Ovación

"Es injusto que Rosario no tenga instalaciones acordes a su nivel"

El entrenador de la selección argentina, Daniel Poggi, elogió la cantidad y calidad de los equipos locales, pero advirtió necesidades en infraestructura. Habló de los desafíos de la albiceleste

Sábado 22 de Septiembre de 2018

Para el waterpolo argentino, el nivel de la ciudad de Rosario ocupa un sitio de privilegio, de referencia y de reconocimiento, que se refleja en la gran cantidad de jugadores que integran los combinados nacionales de cada categoría, pero no coincide con su propia infraestructura. Ese análisis es compartido por el entrenador de la selección mayor albiceleste, Daniel Poggi, quien participó con una charla en el encuentro nacional que se desarrolló recientemente en Mar del Plata, donde participaron más de 400 chicos de todo el país, entre ellos de 5 clubes rosarinos (Gimnasia y Esgrima, Sportsmen, Universitario, Fisherton y Provincial).

   "Es muy injusto que Rosario no tenga instalaciones acordes a su nivel de waterpolo", se encargó de remarcar el responsable del equipo nacional, en una entrevista que se realizó en Mar del Plata, durante esa impactante competencia infantil.

¿Qué representa el waterpolo de Rosario desde la óptica de la selección?

Hace 25 años, en Rosario había un solo equipo, que era Gimnasia y Esgrima. Y Buenos Aires tenía los de ahora, más Comunicaciones, Obras, Hebraica y varios más. Ahora Rosario tiene seis o siete equipos, creció en cantidad y calidad, mientras que Buenos Aires mantuvo su calidad pero perdió cantidad. Hay que replantear ese proceso. Y tener una mirada nacional y establecer referencias regionales, para que crezca el waterpolo en todos lados, como creció en Rosario. Los rosarinos son parte muy importante del waterpolo nacional. Y en ese marco, la Liga de Honor representa el potencial de cada una de las zonas. Hay que tener diferentes niveles de competencia y darle jerarquía a cada uno.

En Rosario hay un muy buen nivel de equipos, entrenadores y jugadores, pero muchos clubes, como GER que es el campeón de la Liga de Honor, el torneo más importante a nivel de clubes nacional, tienen que alquilar una cancha para jugar porque no cuentan con una con medidas reglamentarias. ¿A Rosario le hace falta una infraestructura acorde a esa realidad?

Es muy injusto que Rosario no tenga instalaciones acordes a su nivel de waterpolo. Si tuviera una mejor estructura sería muy provechoso, no sólo para Rosario sino para toda la zona de influencia. Es necesario que este deporte se siga desarrollando y la infraestructura es fundamental. Rosario tiene muy buen nivel, tiene resultados, pero faltan las instalaciones.

¿En qué momento se encuentra el waterpolo argentino?

Es un momento de oportunidad, de cambios, obviamente la realidad del país afecta e influye en su desarrollo. Pero cuando yo jugaba no existían estos encuentros infantiles. Sólo jugaba seis partidos al año. Los disputabas en tu región con los cuatro o cinco equipos que había. Hoy los chicos tienen una competencia más amplia y organizada.

¿La competencia es fundamental?

Claro, porque mejora el juego, los entrenadores y los jugadores. Hay que seguir subiendo la vara de comparación para crecer un poco más. Estos torneos, con tantos equipos y tanta calidad, ayudan mucho desde la base.

¿Qué balance traza de lo que va del año, tras el oro en los Odesur de Cochabamba, la participación en World League y los mundiales juveniles de hombres y damas?

Lo de este año es un baño de realidad. Estamos en esa ubicación, ese es nuestro nivel. Ni más ni menos. Tenemos que trabajar desde ahí para tratar de estar entre los diez primeros.

¿El waterpolo argentino está haciendo las cosas para llegar a dar ese salto?

Creo que hay muchas ideas pero hay que encauzarlas. Hay que plantear una estrategia para eso. Y respetar ese plan. Por ahí estamos como superponiendo estrategias y hay que alinearlas para que el proceso general rinda más.

¿Cuál es el próximo objetivo?

La selección tiene el 28 de octubre el torneo más importante, que es el Sudamericano clasificatorio a los Juegos Panamericanos de Lima. Es la competencia del año para nosotros y le apuntamos todo ahí.

¿Y en lo personal?

Tengo contrato hasta el próximo año pero primero quiero clasificar a los Juegos Panamericanos. Y ahora estoy totalmente focalizado en eso.

El encuentro infantil, como un estímulo de crecimiento

Poggi se mostró gratamente sorprendido por la gran cantidad de chicos Sub 11 y Sub 13 del país que participaron del encuentro infantil en Mar del Plata. "Es increíble. Primero por la infraestructura y segundo por la cantidad de chicos que participaron. Esto alienta para que el waterpolo crezca y nos permite mirar con más motivación el futuro", resaltó. Poggi destacó que jugadores que hoy integran selecciones juveniles y mayores pasaron por estos torneos infantiles. "Los chicos de la Sub 15, que jugaron este año el Sudamericano, participaron en un torneo como este. Es como un sello que los acompaña cuando empiezan a participar del circuito competitivo".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario