Ovación

"Es uno de los clásicos más importantes en la ciudad quizá más futbolera del país"

Patricio Loustau, quien debutará como árbitro en el clásico rosarino, confesó que siente "un gran placer". También habló sobre la tecnología en el fútbol y el diálogo con los jugadores en la cancha.

Jueves 03 de Abril de 2014

Patricio Loustau, quien debutará como árbitro en un clásico rosarino, confesó que siente "un gran placer" por dirigir un partido "tan importante". También desgranó conceptos sobre la tecnología en el fútbol, el diálogo con los jugadores y su pasión por la actividad que realiza.

"Trato de posicionarme mentalmente y estimó que la ciudad lo vive con enorme pasión, por eso es un gran placer para mí poder dirigir un partido tan importante, que después de tanta historia trasciende las fronteras", dijo el referí.

Y se explayó con que "los futbolistas lo viven con mucho arraigo en sus clubes, la verdad es que este partido no tiene absolutamente nada que envidiarle a otros clásicos del mundo".

En diálogo con "Juego de pasiones" de La Ocho contó cómo se prepara para afrontar el cotejo. "No es un tema de condicionamiento sino de información y estrategia previas para aprender. Me gusta ver partidos, porque nosotros conocemos las reglas de juego pero está bueno aprender sistemas tácticos, de ataque y defensa, si un equipo juega con doble cinco, o con enganche, o con un delantero por adentro y otro por afuera, etcétera".

Y explicó: "Entiendo que aprendiendo todo eso se puede llegar a percibir por dónde pueden pasar los matices del juego, además soy muy futbolero desde chiquito".

Loustau confesó su amor por el fútbol: "Este deporte es tan impredecible y tan hermoso, por eso es el que más gente ve. En 5 o 10 minutos puede haber una jugada que cambie el rumbo y el árbitro debe adaptarse a las diferentes situaciones que le puede presentar el juego, para bajar el error al máximo, que es lo que más pretendemos", indicó.

Respecto de si tendrá una preparación especial para el Newell's-Central del próximo domingo, manifestó: "Tenemos en la escuela de árbitros el área formativa con Miguel Scime como director, estamos siempre en contacto con ellos y nos aconsejan, nos dan charlas para mejorar día a día".

Loustau estableció matices de su profesión y realizó comparaciones: "Yo mantengo una enorme vocación por esta actividad pero debo decir que el arbitraje cambió, hoy entramos con 16 cámaras a las canchas, y somos una generación apegada a la tecnología".

También valoró que "a la tele la tomo como un aprendizaje. Yo grabo los partidos para ver por qué me equivoqué, por qué corrí la cancha de determinada manera que no me permitió ver bien la jugada. Debemos dividir el análisis de lo que es netamente televisivo, con detalles muy finos, y lo que es de cancha, de palpitarlo cerca del futbolista. Porque muchas veces la tecnología descubrió cosas que ni los futbolistas ni yo nos dimos cuenta dentro de la cancha", indicó.

Con los jugadores "el diálogo cordial me parece positivo, siempre y cuando haya un emisor y un receptor que quiera estar abierto, después entramos en la aplicación de las reglas del juego. Acá hay futbolistas de roce internacional que han jugado en las mejores ligas de Europa. Yo creo que la búsqueda de los futbolistas de tanto prestigio será la de atacarse, hacerse goles y generar un gran espectáculo para la gente", dijo ya de lleno en el clásico rosarino.

Loustau además adelantó que estuvieron "viendo bien la diferenciación de colores, y habrá una casaca alusiva con una inscripción sobre un clásico tan importante del fútbol argentino, y estoy muy contento de poder usarla porque es uno de los clásicos más importantes, en la ciudad quizá más futbolera del país".

Su padre Juan Carlos Lousteau dirigió tres veces el clásico rosarino, confirmó Patricio, quien hará sus primera armas en Rosario el próximo domingo en el Coloso.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario