Ovación

Gómez dio la sospresa del año en el boxeo al despojar a Pereyra del título fedelatín

El rosarino Alejandro Gómez (61 kilos) aportó la sorpresa del año en el boxeo argentino al vencer por puntos al santafesino Oscar Pereyra (61,200), despojándolo del invicto y del título fedelatin AMB.

Domingo 20 de Julio de 2008

Reconquista (Santa Fe).- El rosarino Alejandro Gómez (61 kilos) aportó la sorpresa del año en el boxeo argentino al vencer por puntos al santafesino Oscar Pereyra (61,200), despojándolo del invicto y del título fedelatin AMB.

El experimentado y laborioso Gómez, contra todo pronóstico lógico, vivió su noche de ensueño al imponerse en fallo unánime en el combate estelar de la velada que se realizó en el Club Atlético Adelante, de Reconquista.

Los jurados reconocieron la inobjetable victoria del pugilista de Villa Ocampo por 97-95; 97-95,5 y 97,5-95,5.

En la primera versión del pleito, Gómez ya había conseguido ser uno de los cuatro contrincantes que aguantaron hasta las  tarjetas frente al noqueador de Malabrigo, pero en el desquite superó todos los cálculos con el mérito adicional de haber estado al borde de la derrota categórica en los dos primeros rounds.

El nuevo campeón llegó a esta revancha con un récord de 8 victorias (dos por la vía rápida), 16 reveses y tres empates, y  pareció que esta vez se iba a ver imposibilitado de detener el andar arrollador de Pereyra, quien tenía como antecedentes 14 triunfos (10  expeditivos) en igual cantidad de presentaciones.

El Salvaje atacó con rapidez e intensidad desde el primer instante y puso a su rival al borde del nocaut, del que logró emerger apelando a todo su oficio abrazándolo hasta conseguir que los dos rodaran sobre el tapiz.

En la segunda vuelta se esperaba la definición, pero mediante una réplica inesperada Gómez empezó a pasar del rol de víctima al  de victimario.

El rosarino desnudó las falencias defensivas de quien hasta entonces era imbatido, las que se agravaron a causa de una  deficiente preparación física.

Con experiencia, Gómez redujo espacios y obligo a retroceder a un púgil preparado casi exclusivamente para el ataque feroz.

La superioridad del visitante fue tan marcada que de haber  tenido otro punch hasta pudo haber conseguido una victoria  categórica.

Así como Gómez le dio forma a la mejor pelea de su vida, a Pereyra le salió todo mal, por lo que quedó el campo propicio para un tercer enfrentamiento entre ambos.

Pero no sólo en el choque principal hubo sorpresas, ya que el campeón argentino de los supermoscas y sudamericano de los moscas, el platense Santiago Acosta (51,600), apenas rescató un empate ante el rionegrino Sebastián Ferreyra (50,900) en un pleito sin  títulos en juego.

Los fallos de los jueces fueron dispares, ya que uno vio vencedor a Acosta por 58-57, otro le dio el triunfo a Ferreyra por  57,5-56,5 y la tercera tarjeta determinó el empate en 57 puntos. Para  DyN debió ganar el patagónico por 56,5-56.

Para llegar a este resultado fue clave que Ferreyra volteara a  su rival en el último asalto y que previamente al platense le  hayan descontado un punto por aplicar un golpe bajo. (DyN)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario