Ovación

Final y principio deun tortuoso camino para Newell's

Newell's cerró el torneo con un punto en Banfield que no lo libera de la urgencia de revertir un proceso institucional y deportivo que lo dejó con el peor promedio para 2019/2020

Domingo 07 de Abril de 2019

Newell's cerró el torneo con un punto en Banfield que no lo libera de la urgencia de revertir un proceso institucional y deportivo que lo dejó con el peor promedio para 2019/2020

Nadie debería mostrarse sorprendido. Newell's terminó la segunda Superliga como la anterior. De la mitad de tabla para abajo, entre los peores del torneo. Y la consecuencia es ni más ni menos la que nadie quería ver: arrancar último en la tabla de los promedios de la próxima temporada junto con Gimnasia. El punto que casi de milagro rescató ayer en cancha de Banfield apenas maquilló la cuestión de fondo: la de que llegó a esta situación por una sucesión de hechos bochornosos, parafraseando a los leprosos Pachu y Pablo. Que su génesis trasciende a la actual conducción rojinegra, pero no la exonera. Y que está contra las cuerdas. Harán falta muchos gestos de grandeza, de adentro y de afuera, para eludir este destino de amenaza cierta, en un contexto de escaso dinero y tiempo. Nada mejor que este receso larguísimo que se viene, más allá de lo que pase en una Copa de Superliga que al menos en el Parque hoy importa poco y nada. Para prever, para discutir, para buscar, para acordar. Algo de eso empezó a alumbrar en la semana previa a esta fecha final. Nada mejor. Porque no es tiempo para distraídos.

El descenso no es una tragedia. Está dentro de las posibilidades aceptadas en las reglas del juego. Vale aclararlo por si se interpreta que lo que afrontará Newell's en la próxima temporada es de vida o muerte. Pero ese mal trago trae daños colaterales sólo evitables con la permanencia. Esa será la pelea en el 2019/20 y los malos augurios tienen que ver con la realidad que quedó expuesta, dónde más si no, en la cancha. Ayer se vio clarito en el Florencio Sola, como en tantas otras ocasiones en los últimos dos años, que hay un equipo endeble, que precisará más jerarquía adentro y al costado de la línea de cal para dar semejante pelea.

Y que además quedó rodeado de una comisión directiva mutilada, que nada tiene que ver con aquella que ganó en 2016 con la figura del empresario que sabía de fútbol, Eduardo Bermúdez, y del profesional que vendría a revolucionar las inferiores con su receta del rugby: Martín Mackey. Dirigencia además que hasta sufrió atentados, todo en un contexto donde se ampliaron los controles judiciales de la economía del club, con un ahogo difícil de sobrellevar.

¿A quién puede sorprenderlo entonces este cuadro de situación deportivo? Claro que lo peor es quedarse revolviendo la basura y que los que quedaron no busquen alternativas superadoras. Amén del nada despreciable punto cosechado, la pobre imagen que entregó Newell's ante un Banfield que mereció mucho más obliga a moverse. Está claro que con el regreso de Maxi Rodríguez no alcanza, más allá de que con él en cancha nunca se perdió. Así lo dejó sentado la Fiera después del partido mismo (ver página 4).

Y en ese sentido, más allá de lo ocurrido ayer, hay que remarcar que en los días previos ya se tomaron decisiones importantes. Una, la de ir a buscar un técnico con más experiencia y espalda, que motive, que anime a la llegada de jugadores imprescindibles. Del estilo Gringo Heinze quizás o Sebastián Beccacece, Marcelo Bielsa, ¿por qué no? Bidoglio no hizo mal las cosas, fue el que más puntos cosechó de los 4 DT de las dos últimas temporadas, pero se precisa más. No hay vuelta que darle. Es así.

La otra decisión importante fue el primer encuentro en serio de oficialismo y oposición. Sin chicanas ni especulaciones, así se mostraron al menos, acordaron reunir fondos de privados para reforzar en serio a este plantel. Aunque falte un largo recorrido legal para su aprobación, el primer logro fue transmitir el mensaje de poner al club por delante. Si se instala en esos hechos concretos, quizás se multipliquen en otros gestos, quizás faciliten retornos y creen mejores condiciones para incorporaciones importantes, además de estimular el aguante bien entendido de los hinchas.

Esas señales valieron. Tan claro como que queda un largo y tortuoso camino por recorrer. Tan tortuoso como los 90 minutos de ayer para Newell's. Si logra salir empatado al menos, como ante Banfield en el Florencio Sola, valdrá como un triunfo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});