Ovación

Franco Vivian hizo su revolución y ganó en el Súper TC 2000

Cuando nadie lo esperaba apareció el piloto capitalino y con su Chevrolet Cruze logró su primer triunfo en un colorido Fangio. Rossi y Canapino lo padecieron.

Lunes 26 de Mayo de 2014

Nadie lo tenía como cosa seria. No figuraba en las apuestas como uno de los favoritos o verdadero rival a vencer. Sin embargo, Franco Vivian hizo culto a su bajo perfil y comenzó a hacer mucho ruido al quedarse con la segunda batería, que además fue la serie más veloz. Largó la final desde la cuerda, con Matías Rossi a su izquierda. Y ahí no tuvo rivales. Al contrario. Los aplastó de tal manera a la hora de pisar el acelerador de su Chevrolet Cruze que dejó sin chances de asomar la trompa al campeón y a su ex coequiper Agustín Canapino (Peugeot), quienes completaron el podio en el colorido Fangio. El capitalino abrochó además su primer triunfo en el Súper TC2000. No hay dudas, luego de algunos vaivenes, hizo su propia revolución el 25 de mayo y le puso un gran moño a su actuación en estos pagos. Norberto Fontana venía mostrando el potencial de Chevrolet a un destacado ritmo. Pero el líder de la especialidad llegó torcido a la cuarta presentación. Y por eso no redondeó un buen fin de semana. No obstante, Vivian izó la bandera de los colores patrios del equipo Chevrolet YPF en el arranque dominical ante el asombro generalizado. Lo hizo con temple y mentalidad ganadora. Y así fue que largó además la final, en una fecha especial para el pueblo argentino.

Tomó la posta y fue sacándole décimas en cada giro a su perseguidor Rossi. Tal fue así que al completarse las 39 vueltas de la competencia, el hombre del Cruze le sacó más de 6 segundos al Misil. Franco manejaba con holgura, aunque también a fondo entre giro y giro porque sabía que no podía confiarse de su escolta.

En consecuencia, la final se convirtió en un aburrido monólogo protagonizado por el estudiante de arquitectura, que cerró un domingo a pura emoción. "Desde muy chico vi a muchos pilotos del Súper TC2000 y deseaba algún día correr contra ellos y ganarles. Y se me cumplió. Desde los cinco años que quería vivir este día y llegó como quise, con el equipo que quería y la marca que quería: Chevrolet. No lo puedo creer", sintetizó Vivian mientras miraba el "Monumento".

La pelea se tornó entonces atrás. Ahí Rossi (Corolla), Canapino, Girolami (ambos con Peugeot), Werner (Fiat) y Pernía (Renault) intentaron hacer más atractiva la prueba. Y por momentos lo lograron. ¿Los zonales Ardusso y Yannantuoni? Sufrieron serios inconvenientes en el inicio y todo concluyó para ellos (ver aparte).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario