Ovación

Entrenamiento tras la tempestad

Las 18 jugadoras elegidas por el técnico Carlos Borrello para competir en Lima practicaron ayer "como si nada" en Ezeiza a pesar de las duras críticas de la ex capitana.

Miércoles 17 de Julio de 2019

Dicen que después de la tempestad viene la calma. Luego que la ex capitana de la selección nacional en el Mundial de Francia, Estefanía Banini, salió anteayer por Twitter con los botines de punta tras haber sido marginada junto a otras tres titulares de los Panamericanos y criticó duro al técnico Carlos Borrello, ayer las albicelestes practicaron en Ezeiza como si nada hubiera pasado. Y en la web de AFA sólo se leyó: “El trabajo no se detiene en el Predio de Ezeiza”. No hubo declaraciones de la dirigencia, pero sí una foto de Borrello junto al presidente de la asociación, Claudio “Chiqui” Tapia. Todo un respaldo.

   Por parte de las dos rosarinas de Central, que sí fueron convocadas para viajar a los Juegos Panamericanos de Lima a partir del 26 de julio, hubo cuidadas declaraciones. La mediocampista Virginia Gómez le dijo ayer a Ovación: “Mi postura es entrenar, estar bien y metida en los Panamericanos, a las chicas las apoyamos desde donde podemos pero eso es algo interno y privado que en algún momento se arreglará”.

En tanto, la arquera Vanina Correa ya había declarado: “Venimos de una lucha desde hace rato, quizá hubiese estado bueno que se sienten a charlar entre los dirigentes y el cuerpo técnico con Banini y Bonsegundo, que vienen peleando hace tanto. Las ausencias de ellas me sorprenden. Bajarme hoy de la convocatoria sería como retirarme antes, la verdad es que esta situación no está buena”.

   Pero la pretendida calma no cierra los más de un interrogantes que se dispararon luego de las declaraciones cargadas de enojo de la mendocina Banini, la 10 de la selección. La actual jugadora de Levante, en España había apuntado al cuerpo técnico, al decir que era “el único que cobra”, “que no está a la altura” y que era el responsable de haberla dejado afuera del plantel por “diferencias”, que la jugadora nunca aclaró. Y por elevación, Banini se refirió a “todas” las compañeras que no la apoyaron. Las palabras curiosamente fueron respaldadas por tres referentes del equipo, con prometedoras carreras en el exterior: la santafesina de Cañada Rosquín, goleadora y recientemente confirmada en la Fundación Albacete de España, Belén Potassa; la volante y también defensora del club Tacón de España (que podría ser comprado por Real Madrid), Ruth Bravo y la delantera cordobesa, también ex capitana y flamante contratada por Valencia, Florencia Bonsegundo, quien se bajó sola de la convocatoria al no ir a entrenar. El padre de Bonsegundo, Alcides, declaró ayer por la tarde en el noticiero Arriba Córdoba, que su hija apoyó las críticas de su amiga Banini porque le había comentado que en Francia el nivel de los técnicos eran muy superior al de Borrello.

   Comentarios y chistes se escucharon a montones (sobre todo de los futboleros machistas que hablan de los “típicos problemas de mujeres” como si entre los jugadores, con más visibilidad mediática y obscenos sueldos, no los hubiera y no se hablara aún sobre qué pasó en el vestuario de la selección de Sampaoli).

Lo cierto es que pocas declaraciones con nombre y apellido se sumaron como para hacer un análisis serio del tema. Los más benévolos hablan de una lista decidida, con derecho, por el entrenador antes de un campeonato que no tiene la relevancia de un Mundial, lo que le permitiría probar a otras jugadoras con menor rodaje que las que dejó afuera. Están los que recogen el guante de las sugestivas palabras de Banini al hablar de “diferencias” con Borrello. También están los que arriesgan que a partir del profesionalismo y el negocio del fútbol, ya no armará el equipo solamente el técnico sino también los dirigentes y personalidades con más poder en el fútbol. Habrá que ver si además de opinión estos sectores están dispuestos a invertir en primeras figuras técnicas como en el fútbol masculino.

Por último nunca faltan los comentarios que con escasa evidencia, o ninguna, descalifican alas protestas como sólo“propias de la vanidad”. Lo penoso es que mucho habían conseguido colectivamente las chicas de la selección en cuanto a derechos y visibilidad. Pero, convengamos que en todo grupo hay marchas y contramarchas. El partido no terminó.

La práctica   

El entrenamiento de ayer comenzó en el gimnasio de Ezeiza y se complementó con ejercicios de campo, donde se la vio a Correa volando bajo los tres palos. A la nómina de 18 jugadoras se sumaron algunas seleccionadas Sub 20 para oficiar como sparrings: Fiama Romero (Racing), Catalina Núñez y Morena Chachagua (Real Pilar), Rocío Correa (San Lorenzo), Delfina Becaccece (S.A.T.), Milagros Díaz (Gimnasia), Daiana Falfán (UAI Urquiza), Selene Básquez (Independiente), Stephanie Melgarejo, Justina Morcillo y Nicole Hain (River). Luego, bajo las indicaciones de Carlos Borrello y sus asistentes, Analía Hirmbruchner y Néstor Calviño.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario