Ovación

Espectáculo al fin

El automovilismo internacional y nacional venía en deuda con carreras para el bostezo, pero ayer la Fórmula 1 y el STC 2000 sacudieron la modorra y se reivindicaron con pelea en la pista y un resultado incierto hasta el final.

Lunes 01 de Julio de 2019

Al fin un domingo de automovilismo del bueno. A nivel internacional y nacional también. Dos categorías que eran un bostezo ofrecieron un gran espectáculo en estos tiempos de alta tecnología, de escasas sorpresas y de carreras abúlicas. La Fórmula 1 rompió con la humillante supremacía de Mercedes con un triunfo gigante del piloto más aguerrido de los últimos tiempos, Max Verstappen, en una batalla bárbara con su contemporáneo Charles Leclerc que de nuevo se quedó con las ganas de su primera victoria. Y todo en un circuito de los antiguos, el ex Zelwetg austríaco, veloz, con curvas ideales para sobrepasos de los buenos. El Súper TC 2000 también se reinvindicó con el estreno de un reglamento polémico que en carrera, y gracias a que los pilotos de punta cargaron lastre, equiparó las cosas en Paraná, adonde la categoría no iba desde hacía 8 años, y entregó pelea, lucha y sorpassos. Un regalo para los fanas tuercas domingueros de la TV, en una jornada que además entregó grandes actuaciones de los pilotos de la región en el TC Mouras, las inferiores del TC.

Habrá hinchas de Mercedes que se ofenderán, pero ¡qué bueno! haberlos vistos en el GP de Austria, 9ª cita del año, peleando de atrás para llegar 5º el líder Lewis Hamilton (197 puntos) y 3º Valteri Bottas (166). Y eso que Verstappen (126) largó pésimo desde la primera fila para quedar 8º en la primera pasada. Pero el holandés, hijo del venerado Jos, les devolvió a las tribunas pintadas de naranja una actuación brillante ante semejante apoyo. Fue superando a su compañero Pierre Gasly, a Kimi Raikkonen, a Lando Norris, a Hamilton en la parada de boxes, a Vettel, a Bottas y finalmente a Leclerc, en una maniobra bajo investigación que recién dos horas después se definió a favor del de Red Bull luego de un toque entre ambos a tres giros del final.

Vettel (123) también fue una tromba luego de que el equipo le hiciera perder tiempo en boxes, para superar a Hamilton en la penúltima vuelta y casi a Bottas, mientras que Ferrari redondeó junto a Leclerc (105) su mejor actuación del año. Es cierto que los sobrepasos no son como antes, en igualdad de condiciones, porque el de atrás pulsa un botón al mejor estilo "nitro" de Rápidos y furiosos (pomposamente llamado DRS) y pasa con facilidad, pero en tiempos de excesiva preeminencia de la tecnología no fue poco lo de Austria.

Y a nivel local, el STC 2000 precisaba una carrera como la de Paraná para afrontar su crisis. La clasificación fue una invitación a que los dominantes especularan para quedar debajo del 4º puesto, largar sin lastre y avanzar. Pero como excepto el parejense Ardusso los de punta prefirieron clasificar adelante igual, los autos más pesados le dieron más chances al resto que pudieron pelearla mejor.

Igual Ardusso (72 puntos), que salió 4º porque penalizaron a Bernardo Llaver y por lo tanto llevó 50 kilos de lastre, dio un gran espectáculo llegando a la punta en sucesivas maniobras espectaculares ya en la primera vuelta. Pero detrás suyo Matías Rossi (64), el líder Leonel Pernía (88), Ricardo Risatti con un Honda muy competitivo y el Citroen de Facundo Chapur, se sacaron chispas.

Ardusso y Rossi pelearon toda la carrera por la punta, mientras los otros, más Julián Santero que avanzó a paso firme, no se dieron tregua con sorpassos con roces incluidos. El despiste al final de Angel Rosso le dio más adrenalina a la definición porque entró el auto de seguridad que liberó la carrera a 2 del final. Y en la segunda curva de la última vuelta, el Corolla del Granadero hizo la maniobra del domingo, superando al bicampeón para alzarse con la segunda victoria del año que cortó el dominio de los Fluence.

El que hizo zapping además pudo disfrutar del gran triunfo de Mark Viñales sobre Marc Márquez en la catedral del motociclismo de Assen, aunque el MotoGP siempre da espectáculo. Ayer al fin se contagiaron la F-1 y el STC 2000.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario