Ovación

Europa... y el resto

Los popes del fútbol del Viejo Continente aprovecharon la final de la Champions para unificar criterios de cara a las próximas elecciones en la Fifa.

Lunes 08 de Junio de 2015

Reunidos para la definición de la Liga de Campeones, los altos mandos del fútbol europeo no pudieron contenerse al bromear que se habían salvado de caer presos. En tono serio, muchos opinaron sobre el perfil que deberá tener el próximo presidente de la Fifa, alguien que deberá prestar más atención al continente donde se genera más dinero. Mientras varios dirigentes de la Fifa aguardan ser extraditados a Estados Unidos, los jerarcas europeos (que hasta ahora no han sido manchados por el escándalo) mantuvieron reuniones a puertas cerradas en habitaciones de hotel la noche previa a la final de la Liga de Campeones en la que Barcelona venció 3-1 a Juventus.
  Los máximos líderes no quisieron conjeturar abiertamente sobre la elección, pero muchos consideran que el próximo presidente debe respetar el poderío financiero de Europa. “No cabe duda que el peso del fútbol europeo debe hacerse sentir en todo el mundo”, dijo el vicepresidente de la Asociación de Clubes Europeos, Umberto Gandini, directivo de Milan. “Es fundamental que quienes arriesgan invirtiendo su dinero en el fútbol profesional en Europa tengan la oportunidad de participar en la elaboración de las reglas. Merecemos estar ahí (en la Fifa) por lo que representamos”, concluyó.
  El escándalo se fijó en las denuncias de sobornos en Latinoamérica y Africa. Más allá de las bromas, se percibe una gran incertidumbre sobre la dimensión del escándalo. El otro interrogante es quién deberá asumir la presidencia de la Fifa tras la renuncia de Blatter.
  Europa aporta las audiencias más codiciadas, los clubes más fuertes y los mejores jugadores, sin importar donde nacieron. Pero la Fifa adjudica un voto a cada nación, así que países como la Islas Caimán tienen la misma influencia que las grandes potencias.
  Y Blatter supo gestar una coalición de naciones africanas y asiáticas, además de pequeños territorios y algún grande como Rusia, como base de apoyo.
  Blatter confirmó que su coalición seguía fuerte cuando pudo reunir las suficientes adhesiones al obtener un quinto mandato como presidente de la Fifa el 29 de mayo, aunque cuatro días después no pudo más con los coletazos del escándalo y dimitió.
  Platini, un ex aliado de Blatter que pasó a ser un adversario, es el favorito. Pero deberá buscar algo de apoyo fuera de Europa. El francés es actualmente el presidente de la Uefa, a cargo de la Champions, un certamen que reparte 1.100 millones de dólares en premios. El duelo del sábado marcó el momento cumbre de la temporada para Platini, al reunir a lo más granado del deporte, además de patrocinadores y líderes deportivos. Con o sin Platini, el nuevo presidente no podrá pasar por alto a los europeos. De hecho, la salida de Blatter se precipitó cuando se empezó a plantear la posibilidad de un boicot de la Uefa a los torneos de la Fifa.
  “Esta es la oportunidad para que Europa recupere su poder”, dijo el sueco Lennart Johansson sobre la próxima elección. “En los últimos 20 años, la Uefa incrementó su influencia debido al dinero que genera la Liga de Campeones, pero por ello hay gente que piensa que ellos tienen un derecho divino de mandar en el fútbol”, dijo, a su turno, Jerome Champagne, ex secretario de la Fifa. “La Champions es la máxima competencia de clubes, pero lo hace a expensas del resto del mundo... ¿Vieron la final? ¿Qué sería del fútbol europeo sin jugadores africanos y sudamericanos?”, completó. Eso se plasmó en el tridente que propulsó al Barcelona a su segundo triplete, conformado por un argentino (Messi), un uruguayo (Suárez) y un brasileño (Neymar).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS