Ovación

Federico Coria: "La Copa Davis es lo máximo, es lo que uno creció viendo y anheló"

El hermano menor del Mago Guillermo, quien lo inspiró, debuta este fin de semana en el torneo que siempre soñó jugar

Jueves 16 de Septiembre de 2021

Difícilmente Federico Coria le podría haber escapado al destino de ser tenista. Aún así, hubo tiempos en los que dudó qué hacer. Sin embargo, haberse criado dentro de una cancha al lado de papá Cacho, entrenador, y haber sido testigo privilegiado de tener a un hermano brillando en el tour y siendo, entre tanto, Nº 3 del mundo, terminaron de moldear su figura de tenista profesional. Así que, empezando por Cacho y pasando por Guillermo, el Mago, arrancó el amor de Fede por lo suyo. Y entre tanto que fue soñando y construyendo, hubo uno de esos ideales que se configuró en celeste y blanco: "La Copa Davis es lo máximo", dice ahora el rosarino y venadense que, a los 29 años, tendrá desde este fin de semana la oportunidad de disputar su primera serie en el certamen se selecciones más importante del tenis. Su condición de 61º del mundo y sus casi dos temporadas completas de alto nivel le permitirán cumplirlo.

"Sí, lo mío por la Davis se lo tengo que adjudicar primero a mi viejo, porque estábamos todo el día en el club y ahí fuimos adquiriendo la pasión. Y después a mi hermano, por verlo tanto, por ver las cosas que hacía y lo que provocaba en la gente con el tenis que jugaba. Fue un combo del que iba a ser muy difícil salir, iba a ser raro que no me gustase representar al país. Por ese combo estoy súper agradecido y finalmente voy a jugar en Copa Davis", cuenta Fede en un mano a mano con La Capital.

Diego Schwartzman (14º), Federico Coria (62º), Guido Pella (85º), Horacio Zeballos (4º en dobles) y Máximo González (27 en dobles) fueron los elegidos por el capitán Gastón Gaudio (y el subcapitán Gustavo Marcacchio) para afrontar la serie de este fin de semana en el Buenos Aires Lawn Tennis ante una débil Belarús, que no trae sus mejores raquetas pero que se presenta como el escollo necesario a vencer en esta instancia de Grupo Mundial I y tener la posibilidad de jugar los Qualifiers 2022 para intentar volver a las Finales. En este sentido, Fede deberá pelear un lugar en los singles con Guido Pella, ya que Schwartzman, por antecedentes y presente, es ficha puesta. Así tiene por delante, primero el sueño que ya es un hecho, el de ser parte del equipo, y el segundo, el de hacerlo debutando en alguno de los partidos.

unnamed.jpg

Rápida vuelta a casa y el foco en la copa

Desde que volvió de Nueva York, donde quedó eliminado en primera ronda de US Open, último Grand Slam de la temporada, Fede Coria se enfocó en la Davis, aún con entrenamientos sólo con su equipo de trabajo y a veces, ante la mirada del Gato Gaudio. "Desde el lunes 6 estoy en modo Copa Davis. Con una motivación extra, con una alegría diferente, muy contento (...) El primer acercamiento con Gastón (Gaudio) y con Cachito (Marcacchio) estuvo súper bien, todo un ambiente relajado. Se la pasa muy bien cuando está en estas circunstancias. Normalmente uno está tenso, ansioso por un torneo, pero acá no. Me siento jugando bien, me siento fuerte físicamente y con ese plus de pelear un lugar para poder estar (disputando un punto) desde el sábado".

A Federico Coria esta posibilidad de ser parte activa del equipo argentino le llega tras dos temporadas de gran nivel, en las que salvo algunos lógicos altibajos fue cumpliendo muchos de esos deseos que había diseñado para su carrera tenística: "Hace un año estaba jugando mi primer US Open, qualy de Roma, mi ingreso al Top 100. Todo hace un año... Pasaron tantas cosas que parece que fue hace mucho, pero en un año y en un contexto de pandemia, asentarme en el Top 100 en un momento se me había complicado. Trato de detenerme y pensar pero va pasando todo muy rápido", repasa, a la vez que asegura que esto no significa conformarse, al contrario: "El ser humano siempre quiere un poco más. Yo antes anhelaba profundamente estar Top 100, ahora estoy 61º y uno va queriendo siempre más y no se puede relajar. Igual, si te relajás hay otro que te saca el lugar, se vive con mucha vorágine".

unnamed (1).jpg

En la primera serie de Copa Davis de 2017, la siguiente a la obtención de la única Ensaladera de la historia argentina, en noviembre de 2016 en Croacia, el equipo nacional recibió a Italia en Buenos Aires. Allí, Fede Coria tuvo una oportunidad que constituía el sueño de entonces y que lo hizo configurar el de hoy, con mucha más fuerza: fue el sparring del conjunto de Daniel Orsanic. "En ese entonces yo estaba muy lejos de nivel y de ránking, sí estaba para acompañar a los chicos de sparring pero lejos de lo demás (era 247º del mundo). Fue una alegría inmensa, porque yo entonces jugaba futures, algunos challengers y fue una linda experiencia. Hoy ya más maduro, más profesional, más cerca de la convocatoria que finalmente se dio me pongo otros objetivos", remarca. "Soy 61 del mundo, soy el 3 de Argentina (Federico Delbonis es el 2, optó por no estar en la Davis) y eso que no está Juan Martín (Del Potro), pero siempre tenemos grandes jugadores. Por eso la verdad es que es un orgullo, algo increíble poder estar acá. Voy a hacer todo lo posible para poder debutar".

"Jugar la Davis es lo máximo"

La pregunta sobre si, entre esos anhelos de siempre, jugar Copa Davis era el máximo, no hay dudas: "Sí, sí. Esto es lo máximo. Sinceramente yo lo de Tokio (los Juegos Olímpicos, en los que debutó este año) ni me lo había puesto en los objetivos porque era algo muy lejano, muy difícil, porque las listas eran duras. Después se fueron bajando varios jugadores y se dio pero no estaba en mi sueño. Lo de la Copa Davis sí porque es lo que uno creció viendo, anheló, incluso dicen los jugadores que la jugaron que se vive algo especial. Y más teniendo la suerte de que va a ser acá en el Buenos Aires Lawn Tennis contra un buen rival que igual no va a tener a sus mejores jugadores. Es una situación ideal, ¿no?

E29QEttXwAkF7eo.jpg

Eso que "uno creció viendo", para Fede es mucho tenis, por televisión siguiendo a su hermano y también a su lado en los mejores escenarios del mundo. El "ídolo" Mago lo inspiró y también dejó su huella por lo que hizo en Copa Davis, un certamen que no jugó mucho pero que cuando lo tuvo, lo vio haciendo de las suyas: "Guille jugó acá (en Argentina contra (Tomás) Berdych, contra República Checa en el Lawn Tennis, lo cagó a palos (risas). Ese es mi único recuerdo en Argentina porque fue la única vez que lo vi acá, creo que la única que jugó acá, aunque sí tengo recuerdos del famoso partido con (Lleyton) Hewitt pero ya en televisión". En aquel cruce en Australia contra el ex Nº 1 del mundo pasó de todo: fue el día que el Mago inmortalizó el festejo de la Cobra, en respuesta a los gestos de Hewitt que le celebraba los puntos con furia.

La historia estará invertida ahora, será Guillermo quien mire a Fede desde las gradas. "No se habló pero creo que está dado por hecho", dice Fede. Además, off de récord ya se confirmó que el Mago tomará el lugar de capitán tras esta serie y que Gaudio no seguirá.

Fede

¿Con qué se irá conforme Fede Coria cuando termine esta serie? "Primero, con que Argentina gane y que lo haga sin sufrir, más allá de si me toca jugar o no. Obviamente que sería increíble jugar pero bueno, lo primero y lo importante es que Argentina gane y que el año que viene podamos volver a las Finales. Mi ideal sería jugar, ganar, jugar bien, jugar lindo, que esté mi familia, que esté toda la gente que me quiere. Aunque eso ya está más en manos del cuerpo técnico. Yo me romperé el alma para crearles dudas y tener una chance", dice Fede.

Por lo pronto, no tendrá la presión que por tantos años cargaron generaciones y generaciones de tenistas en el objetivo de ganar la Ensaladera de Plata. Ese hito, conseguido hace casi 5 años en Croacia, siempre está presente: "A Fede (Delbonis) y a Guido (Pella) los jodo: '¿Qué lindo es entrar a tu casa y verla ahí, no?'", se ríe refiriéndose a la réplica que le dieron a cada uno de los jugadores que la integraron ese año del título. "Es cómo decía Maradona, 'Soy uno de los pocos argentinos que sabe cuánto pesa la Copa del Mundo'. Bueno, ellos saben. Es increíble lo que consiguieron y es increíble compartir el circuito con ellos, que nos han regalado la alegría máxima que tiene el deporte".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario