Ovación

Goleadora de todas las canchas

La rojinegra Eugenia Ramírez tiene 35 años, es una de las artilleras del torneo, está entre las convocadas a la selección y a punto de ser campeona en 11 y futsal.

Miércoles 04 de Diciembre de 2019

En cancha de madera o de césped, con zapatillas o botines. A la delantera de Newell's de 35 años Eugenia Ramírez le da igual: es goleadora de todas las canchas. Entrena y juega para el rojinegro al futsal y también en el equipo de fútbol femenino que compite en la Asociación Rosarina de Futbol (ARF). Ambos planteles están a un paso de salir campeones y ella, la que más edad porta en el equipo de once, no se cansa de meter la pelota en los arcos rivales: lleva contabilizados 34 tantos y eso la convierte, por ahora, en la segunda artillera del torneo (la primera es Marlén Delgado, de Coronel Aguirre de Villa Gobernador Gálvez, con 37 goles). Como si esto ya no fuera suficiente para convertirse en una jugadora colosal fue llamada a entrenar con la selección mayor argentina. De todos modos ella dice que lo que más orgullo le da es "ser hincha de Newell's".

Ramírez, quien conjuga la velocidad del futsal y la bravura del futbol de once, habló con Ovación sobre ese sentimiento y este momento deportivo de su vida, cuando todo le juega a favor.

Mauricio y Gustavo son los dos hermanos mayores de Eugenia. "Dos ojotas jugando al fútbol: son muy malos", definió a modo de chiste la menor de los Ramírez, aunque reconoce que ambos la convirtieron en leprosa al llevarla a la cancha cuando era chiquita, algo que les agradece de corazón.

La jugadora admira como entrenadores al Tata Martino y a Pep Guardiola y como jugadores a los dos que acaban de ganar el Balón de Oro: Lionel Messi y Megan Rapinoe (la capitana del equipo estadounidense de fútbol femenino).

De todos modos no se encandila con los premios. Eugenia dice que también admira a "la Fiera (Maxi) Rodríguez", alguien que como ella demuestra que la edad no es freno para brillar deportivamente.

"Si entrenás, no hay límites. Si les tuviera que dar un consejo a las más jóvenes les diría que entrenen mucho, que no pierdan la humildad y que siempre busquen más", dice quien la semana pasada practicó por primera vez en el predio de AFA bajo la dirección de Carlos Borrello y sueña con convertirse en profesional y vivir del fútbol.

El próximo domingo se define el torneo local. Newell's, líder del torneo, juega contra Pablo VI y Social Lux, que les pisa los talones a las rojinegras, dos puntos atrás en la tabla y se cruzará con Coronel Aguirre. Las del Parque tienen la posibilidad de sacarle la hegemonía a su rival histórico, Rosario Central, tricampeón del torneo de ARF. Y Ramírez está dispuesta a gritar como una campeona.

"Venimos haciendo un enorme trabajo durante todo este año, un sacrificio diario que implica salir de trabajar y entrenar duro, cuidarnos en las comidas, meterle al gimnasio aún teniendo otras responsabilidades al otro día. Entregamos todo", dijo quien trabaja en la lavandería de su hermana tras quedar desocupada hace un año.

Ramírez está en pareja con una mujer desde hace 5 años y dijo que lo vive "con total normalidad y sin ser discriminada". No descartan ser madres o adoptar.

Este diario le preguntó por sus goles y le pidió que elija sólo uno. Apuntó sin tomarse demasiado tiempo al "sombrerito" que convirtió en el segundo tiempo del último clásico en el que la lepra le ganó 3 a 0 al canalla. Ramírez definió con calidad magistral como bien saben hacer los mejores delanteros: le picó la pelota por sobre la cabeza a la arquera rival y abrió los brazos como volando para reunirse con todas sus compañeras. "Suelo festejar así y también cerrando el puño hacia el cielo, donde está mi mamá (Gladis Alaimo)", aseguró.

Para quien juega en todas las canchas, el futsal es más rápido y detallista, "más perfecccionista en lo técnico", y el fútbol de 11 es más "popular, rústico y con más contacto con el rival". Pero ella dice que esas diferencias encuentran en ella el mismo objetivo: el gol. Y lo logra.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario