clasico rosarino

Gamba resiste, pero...

Ya en campo realizó un trabajo de exigencia media. Respondió bien y no siente dolor, pero igual es difícil que pueda ser titular en el clásico del domingo.

Miércoles 11 de Septiembre de 2019

La previa del clásico ya está instalada por completo y se vive como tal, también de parte de los protagonistas, que incluye, por supuesto, a los entrenadores. Por el lado de Central, Diego Cocca parece decidido a esperar lo que sea necesario por Lucas Gamba, aunque tiene a esta altura una alternativa más que viable en vista, la de Sebastián Ribas (ver página 3). Sin dudas el tema por estos días en Arroyito es la evolución del delantero y la práctica de ayer entregó algunos indicios. Es que el atacante estuvo un buen rato en el campo (menos que el resto de sus compañeros) realizando tareas específicas y si bien la exigencia pudo no haber sido plena, se lo vio rápido en los movimientos, llevando a cabo no sólo desplazamientos lineales. Eso no quiere decir que vaya a jugar. Es más, la decisión sería incluirlo entre los relevos. Sí quizá que ya entre hoy y mañana pueda unirse al grupo. Fue una rutina de una hora, seguida con especial atención por el médico Hernán Giuria y Eduardo Brienzo, uno de los kinesiólogos.

Recién cuando el plantel terminó con la entrada en calor, Gamba saltó al campo de juego. Antes de eso había estado realizando trabajos de kinesiología y algo en el gimnasio. Pero claro, a esta altura de la semana es clave lo que pueda demostrar ya con la pelota en los pies, en medio de una exigencia mayor.

Eran las 10.30 cuando Gamba salió del vestuario. Giuria y Brienzo fueron en su búsqueda y lo acompañaron hasta uno de los rincones de la cancha principal del predio de Arroyo Seco. Allí comenzaron los trabajos. Primero fueron movimientos de desplazamientos lineales y hacia los costados, hasta que en cuestión de minutos le tiraron la pelota en los pies.

Desde la lesión no es la primera vez que sale a trabajar al césped, pero siempre se tomó el día de ayer y el de hoy como los "claves" para determinar si podrá ser tenido en cuenta por el entrenador. Todo parece indicar que estará en condiciones de ir al banco y que para ser de la partida sus posibilidades son mucho menores.

Especulaciones al margen, el trabajo que realizó en la jornada de ayer no pareció uno más. Hubo una rutina planificada y una exigencia que fue de menor a mayor, aunque la misma fue de mediana intensidad. El kinesiólogo fue quien le ordenó cada uno de los movimientos que debía realizar, pero siempre con la presencia de Giuria. Es más, el médico del plantel durante un buen rato lo siguió con imágenes del teléfono celular (además siempre tuvo un drone volando encima suyo).

Fue así como después de esos primeros ejercicios más livianos llegaron otros en los que a la carrera lineal debía agregarle cambio de ritmo y desplazamientos laterales (zigzag) en medio de postes y conos, después de darle con derecha e izquierda contra un frontón (de madera) especial para ese tipo de trabajos.

Lo que se pudo ver es que Gamba respondió bien ante la exigencia, que cumplió con todos los trabajos ordenados por el cuerpo médico y que, al menos pareció, dio un paso adelante en su preparación. No obstante, ello no implica que el domingo vaya a ser titular.

Las fuentes consultadas indicaron que el jugador ya no siente dolor y que el desgarro que sufrió (lo que se informó una "lesión muscular grado 1 en el cuádriceps derecho") fue menor, además de estar en un lugar de recuperación "un poco más rápida" que otras zonas. Ya durante el fin de semana (mientras el grupo tuvo descanso) había trabajado en un gimnasio junto a los kinesiólogos, intentando acelerar justamente la recuperación.

Sobre el final de la jornada trotó un par de vueltas al campo de juego y luego de quedarse mirando (detrás de uno de los arcos) el reducido del resto se dirigió al vestuario, una hora después de haber salido.

Sólo porque restan varios días para el clásico en Central siguen esperanzados con que Gamba pueda llegar en condiciones. Pero lo dicho, lo de ayer fue importante por la exigencia (media) a la que fue sometido, pero para nada determinante. Es más, hay quienes aseguran que si en lugar de Newell's el rival fuera otro el delantero no iría ni siquiera al banco de suplentes, pero dada la circunstancia nadie se atreve a mover fichas por adelantado.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario