años en el golfista que augura la carrera más brillante para un argentino dentro de este deporte.
  Grillo vive siempre en estado puro porque, quizás, situaciones familiares complicadas lo endurecieron por dentro siendo apenas un chico. Recicló ese sufrimiento por dentro y a los 23 años se transformó en un golfista ultracompetitivo, ambicioso, que no para de cumplir objetivos e ir enseguida en busca de otros.
  Está tan seguro de su camino que, dos semanas después de convertirse en un jugador del PGA Tour, se consagró en el Frys.com, primera cita de la temporada 2015/16 del circuito más importante de golf del mundo. Gracias a esta victoria, que le reportó u$s 1.080.000, el rubio de ojos celestes se aseguró dos años más de continuidad en el máximo circuito mundial.
  Pero no sólo eso: en 2016 jugará el Masters, el PGA Championship, el The Players (considerado una suerte de quinto Major), dos citas del World Golf Championship, el torneo de campeones de Hawai, en enero, y la FedEx Cup, además de un salto en el ránking mundial desde el 72º puesto hasta aproximadamente el 36º lugar.
  Los especialistas insisten en que el chaqueño Grillo consiguió todo esto a los 23 años, cuando la maduración de un golfista llega normalmente cerca de los 30.
  Hay que preguntarse si Grillo (formado en la escuela de la AAG y perfeccionado en Bradenton, Florida) puede emular a jóvenes extranjeros de inicio descollante e  imitar lo hecho por Tiger Woods, Rory McIlroy y más recientemente Jordan Spieth.
  Lo que es seguro es que ningún golfista argentino en la historia tuvo semejante despegue en la elite; cada uno de ellos maduró con el tiempo y el mejor ejemplo es Angel Cabrera, que dio un impacto fuerte recién a los 37 años, más allá de que ya se había adjudicado certámenes importantes en el Tour Europeo.
  El propio Roberto De Vicenzo ganó en todos los rincones, pero la alegría del British Open le llegó recién a los 44.
  Si bien no se esperaba semejante zarpazo tan pronto, Grillo ya daba señales muy claras de su potencial, incluso desde la época como amateur, como cuando lideró a los 17 años el abierto de 2009 en Nordelta, tras la segunda vuelta. Un puñado de temporadas después fue su relampagueante arribo al Tour Europeo, en donde acarició la victoria en más de una ocasión.
  Y en las últimas semanas, en el Web.Com, la antesala del PGA Tour, en el que triunfó en Ponte Vedra Beach, el último certamen de la serie de cuatro que les dio la tarjeta del máximo circuito a 25 jugadores.
  Su triunfo en el Frys.com, primera cita de la temporada 2015/16 del PGA Tour, se concretó mucho después de una vuelta final de 69 golpes (-3) y de un total de 273 (-15).
  Porque tuvo que enfrentarse en el desempate al coreano Kevin Na, de 32 años, sancionado varias veces en su carrera por la lentitud de su juego y que casi no participa en el certamen por dolores en la espalda.
  Grillo estuvo a punto de rematar la faena en el primer hoyo de desempate, pero le volvieron los fantasmas de marzo en Puerto Rico y erró un putt similar, accesible, que significaba el birdie y el título.
  Tras fallar dejó caer su putter, se tomó la cara y todos los demonios revolotearon alrededor.
  “La diferencia con aquel que fallé en Puerto Rico en marzo pasado fue que en esta ocasión le pegué bien”, contó Grillo. Y siguió: “Mi caddie (José Luis Pepe Campra) me preguntó si estaba bien. Y yo le respondí: sí, claro, a las mil maravillas. Me mantuve positivo y gané”, explicó.
  Sin embargo (y aquí está otro síntoma claro de su crecimiento) mostró suficiente temple para encarar otra vez ese par 5 del hoyo 18, ayudado por los errores del coreano Na. “Vos decís que voy a jugar el Masters y no lo puedo creer”, mencionó Grillo, quien agregó: “Cuando logré la tarjeta del PGA Tour a través del Web.com estaba 71º o 72º del ránking y me decía que tenía la chance de trepar al top 50 hacia fin de año. Entonces me propuse intentarlo para conseguirlo”.
  Ahora, Grillo se anima a soñar en grande, con dos copas en la vitrina y el tiempo de su lado para seguir quebrando barreras históricas. Y, todo, a los 23 años.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS