Ovación

"Es el partido más difícil, se define todo"

Román Miralles habló de la final del sábado ante Crai. "No sé si somos favoritos o no; lo único que sé es que sólo pensamos en ganar", confió el fullback de Duendes.

Miércoles 07 de Octubre de 2015

Sólo resta un partido para que culmine el Regional del Litoral. Fue un torneo sin grandes sorpresas, por eso los dos equipos más regulares, Duendes y Crai, dirimirán a suerte y verdad el desafío final. El verdinegro arrancó el Final Four superando alguna irregularidad pero resolviendo los partidos con firmeza y convicción. El Gitano lo acosa en la tabla y encima tiene la chance de enfrentarlo, sabiendo que si gana se puede quedar con el botín. De ellos saldrá el campeón 2015.
  Duendes le lleva tres puntos de ventajas al conjunto santafesino y le falta dar el último paso para obtener un nuevo campeonato. Jugó dos finales y las ganó, pero le falta el tercer partido, el más importante. “Cada partido del Final Four lo encaramos como el más difícil del año, pero el que tenemos el sábado verdaderamente lo es y por muchas cosas. Es el que va definir todo”, adelantó Román Miralles, uno de los más experimentados en el conjunto verdinegro. Al referirse a su próximo rival, el fullback destacó que “Crai viene mostrando un juego muy sólido y la prueba está en cómo jugó los últimos partidos. Pero más allá de eso, nosotros tenemos que enfocarnos en nosotros y no mirar al rival. En el partido, si hacemos las cosas que tenemos que hacer, creo que no deberíamos tener problemas en el juego”.
  —¿Qué balance hacés del año?
  —Para Duendes fue una temporada rara. Comenzando por el Nacional, en el que nos quedamos afuera sin pasar la etapa clasificación, algo que hacía mucho tiempo no sucedía. En ese torneo no mostramos un buen rugby, algo que solíamos hacer y quedamos en deuda. Después arrancamos el Litoral sin estar en sintonía, jugando mal y con muchos cambios que tuvimos que afrontar. Pero con el paso del tiempo eso fue quedando atrás y Duendes llegó a esta definición de la manera que se lo merecía.
  —¿Puede ser que hayan perdido el hambre, que tantos triunfos los empacharon?
  —No creo, al menos en mi cabeza y en la de muchos que conozco te diría que no. Todos los torneos que jugamos son para ganarlos. Para ir a ver qué pasa nos quedamos cada uno en su casa. Una vez que pisamos la cancha queremos ganar. Ahora tengo las mismas ganas de salir campeón que tuve toda mi vida. Por más que ya haya ganado mucho creo que el hambre sigue intacto. Quedó demostrado ante Jockey, que era un partido que nos definía mucho a nosotros y por eso entramos apretados.
  —Ante GER mostraron algunas lagunas y ya con Jockey no. ¿Qué pasó de un partido a otro?
  —Después del partido que le ganamos a GER en Santa Fe nos quedamos con un sabor amargo por lo que había pasado, más allá de que habíamos ganado.
  —¿Por qué?
  —Porque pusimos en riesgo un partido que por ahí pensábamos que lo teníamos controlado y si lo perdíamos las cosas se nos iban a complicar. Por suerte lo pudimos bancar...Tuvimos esa sensación amarga durante toda la semana y lo recordamos para que no nos vuelva a pasar. Hicimos mucho hincapié en ese partido, porque si lo perdíamos tirábamos una parte importante de la historia a la basura. Perder podemos perder con cualquiera, pero perder jugando mal es algo que no nos podemos permitir. No nos entra en la cabeza. Trabajamos en eso y contra Jockey se notó. Ahora ante Crai vamos a tratar de no entrar en esos baches porque podés perder un partido de la nada.
  —¿Con Jockey esperabas un partido como el que se dio?
  —No, para nada. Creo que nadie lo esperaba, ni nosotros ni ellos. Sabíamos que el que ganaba iba a quedar mejor posicionado en la carrera al título. Fue un partido extraño.
  —Con esa victoria ante Jockey ingresaron otra vez al Nacional de Clubes, el objetivo primario.
  —El Nacional es un torneo que a nosotros nos gusta jugar mucho, ya que te enfrentás con los mejores equipos del país. Entramos y el objetivo está cumplido, pero aún nos queda un partido, el más importante porque está en juego el título.
  —¿Hay presión?
  —Está en cada uno. Si entrás tranquilo y hacés las cosas que sabés hacer, el partido solo te va llevando a disfrutarlo. Es una final, es única y creo que llegamos de buena manera.
Si hay  presión nos tiene que jugar a favor esta vez. No se si somos favoritos o no, pero nosotros lo único que tenemos en la cabeza es ganar el próximo  sábado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS