clasico rosarino

"Es un día inolvidable", confesó el Chaqueño Herrera

Herrera reapareció en el clásico y lo definió a los dos minutos. Ayer pasó por La Capital.

Lunes 11 de Diciembre de 2017

Reapareció luego de un mes. Y fue la figura excluyente del clásico rosarino. Ese mismo que genera una constante adrenalina en su pasional masa. Sea canalla como leprosa. Germán Herrera volvió a ser el verdugo de Newell's. Le pasó factura sin anestesia como en el torneo pasado. Esta vez el condimento extra fue que su grito sagrado se dio apenas comenzó a vibrar el derby y sirvió para ganar el partido más importante para todos los hinchas de esta ciudad. "Ni hablar que es un día inolvidable. A esta altura de mi carrera poder hacerle otra vez un gol al eterno rival es algo más que importante desde lo personal", remarcó el Chaqueño luego de haber estado casi dos horas en el control antidóping "porque siempre tardo cuando me toca, pero hoy (ayer) fue terrible. Me demoré un montonazo", argumentó el delantero auriazul en diálogo con Ovación.

Herrera vivió un feliz domingo de verdad. Terminó apareciendo en la foto principal porque Fernando Zampedri no pudo actuar debido a la suspensión (ver página 5). "Salió todo bien por suerte. Ganamos e hice el gol del triunfo. Qué más podía pedir", razonó de manera espontánea el Chaqueño, mientras meditaba si pasaba por este diario, ya que "quiero irme a mi casa para estar con la familia". Luego terminó dando el okey y se hizo presente en la redacción del Decano de la prensa argentina.

herrera2.jpg

Claro que mientras se dirigía en su camioneta hacia la zona céntrica fue frenado por los fanáticos canallas en varias esquinas. "Firmame un autógrafo. Sacate una selfie conmigo, capo. Les ganamos a los primos con tu gol. Sos un fenómeno. Chaqueño, sos un genio", fueron algunas de la tantas frases que escuchó. "Gracias, gracias", fue la frase que más empleó el Chaco para retribuirle tanta muestra de afecto y cariño. Luego charló a solas con Ovación.

¿Cómo definís este día, en el que terminaste siendo la figura del clásico?

Uf, tengo una felicidad terrible. Es un día inolvidable. Hice el gol que significó la victoria en un clásico con todo lo que eso representa para nosotros. Máxime para este grupo, que necesita ratificar la levantada. Sinceramente estoy muy contento por todo lo que pasé y vivimos todos los hinchas de Central hoy (ayer). Salió todo redondo.

¿Cabeceaste mal en la jugada del gol?

No, le pegué con el parietal derecho. Le corrí la trayectoria a la pelota porque esa era la idea. Lo que pasó es que justo me estaba despegando de la marca y por eso quizás se vio que le pegué medio de costado mal. Pero la quise poner ahí.

¿Era una jugada preparada o salió por naturaleza?

No, lo practicamos en la semana. Habíamos trabajado y la idea era ir al primer palo.

¿Hubo nervios o ansiedad en algún momento?

Lo que sentí fue un poco de ansiedad cuando subí al colectivo en Arroyo Seco para ir al Gigante. Pero una vez que entré a la cancha, todo eso pasó y sólo me enfoqué en el clásico, que era muy importante ganarlo.

¿Te sentís más cómodo en estos tipos de partidos?

En realidad es que cada partido tiene lo suyo. Jugar un clásico no es algo que se da todos los días. Lógico que al tener un lindo recorrido en primera es como que a la vez todo más con naturalidad.

¿Este fue el gol que disfrutaste más ?

Lógico. Soy hincha de Central además. Haber vuelto a convertirle al rival de siempre me genera muchas cosas lindas. Me llena de felicidad por todo lo que representó además para todos los centralistas.

herrera3.jpg

Además puede ser uno de tus últimos clásicos.

Sí, es verdad. Tengo 34 años y uno nunca sabe cuando puede volver a jugar otra vez un partido de esta magnitud. Por eso es que hago tanto hincapié en el disfrute personal.

¿A Central se le hizo como una especie de costumbre ganarle a Newell's?

No sé si es costumbre, pero últimamente se nos vienen dando las cosas en los clásicos. Lo jugamos con el corazón y gracias a Dios acumulamos una racha muy positiva.

¿Cuánto les sirve este triunfo para cerrar este semestre, donde vivieron muchas cosas?

Un montón porque venimos de un semestre muy complicado. No esperábamos estar donde estamos en las posiciones, pero por suerte metimos una levantada muy importante y ahora miramos lo que vendrá con otro semblante. Tenemos que mejorar mucho porque tenemos un gran plantel.

¿Les ofrendaron las camisetas a la gente por algo en especial?

No, salió así. Lógico que hicimos eso porque lo sentimos en ese momento. Fue una manera de devolverle un poco de tanto cariño que nos dan en todo instante. Nos apoyaron de manera incondicional en un período muy delicado desde lo deportivo porque no veníamos bien. Fue como un reconocimiento hacia ellos que surgió en medio de los festejos, nada más.

¿El triunfo fue justo?

Creo que sí porque a lo largo de todo el partido fuimos más que ellos, que no hicieron mucho para complicarnos. Central ganó bien.

Luego Herrera dejó el Gigante casi al mismo instante en que se apagaron las luces porque ya no quedaba nadie. Tomó su camioneta blanca y antes de volver a su hogar para compartir "una cena tranquilo con mi familia" pasó un instante por la redacción de este diario, donde se sometió a una fugaz producción fotográfica en el lugar donde nacen las páginas de Ovación y pegó la vuelta "a casa para disfrutar este momento con mi esposa y tres hijos", como lo grafica en cada festejo. Un Herrera auténtico.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario