Ovación

"Es el cielo o el infierno"

Gustavo Alfaro dijo en su presentación como DT que "en este club no hay purgatorio" y que va "por la Libertadores".

Jueves 03 de Enero de 2019

"La vara está muy alta. Boca está obligado a ganar todo lo que juega. Hay desafíos muy fuertes por delante. Para mí Boca no tiene purgatorio: es cielo o infierno", sentenció Gustavo Alfaro en su presentación como nuevo entrenador xeneize, cargo que empezará a desarrollar hoy frente a sus dirigidos en el regreso a los entrenamientos, con miras a la reanudación de la Superliga como visitante de Newell's pero sobre todo con el gran desafío de tener una revancha en la Copa Libertadores.

Es que en la última Boca perdió la final nada menos que ante River y esto le costó el puesto al Mellizo Guillermo Barros Schelotto (ayer se confirmó que dirigirá a Galaxy de EEUU y viajó ayer junto a su hermano Gustavo). Sin embargo, el nuevo técnico señaló que "el duelo de la final ya está hecho" y agregó: "Ahora hay que mirar hacia adelante y empezar a construir la victoria que vendrá".

Y este desafío del máximo torneo sudamericano de clubes es una cuenta pendiente que espera saldar: "Si algo le falta a mi carrera es ganar la Copa Libertadores. Cuando me echaron de Arsenal habíamos clasificado a la Libertadores, y sinceramente sentía que la podíamos ganar. Después no tuve otra oportunidad de jugarla. Ahora quiero hacerlo".

"Para nosotros, los entrenadores, es una decisión muy fuerte venir a Boca. No es fácil, yo tuve que trabajar 25 años para llegar", explicó Alfaro en cuanto a este gran paso en su carrera, algo que también le había prometido a su padre: "llegar a lo más alto".

Y esto se le da después de una gran campaña en Huracán, equipo al que debió dejar cuando había logrado una comunión con su gente. "En el fútbol los momentos ideales no se eligen, se presentan y es decisión de uno asumirlos o no. Hace diez años me tocó hablar por primera vez con Mauricio Macri (entonces presidente xeneize) y Boca estaba en un buen momento cuando Basile dejó el equipo. Pero yo había asumido otro compromiso con Julio Grondona (estaba al frente de Arsenal). Hoy son otras las circunstancias, pero son las que me tocan. Y acá estoy".

"Desde lo futbolístico le dije a Nico (Burdisso, el mánager que lo eligió para llegar como entrenador) es que quiero tener un equipo que contemple todas las formaciones posibles".

"Cuento con un plantel muy rico, que viene de lograr dos títulos y de jugar una final continental". Y al entrar a detallar cuestiones, manifestó: "Tenemos dos centrodelanteros (por Darío Benedetto y Wanchope Avila) que son la envidia de cualquier equipo de primera división, ¿por qué no podrían jugar juntos? Pero no podemos cerrarnos en una sola forma porque no hay recetas que te garanticen los triunfos".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});