Ovación

Goles del feminismo

En Rusia hubo más mujeres en las tribunas: periodistas, denunciantes y hasta una presidenta con camiseta

Sábado 21 de Julio de 2018

Antes, durante y, por qué no, después del Mundial vale hablar de un tema que estuvo en la mira tanto como el fútbol en Rusia. Las mujeres: su lugar dentro y fuera de los estadios y algunos golazos a favor y en contra que se lograron en esta Copa. Desde indicaciones para seducirlas hasta la presencia de hinchas femeninas que nunca habían pisado una cancha, equipos con una jefa de equipo, periodistas mujeres denunciando abusos y una presidenta en la final con la camiseta puesta.

Seguramente ni las organizaciones deportivas que se involucraron en el tema ni todas las mujeres que fueron noticia se consideren feministas, pero es un hecho que el movimiento que se está construyendo en favor de los derechos y capacidades femeninas en todo el planeta hace repensar mensajes y lugares que estaban naturalizados.

Nuevos posicionamientos se metieron ya en las más altas esferas del fútbol y difícilmente haya marcha atrás. En Argentina se comenzó con una jugada desfavorable desde la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) cuando repartió a los periodistas que cubrirían el Mundial, técnicos y dirigentes, un instructivo en el que se dedicaba un espacio especial a "cómo seducir mujeres" rusas, en el marco de un curso abierto de "idioma y cultura rusa". Tras el papelón. la AFA tuvo que salir a pedir disculpas públicas.

Luego vino el viaje para los comunicadores de prensa donde los varones ganaron por paliza: fueron 222 "los" periodistas y 10 "las" periodistas que cubrieron el Mundial. Ciertamente un número superior al de otras Copas (en Sudáfrica 2010 fueron 2 mujeres; en 2014, en Brasil, 5), pero aún escaso. Entre el grupo femenino estuvo Yésica Brumec, quien había sorprendido al ahora ex técnico Jorge Sampaoli en conferencia al preguntarle sobre los abusos en las pensiones de algunos clubes (tema que parece haber desaparecido de los medios), el machismo y la violencia de género en el mundo futbolero. La cifra desigual al menos se puso en evidencia.

Una vez allá, en tierras de la revolución rusa, otra mala jugada argentina. Un hincha porteño, Néstor Fernando Penovi, subió a las redes un video en el que se mofaba de manera sexista de una adolescente rusa de apenas 15 años. La actitud cosechó un repudio colectivo, incluso el de la Embajada de Rusia en la Argentina y la solicitud del Ministerio de Seguridad de la Nación. El chistoso de Penovi debió volver al país en carácter de expulsado.

Futboleras iraníes

A seis días de comenzar el torneo se vio por primera vez en 39 años a mujeres iraníes en una cancha de Teherán viendo el partido de su país contra España desde una pantalla gigante y rodeadas de público masculino. El régimen de Hasan Rohani habilitó la entrada de las mujeres al estadio Azadí y el hecho fue registrado como inédito por la prensa mundial. Es que en el país persa las mujeres futboleras han llegado a disfrazarse de varones para burlar la prohibición y sólo por eso algunas fueron detenidas.

A los días llegó la orden de Fifa sobre la televisación. Pidió a las cadenas de retransmisión que no prioricen la sensualidad de las mujeres en los enfoques a las tribunas. Pero, además, el organismo se sumó a una importante denuncia casi al final del torneo. Se registraron 30 casos de sexismo, la mayoría a mujeres rusas que fueron abordadas por parte de aficionados de otros países, y hubo otros 15 casos de acoso a periodistas. Comunicadoras brasileñas ratificaron los acosos haciendo público el video "Déjenlas trabajar", con más casos.

La prensa le dedicó muchos centimetrajes a la croata Iva Olivari: la "tía Iva". Se trata nada menos que de la jefa de equipo del seleccionado subcampeón. La ex tenista internacional había visto el último Mundial desde la tribuna, pero en Rusia se metió en la cancha y se sentó en el banco de suplentes junto al cuerpo técnico liderado por Zlatko Dalic. Es la primera mujer en lograrlo.

Tanto la prensa nacional como la brasileña contaron por primera vez con relatoras. La argenta fue Viviana Vila, primera relatora de habla hispana convocada por Telemundo e Isabelly Morais puso su voz en directo para Fox Sports Brasil.

El final de la Copa también tuvo a varias protagonistas mujeres. La presidenta croata, Kolinda Grabar-Kitarovic estuvo siembre entre los hinchas y con la camiseta cuadriculada roja y blanca. No sólo eso: rompió los protocolos al bajar al vestuario a saludar a los jugadores y fue valorada por la prensa internacional por pagarse ella misma el pasaje a Rusia en línea comercial y descontarse de su sueldo los días que fue a la cancha.

Y más. Un grupo de activistas feministas punk llamadas Pussy Riot, logró lo que no pudieron muchos futboleros en Rusia. Colarse en la cancha, nada menos que en el partido más importante. Vestidas de policías, estas mujeres que batallan contra el autoritarismo del presidente Vladimir Putín provocaron la suspensión del partido por unos segundos. Fueron sacadas a la rastra por agentes de seguridad pero lograron que se conozcan sus reivindicaciones a partir del episodio. Mujeres del Mundial.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});