Ovación

Gio ya se ganó la titularidad en la selección argentina

Giovani Lo Celso tiene clase y jerarquía y en la selección demostró que ya no puede quedar afuera como pasó en el Mundial de Rusia. Debe ser el socio de Lionel Messi, el otro rosarino que es imprescindible para 2019.

Domingo 18 de Noviembre de 2018

Giovani Lo Celso demostró, otra vez, que algo pasó en Rusia. Ratificó que tiene condiciones para ser titular en la selección y jugar al lado de Lionel Messi. En el amistoso ante México fue de lo mejor de Argentina y se entendió muy bien con Dybala, que tiene características de juego más similares a las del 10. Claro, siempre depende del técnico y así como Sampaoli increíblemente lo dejó afuera en todos los partidos cuando pintaba para jugar, Scaloni lo tiene como pieza principal preparando al nuevo equipo.

Gio busca la pelota, la trata bien, abre los ojos y le da buen destino hacia los compañeros. Le falta atreverse un poco más para ser algo egoísta cerca del área y apuntarle al arco con su buena pegada. Si lo consigue será intocable entre los once para cualquier técnico.

En el Kempes, justo un nombre bien canalla como ya es el de Lo Celso (obvio, todavía no tanto), el mediocampista ofensivo cumplió con creces con su juego frente a los mexicanos. Fue salida clara moviéndose preferentemente por la derecha, el que llevaba la pelota hacia adelante.

Lo demostró con toques cortos, pases en profundidad y con un par de sprint propios que finalizaron en importantes tiros libres, de esos que bien aprovechados terminan en gol. La clara muestra fue la jugada que derivó en el 1-0 porque la falta se la cometieron a él. Después vino la gran ejecución de Dybala y el cabezazo goleador de Funes Mori, otros dos que tienen lugar seguro en la selección que se viene para el 2019.

Ese arranque en velocidad, pelota dominada y decisión fue el segundo del actual jugador del Betis de Sevilla. Ya lo había hecho diez minutos antes llegando al área, pero eligió un pase en lugar de buscar el arco, que es en lo que debe mejorar.

El rosarino nacido al lado del club Regatas, que se hizo famoso con la camiseta auriazul y hoy se destaca en Europa, paseó más repertorio por el estadio cordobés: a los 11 recibió de Dybala y se animó al arco pero la pelota pegó en un rival y se fue al córner; a los 21 se la dio redonda al también rosarino Correa, que definió cerca del palo derecho; a los 33 le pegaron un planchazo porque no lo podían parar e inició la jugada abriendo para que Dybala le metiera un gran centro a Martínez que se perdió el gol de cabeza.

Por algo fue de los más aplaudidos por el público cordobés, que le demostró su apoyo al ser nombrado entre los titulares antes del partido, en las buenas jugadas y cuando salió, después de hacer una jugada como las de Messi en paralelo al borde del área allá en el minuto 67.

Gio-Leo, una dupla que hoy sería ideal para la selección que se viene. Con Dybala y el tercer rosarino, Mauro Icardi, formando la ofensiva albiceleste. A eso indudablemente debe apuntar el técnico que sea el encargado de la selección argentina 2019.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});