Ovación

Enemigos íntimos

Alberto Di Bernardo y Maxi Nannini se refirieron a las victorias de Jockey y Duendes en la primera fecha del Final Four, sin olvidar que el próximo sábado se enfrentarán en el clásico rosarino.

Martes 29 de Septiembre de 2015

“Ganamos uno, falta mucho”

El partido entre Crai y Jockey tuvo una definición llena de suspenso. El verdiblanco venía atrás en el marcador pero nunca se resignó. Buscó hasta que primero alcanzó el empate a los 82’ con un try de Sebastián Binner, pero después la conversión de Alberto Di Bernardo terminó de inclinar la balanza para el lado del conjunto de Fisherton. Por la forma en que se dio fue una victoria con sabor a epopeya. “Un partido así como este, con esta definición, recuerdo muy pocos. Más allá de eso realmente estoy muy contento por el grupo, porque creyó que se podía ganar durante todo el partido”, confesó Di Bernardo ni bien finalizado el encuentro.
  —Tuvieron que apelar a una gran defensa y tener mucha actitud ante un equipo que de local se hace muy fuerte.
  —Sabíamos que Crai es un equipo muy compacto en todas sus líneas y tiene unos delanteros que juegan muy bien al rugby, por eso ganar en Santa Fe era muy importante. Pero venimos ganando partidos muy importantes... los últimos cuatro lo fueron, y eso fue algo que nos hizo muy bien para llegar a estas finales con confianza para poder ganarlas también.
  —Cuando les hicieron el try a dos del final, ¿qué les pasó por la cabeza?
  —Nos dijimos que aún quedaba tiempo para jugar, que teníamos que ir a buscar el partido porque no había terminado.
  —Después vino el try de Jockey y, con la conversión, el triunfo.
  — A mí me tocó la parte más fácil, los forwards fueron los que hicieron un trabajo excepcional durante todo el partido. El mérito es de ellos.
  —El partido cambió cuando pudiste tener más la pelota y usar el pie poniendo al equipo en posición de ataque.
  —La propuesta del primer tiempo fue la de mover la pelota un poco, pero no estuvimos precisos en los primeros veinte minutos y eso nos hizo perder confianza. Entonces buscamos por otro lado, como lo habíamos hecho ante GER o Duendes, cerrando un poco el juego, jugar más posicional y doblegarlos cuando ellos estuvieran un poco más cansados. Por ese lado nos vamos contentos, aunque tenemos que trabajar porque hay muchas cosas para mejorar si le queremos ganar a Duendes.
  —¿Cuáles fueron las claves?
  —Ante Crai ganamos por convicción y humildad. Creo que esas dos palabras resumen el partido en Santa Fe. Tenemos muchos lesionados y los que entraron hicieron un aporte impresionante, algunos jugando en puestos que no son los suyos.
  —¿Están alineados los planetas?
  —Ganamos uno pero todavía falta mucho. Sabemos que el sábado tenemos un partido muy duro ante Duendes, uno de los mejores equipos del país.

“Todos nos quieren bajar”

Duendes arrancó la defensa del título con una victoria, pero para poder festejar tuvo que apelar al oficio de alguno de sus hombres. Arrancó como una tromba, sin embargo no cerró el partido y después sufrió ante un equipo muy joven como Gimnasia.
  —Por las producciones de Duendes en el torneo, el partido que jugaron  ante GER fue raro, ¿no?
  —Y sí, pasaron varias cosas... nos anularon dos tries, después hubo una jugada en la que íbamos bien con el maul y pedimos palos y erramos. Me parece que lo teníamos para liquidar en el primer tiempo y nosotros los dejamos vivos. GER es un equipo joven y si bien hay cosas que le juegan en contra, a la hora de arriesgar sacan lo mejor que tienen. Aún así no tengo dudas de que los tries que nos hacen fueron por errores nuestros, por dejar pelotas adentro por ejemplo. Esas son las cosas que tenemos que corregir para que no nos vuelvan a pasar, pero más que nada tenemos que cerrar los partidos.
  —Este Final Four es un minitorneo de eficacia.
  —Yo lo veo así. Si jugás bien y perdés no te sirve de nada. Jugar bien era durante el año, ahora la cosa cambia porque tus adversarios juegan a no dejarte jugar, a hacerte todo más lento. Eso te obliga a estar atento y ser eficaces, algo que nos faltó ante Gimnasia para terminar el partido antes. No obstante ese partido nunca se nos fue de las manos.
  —¿Pensaste unas finales así?
  —Sabíamos que todo está muy parejo y obviamente ganando el primero ya te encaminás para pelear arriba. A nosotros nos quedaría ganar un partido más para cumplir el objetivo primario, que es entrar en el Nacional de Clubes y después, obviamente, ir por el título. Pero no va a ser fácil. Ya hace varios años que venimos ganando y todos nos quieren bajar. Todos nos juegan al máximo de sus posibilidades y para nosotros la clave está en cómo estamos nosotros y si entramos bien de la cabeza.
  —Ahora se viene Jockey, y en las Cuatro Hectáreas de Fisherton...
  —El hecho de que jueguen de local es indistinto, la ecuación no cambia con la localía. Creo que no va a ser distinto a todos los partidos que jugamos con ellos. La clave estará en las formaciones fijas y en el juego de forwards. El que gane esa batalla va a imponer el juego que quiere. Va a ser un partido quizás no muy vistoso porque acá lo único que cuenta es ganar. En el transcurso del torneo creo que hubo momentos en los que jugamos un gran rugby, pero ahora lo primordial es ganar. Nosotros vamos a tratar de ser protagonistas y cerrar el partido cuando podamos para no llegar al final con la soga al cuello.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS