Ovación

Entre fuego y fútbol

Gabriel Wilk, ex entrenador y actual mánager de Cooma Tigers FC, le aseguró a Ovación que "lo peor de los incendios en Australia ya pasó. Se están apagando, pero sufrimos muchísimo y dejó daños que son irreparables".

Viernes 17 de Enero de 2020

Gabriel Wilk es un argentino que forjó gran parte de la carrera futbolística en Oceanía. Luego se dedicó de lleno al rol de entrenador, donde “domó” durante casi 17 años las filas de Cooma Tigers FC. Actualmente es el mánager del club que lo vio crecer y superarse. Recién llegado país, Pocho dialogó con Ovación sobre las devastadoras consecuencias que dejó el fuego en el continente y cómo influyó en el fútbol. “Lo peor de los incendios en Australia ya pasó. Se están apagando, pero sufrimos muchísimo y dejó daños irreparables”, aseveró de entrada Gaby desde San Jorge, donde está “trabajando con la entidad uruguaya porque llevará en breve dos jugadores para allá”.

   “Hace 35 años estoy radicado en Australia. Vivo en la capital Canberra y, pese a que siempre se extrañan los afectos, me adapté a la vida sin problemas”, explica Gabriel a modo de prólogo. “Jugué en Quilmes. De hecho, cuando salió campeón en cancha de Central en el 78 disputé el partido de reserva. Después pasé por Aldosivi y Alvarado hasta que me llevaron al otro lado del mundo”, aseveró un reflexivo Wilk. “Hice mi vida en Oceanía”, acotó como con orgullo.

   El mundo se sorprendió semanas atrás con las imágenes que llegaban desde suelo australiano. Las llamas ardían sin piedad sobre gran parte de la costa. Todo se complicó más cuando el cielo se tiñó de rojo y luego oscureció muchas zonas del sudeste a medida que los fuertes vientos alimentaban el fuego provocando una de las peores temporadas de incendios forestales de la historia.

   Las grandes fogatas devoraron bosques, consumieron millones de especies, obligaron a exiliar a miles de familias. No obstante, Gabriel le aseguró a este diario que “lo peor ya pasó. Por suerte en los dos últimos días hubo lluvias torrenciales que ayudaron a los bomberos a combatir el fuego”. A la vez, aseguró: “Igual, hasta dentro de dos o tres meses seguirán los incendios, que en realidad comenzaron en septiembre pasado. Lo que sucede es que se agudizaron entre noviembre y diciembre”.

   “Australia, prácticamente, convive con el fuego. Todos los años se desatan grandes incendios, pero esta vez fue especial. Nunca vimos algo así. Las llamas hicieron un desastre, así de literal”, comentó con impotencia Gabriel. “Lo que pasó es que en los últimos dos años no se hicieron la quema de pastizales como siempre venía ocurriendo. No sabría decirte porqué, pero se hacía en invierno para evitar llegar al verano, donde las altas temperaturas cada vez son más elevadas y sofocantes. A eso hay que sumarle los fuertes vientos. Todo eso terminó generando un combo que destruyó millones de kilómetros de hectáreas, provocó la pérdida de miles de especies y hubo que lamentar víctimas. Realmente esta vez el fuego hizo estragos”, apuntó. El relato es más extenso y, por instantes, asusta. El fenómeno hizo un desastre en la vida silvestre esencialmente.

   Las consecuencias son alarmantes. “La zona más crítica fue una isla cerquita de Melbourne. Se quemó todo. Pero casi toda la zona costera padeció las llamas. Los bosques sufrieron muchísimo”, acotó Gabriel. “En Canberra no hubo fuego, pero sí mucho humo. Sobre todo en la zona de Cooma, donde una noche el humo entró por las tuberías de las calefacciones y nos complicó para poder respirar”, explicó.

   “Si bien todos tenemos elementos de primeros auxilios en nuestros hogares, también es cierto que el gobierno australiano asistió de manera rápida a la ciudadanía. Entregaron elementos de protección respiratoria en este caso y fue por eso que pudimos estar mejor que los habitantes de otras ciudades”, abundó.

   Con las consecuencias a flor de piel, Wilk explicó que “el fútbol profesional no paró. Nunca lo hace. El problema lo tuvimos los clubes que competimos en campeonatos regionales. Se retrasaron los entrenamientos, pero hace unos días las actividades comenzaron a realizarse con normalidad, pese a que aún hay humo en el aire”.

   Luego destacó con orgullo que “el 2019 fue el mejor año que tuvimos porque ganamos la Copa de Canberra, que es como la Copa Argentina de acá, y eso nos permitió jugar el torneo nacional. Fue algo histórico porque fue la primera vez que se llegó a esa instancia”.

   “Cooma Tigers compite en la liga regional, una especie de segunda división de Argentina. Siempre que puedo llevo argentinos, aunque es complejo por el tema de la visa debido a que sólo puede haber dos jugadores por equipo. Pero nunca dudo de sumar futbolistas de estos pagos porque tienen un plus. Incluso hace tiempo llevé a Mariano Real, que es de Rosario y jugó en Central. Ahora seleccioné a dos para que vayan en breve. Uno es de Rafaela y el otro jugó en las inferiores de River”, deslizó.

   Wilk, además, confesó que este año se tomará una especie de licencia para “ser solo el mánager de Cooma Tigers. Igual tengo una propuesta de Alianza de Neuquén, donde querían que sea el entrenador, pero les dije que no. Por eso tengo una charla pendiente para ver si tomo la dirección deportiva”, deslizó.

   ¿Cómo es que apareció en el radar del elenco de Cutral Có? “Porque el año pasado jugamos un amistoso con Cooma Tigers tras haber hecho la pretemporada en el club San Jorge”, comentó. “Lo que pasó es que hicimos un partido contra una formación integrada por Alianza y Petrolero, algo impensado en ese momento porque era como querer unir a Boca y River. Sin embargo, se fusionaron para este amistoso y como no hubo un problema luego la liga habilitó la presencia de los visitantes”, sintetizó.

   Según relató, la gran relación con San Jorge se formó hace dos años. “Trabajamos en conjunto. Traemos jugadores de allá para que se pulan durante dos o tres meses por un convenio que firmamos con Gerardo Primo. Y la verdad es que los chicos vuelven a Australia mejor”, cerró este embajador argentino en el territorio donde los koalas y canguros son los más representativos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario