Ovación

"Fue un triunfo importante pero esto recién comienza"

Santiago Araujo, apertura de Duendes, dijo: "Si no seguimos así, el triunfo ante Hindú quedará sólo en la anécdota de un buen fin de semana"

Martes 13 de Marzo de 2018

La victoria de Duendes ante Hindú en la primera fecha del Nacional de Clubes fue muy importante, sobre todo desde lo anímico, mirando lo que viene. Vencer al tricampeón en su casa no es para cualquier equipo y el Fantasma lo hizo. Una de las claves del triunfo fue la puntería del apertura Santiago Araujo, quien acertó 5 de 6 intentos a los palos.
Tomando la actuación del año pasado, evidentemente el verdinegro no quiere tropezar con la misma piedra. En 2017 hubo dos acontecimientos que golpearon duro a Duendes. Uno de ellos fue la derrota en la final del Regional, el otro la pobre actuación en el Nacional de Clubes, un torneo que los verdinegros toman de parámetro para ver realmente dónde están parados. Les tocó una zona dura, pero más allá de eso el objetivo de pasar de ronda no se cumplió y el Fantasma se quedó con las manos vacías muy rápido, repitiendo la experiencia de los dos años anteriores, cuando corrió idéntica suerte. Lo ocurrido sirvió para que los jugadores con menos experiencia empiecen a tener una magnitud real de lo difícil que es el torneo, que no conoce de palmarés ni de historia.
Sin embargo, lo que más dolió no fue quedar afuera rápidamente, cosa que puede ocurrir por el nivel de los rivales, sino por las goleadas recibidas, marcadores muy abultados en contra que nunca se habían registrado en la historia del club.
"El último recuerdo que tenía de algo así fue en una M16 cuando Caranchos nos metió 50 puntos. Nunca me sentí tan mal como cuando jugamos en Tucumán, contra Tucumán Rugby... Recuerdo que ellos pasaban como si estuvieran en el living de su casa y nosotros no pudimos hacer nada. Ese fue el primer gran golpe... después, los dos partidos con Hindú, también con muchos puntos en contra. Creo que nunca en la historia del club sufrimos tanto los marcadores abultados como el año pasado. Eso nos golpeó muchísimo pero por otro lado nos obligó a un baño de humildad, a darnos cuenta de que ya no somos más lo que éramos antes", confesó Araujo, autor del penal decisivo en el triunfo del sábado en Don Torcuato.
¿Sirvieron esos golpes?
Esos golpes hicieron que arranquemos la pretemporada de este año en diciembre. Al cuerpo técnico se sumó Adrián Perrone como preparador físico y a partir de su trabajo buscamos tener un poco más de solidez en el aspecto físico. Hicimos una pretemporada que fue durísima: lunes, martes, miércoles, jueves y sábado, a veces en doble turno. Después de la fiestas, desde el 1º de enero se sumaron los que habían jugado en el seleccionado. Estábamos todos. En ese sentido quiero destacar a los más grandes, a Maxi Nannini o el Pitu Miralles, por ejemplo, quienes fueron los primeros en estar allí. Después de lo que habíamos sufrido, no podía faltar nadie y de hecho nadie faltó. Fue una pretemporada durísima y a conciencia, en la que cada uno evaluó dónde estaba parado y qué quería hacer. No queremos volver a pasar por lo mismo.
¿Cuánto vale la victoria ante Hindú en el arranque?
Nos vamos a dar cuenta del valor propio de este triunfo cuando termine la fase de grupos. Ahí realmente vamos a ver de cuánto sirvió. De calificarla te diría que fue importantísima porque siempre se habló de dar bien el primer paso, tratando de dar vuelta la historia del año pasado, y más con Hindú. No se cuántos equipos pueden ir a la cancha de Hindú y ganar, más en este torneo con lo competitivo que es. Creo que son pocos. Por eso pienso que fue una victoria importante, pero esto recién comienza. Si no se sigue por este camino va a quedar sólo en el recuerdo, en la anécdota de haber tenido un buen fin de semana y nada más.
¿Sentiste presión en el último penal, con el que dieron
vuelta la historia? ¿Qué
pasó por tu cabeza?
En ese momento mientras más pensás es peor, más cuando son patadas así. Lo que más te sirve es aferrarte a la rutina y eso fue lo que traté de hacer: abstraerme y hacer lo que hago siempre. Si te ponés a pensar algo mal te sale. Yo pateé con la tranquilidad que me da el equipo de saber que si fallo me banca, porque sabe que lo que más quiero es meterla. Y si la meto es un triunfo del equipo. Por ahí trato de canalizar la presión.
Para Duendes el Nacional de Clubes es una vara en la que le gusta medirse. ¿Qué esperan para este año?
Para nosotros es el desafío más grande, pero vamos a ir paso a paso, tratando de llegar lo más lejos posible.
¿Cuál es tu opinión del grupo que les tocó en el Nacional?
Es uno de los que tiene más competencia... Si bien todas las zonas son difíciles porque juegan los mejores equipos del país y no hay favoritos que se puedan llevar puesto a todos los demás, creo que el nuestro es uno de los más complicados.
Se viene Tucumán Lawn Tennis ,entonado porque
le ganaron a CUBA.
¿Qué partido esperás?
Para mí va a ser un partido muy físico. Estuve viendo algunas pocas imágenes y es el típico juego tucumano, muy físico, muy agresivo en el contacto al que ellos saben combinar muy bien con un juego desplegado de los tres cuartos. Creo que va a ser un partido muy duro. Vienen de ganarle de visitante a un gran equipo como CUBA. Por eso, con mucha humildad y respeto, vamos a tratar de sacar lo mejor que mostramos ante Hindú y plasmarlo en este partido. En la semana iremos viendo cuáles son sus virtudes y sus defectos, ver por dónde va su juego pero siempre confiando más en nuestro juego, que es en definitiva el que nos termina dando más resultados. Hay pronóstico de lluvia y, de ser así, se va a complicar un poco más el manejo de la pelota y el juego se va a cerrar un poco más.
¿La historia los obliga a
ser protagonistas?
La época del equipo que ganó todo terminó. Ahora la idea es empezar a escribir a nuestra propia historia. Y en eso estamos.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario