Ovación

"Escribimos una página en la historia de Los Pumas"

El rosarino Juan Imhoff destacó el valor del triunfo ante Sudáfrica, en el que fue figura. Sobre sus tres tries dijo: "Nunca lo había soñado".

Lunes 10 de Agosto de 2015

Todavía saboreaba las mieles del éxito. Se lo notaba rebosante de alegría. Del otro lado de la línea, aún en Durban esperando emprender el regreso al país, estaba el wing rosarino Juan Imhoff, quien el sábado acaparó todas las miradas del mundo del rugby tras una descollante actuación que incluyó tres tries en la épica e histórica victoria de Los Pumas sobre Sudáfrica por 37-25. Pero prefirió relegarse a un segundo plano. Puso por delante al seleccionado sobre su hat-trick. "Somos conscientes de que escribimos una página en la historia de Los Pumas. Y es lo que necesitaba este equipo", destacó el back formado en Duendes. Y en cuanto a su factura personal aseguró: "Nunca lo había soñado ni había pensado que lo podía hacer".

—El triunfo del sábado acaparó toda la atención. Los Pumas fueron tapa de todos los diarios. ¿Se enteraron de eso?

—Lo vi en las redes sociales. La verdad es que me pone muy contento por el esfuerzo que hizo todo el equipo. Porque esto es de todos. De los jugadores, del staff técnico, de la Unión de Rugby Argentina... Y eso quedó plasmado en la cancha. La verdad es que estoy feliz. Siento un gran orgullo de poder estar acá y representar al país.

—En todo momento ponés al equipo por delante de tus tries.

—Sí. Porque los tries siempre tienen una cuota de suerte. Obvio que hay que estar en el lugar, pero siempre tienen una cuota de suerte. Tanto a la hora de que la pelota pique bien o que el equipo haga un excelente partido. Y de la manera que jugó el equipo yo tengo la suerte de poder hacer mi trabajo. De poder apoyar las pelotas que me tocaron. Es una alegría enorme. Pero en ningún momento pienso que esto fue algo mío solo. Si no que estoy agradecido a todos mi compañeros, que me ayudaron para que yo tenga esta oportunidad.

—Hace mucho tiempo que vienen asegurando que podían alcanzar este logro. Y varias veces estuvieron muy cerca. ¿Por qué creés que esta vez pudieron ganar?

—Creo que por la convicción que sentía el equipo en una semana cargada de emociones. Y la determinación. El nivel que tuvieron los jóvenes es destacable. Una de las cosas más importantes fue el esfuerzo de todos para seguir a la cabeza del equipo y estar todos sobre la misma página. Eso fue fundamental. Porque sabíamos que nos enfrentábamos con un equipo muy físico. Con un rival muy duro. Estuvimos con mucha ansiedad en la semana y eso nos dio un plus. Creo que todas la emociones que rodearon a este partido nos jugaron a favor.

—Tuvieron un nivel superlativo.

—El equipo estaba muy bien. Desde que terminó el partido no paro de repetir que el motor del equipo hizo un gran partido. El nivel que tuvieron los ocho forwards fue algo increíble. Y cada uno de los jugadores dejó todo, pero todo, lo que tenía. A ninguno le quedó nada. Creo que después del partido la mayoría del equipo no estaba para hacer un trote. Además la cabeza del equipo hizo un gran partido. Puso el juego en el lugar indicado en el momento que lo necesitamos. Nosotros sabíamos que ante un equipo como Sudáfrica, que es mucho mejor que nosotros, teníamos que hacer el partido perfecto y ellos uno malo. Ayer se dio todo, ahora tenemos que disfrutar y pensar en lo que se viene.

—Ellos no tuvieron su mejor día. Pero fue por mérito del papel que cumplieron Los Pumas.

—Sí. Los pudimos molestar porque tuvimos nuestro día perfecto. Sabíamos que si jugábamos en nuestro mejor nivel los podíamos llegar a molestar. Pero lo que no sabíamos era cómo podrían llegar a reaccionar ellos. Hay equipos que reaccionan y salen de otra manera y otros que se caen un poco de la cabeza, como sucedió el sábado. Y eso nos permitió hacer nuestro juego. Por suerte salió todo bien. Nosotros cumplimos con nuestra propuesta y nos salió a favor.

—Confirmaron que para ganarles a este tipo de equipos hay que jugarles de igual a igual.

—Sí. Obviamente. Pero cuando nosotros decimos jugarles de igual a igual también nos referimos a la misma confianza y con la misma cabeza. Decir que se puede ganar. Pero no jugamos de igual a igual con estos equipos. Porque, por ejemplo, sabemos que el poderío físico de Sudáfrica es mucho más grande que el nuestro. Sabíamos que íbamos a tener que bajar la mira en el tackle e ir mucho más abajo. Hay que salir a jugar de igual a igual. Pero para poder hacer eso hay que entrenar y cambiar algunos aspectos pensando en un partido. Jugamos en igualdad desde la confianza y la cabeza. Hay que pensar que se puede e ir todos juntos para adelante.

—Fue una semana especial porque la compartiste con tu papá José Luis y el resto de Los Pumas del 65. ¿Cómo lo viviste?

—Tenía mucho miedo porque no sabia si me iba a afectar o no. Tenía muchas emociones por el hecho de compartir esto con mi papá y con Los Pumas del 65. Para mí fue muy importante. Son algo muy importante en mi vida y en la historia del rugby argentino. Pero terminó saliendo todo perfecto. A las emociones las usamos a favor. Estoy totalmente agradecido de haber podido compartir esto con mi papá. Es la primera vez que disfruto algo de rugby con él, ya que siempre fue mi entrenador. La verdad es que haber podido rendir un homenaje a mi viejo de la manera que lo hice ayer es un regalo que me da la vida.

—Hace cincuenta años se recuerda la hazaña de Los Pumas del 65. ¿Son conscientes de que a partir de ahora siempre va a pasar lo mismo con los del 2015?

—La verdad es que hoy en día no me pasa eso por la cabeza. Pero sí somos conscientes de que escribimos una página en la historia de Los Pumas. Y es lo que necesitaba este equipo.

—¿Cómo influye este triunfo de cara a lo que viene, teniendo en cuenta que el Mundial de Inglaterra comienza el mes que viene?

—Este triunfo influye como lo que es. Si bien es algo histórico, no es más que una victoria. No hay que olvidarse que la semana que viene tenemos que jugar otra vez contra estos tipos y va a ser durísimo. El partido ya pasó. Ahora estamos pensando en todo lo que viene. Todos estamos luchando por un puesto en el equipo para ir al Mundial. Va a ser una pelea muy difícil y algo muy lindo lo que está por venir.

—Te convertiste en el único argentino en apoyar tres tries en un partido contra Sudáfrica. ¿Habías soñado alguna vez con lograr esto?

—No. Para nada. Sí lo tenía presente. Porque me acuerdo de haberlo visto a De Villiers (Jean, centro y capitán de los Springboks) hacer tres tries en su debut con el seleccionado de Sudáfrica. Siempre decía que sería muy lindo poder hacer eso. Y ayer, por el sábado, cuando lo vi a De Villiers en la cancha me acordaba hasta de cómo había festejado esos tries. Lo tenía presente. Pero nunca lo había soñado ni había pensado que lo podía hacer.

—¿Tomás de alguna manera en particular el hecho de haber conseguido esto?

—Creo que soy un afortunado de haber estado en el lugar y en el momento justo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario