Ovación

Final anunciado en Newell's: la desvinculación de Diego Cagna está acordada de palabra

La desvinculación del DT leproso está muy cerca de concretarse en los papeles, porque en la práctica estaba decretada desde el mismo momento en que la Lepra culminó su participación en el Apertura, en el empate 2 a 2 ante Lanús.

Miércoles 21 de Diciembre de 2011

La desvinculación de Diego Cagna de Newell's está muy cerca de concretarse en los papeles, porque en la práctica estaba decretada desde el mismo momento en que la Lepra culminó su participación en el Apertura, en el empate 2 a 2 ante Lanús. Ayer hubo avances para que los caminos de Cagna y Newell's se bifurquen definitivamente. Esto significa que hoy podría terminar de escribirse el último renglón de la breve historia entre el Flaco y los rojinegros. En criollo, el no va más entre las partes está sellado de palabra y no hay vuelta atrás. Ahora todas las energías estarán en la designación del nuevo entrenador leproso (ver página 3).

La realidad es que Cagna está casi afuera de Newell's. Y los avances que se generaron ayer en este sentido establecieron una situación de "desvinculación acordada de palabra", según le confió a Ovación una fuente cercana a la dirigencia rojinegra. Por eso hoy se podría terminar de cerrar formalmente la salida del ex volante de Boca, quien a pesar de sus deseos de seguir sabía mejor que nadie que su equipo no había logrado ganar ninguno de los diez partidos que disputó y ese era su peor aliado.

Claro que el DT saliente no es ni el único ni el más responsable de la pobre performance que tuvo Newell's Old Boys en el último torneo. Cagna trató de buscar todas las variantes que tuvo a su alcance y por ello utilizó a casi todo el plantel profesional, pero no hubo caso.

La victoria nunca llegó y como se necesitaba sumar puntos gordos de manera urgente su ciclo se fue desangrando.

Claro que todo se inscribe dentro del efecto arrastre de los malos números del final de la era Sensini y de la también interrumpida gestión de Javier Torrente. Pero Cagna llegó como el salvador y nunca pudo ponerse ese traje, al menos desde los números, que son los que marcan la realidad de un equipo y un entrenador.

Los resultados no se dieron de entrada y por eso el crédito también se agotó rápido. Si bien el equipo empató varios partidos, jamás supo cómo ganar y en la falta de puntería muchas veces convirtió en figura al arquero rival. Los refuerzos incluso quedaron varias veces fuera del banco de suplentes y se vio un equipo con muchos juveniles haciendo sus primeras armas.

Uno de los temas a destrabar era el formato económico de la desvinculación, ya que era un contrato recién firmado y si había despido se generaba una erogación importante.

Si bien no trascendió el monto las partes se acercaron mucho desde los números y todo tendría el aval judicial.

"Seguir así no le sirve a ninguna de las partes. Diego tiene ganas de continuar, pero en estas condiciones no se puede. Parece una decisión más política que deportiva", le confiaron ayer a este diario desde el círculo más cercano a Cagna.

Fue un ciclo corto y si bien el equipo intentó ser protagonista, no encontró la fórmula para ganar y eso en el fútbol se paga con el fusible de siempre, el técnico. 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario