Ovación

En un partido sin exigencias, Central se despidió de su gente con otra derrota

Fue 2 a 0 ante Aldosivi, en el que fue el 15ª traspié del canalla en el torneo de la B Nacional, en un encuentro en que hizo el gasto, pero que no tuvo ideas para encontrar los caminos al arco rival y terminó cerrando en el Gigante y ante su público un torneo para el olvido. Claudio Cabrera, a los 32', y Diego Martínez, a los 56' del complemento, los goles del equipo marplatense. Antonio Medina fue expulsado en el complemento. 

Lunes 13 de Junio de 2011

Central cerró al año ante su gente de la misma manera que lo transitó a lo largo de todo el torneo de la B Nacional: con otra actuación para el olvido. Es que en un partido sin presiones, por no tener ya nada porque jugar en el certamen, salvo por el honor, los canallas volvieron a perder, esta vez ante Aldosivi por 2 a 0, en un resultado que explica no sólo este partido sino también el andar irregular del canalla en el torneo que lo terminó condenando a jugar otro año en la categoría. Al fin, el canalla no encontró desahogo ni le pudo regalar una alegría a su gente ni siquiera cuando jugó sin exigencias. Y sumó la 15ª derrota en el torneo.

Es cierto que Central hizo todo el gasto, y que en el trámite mereció otra vez no quedarse con las manos vacías, pero terminó pagando un alto costo a su falta de ideas y de profundidad en otra noche que le dejó sólo desencanto y frustración, sensaciones que el hincha de Central atravesó demasiado seguido a lo largo de esta temporada que se está terminando para el canalla.

La expulsión de Antonio Medina, cuando promediaba el complemento, sirve también para marcar el estado de nerviosismo e impotencia que reina en los jugadores de Central, que inciaron el torneo con otras expectativas y que hoy ven como todos los objetivos que tenían se cayeron como un castillo de naipes.

Central fue más de lo mismo a lo largo del partido. Porque pese a ya no tener la presión de conseguir un triunfo para seguir luchando por el ascenso volvió a mostrar una cara similar a la de los últimos partidos. Con dominio de balón y terreno, con algo de volumen de juego, pero con poca claridad. Esa carencia de ideas y de profundidad terminó castigando a Central, que en una de las primeras llegadas claras de Aldosivi se encontró abajo en el marcador, tras una buena definición de Claudio Cabrera, que aprovechó un doble error del fondo canalla.

De poco sirvió en esta etapa el desequilibrio de Medina por las puntas, las mandadas de Jesús Méndez por la derecha y las apariciones sorpresivas de Rivarola, porque la mayoría del equipo no estuvo en sintonía. Tal vez porque el hecho de saber que los objetivos que se trazaron a lo largo de temporada no se alcanzaron, o porque estaban más pendientes de arrancar las vacaciones para dejar atrás un año olvidable desde todo punto de vista.

El corolario de esto se dio en una mala salida de Delgado, que le dio la posibilidad a Claudio Cabrera, que llegó sólo y vacío para sentenciar el triunfo parcial del Tiburón, y un castigo supremo para Central, que ni siquiera encontró desahogo en un partido sin exigencias.

Los cambios del complemento que dispuso Palma mejoraron la actitud del equipo que siguió adoleciendo de aptitudes para llegar a la igualdad. Porque hizo correr el balón de un extremo a otro de la cancha, pero no logró inquietar a Compodónico, salvo con remates desde media distancia.

Sólo hubo tiempo para el segundo de Aldosivi, que llegó a los 56' -el juez adicionó 15 por un hincha que se cayó al foso- a través de Diego Martínez, que no hizo más que ahondar los problemas del canalla.

Al fin, fue otra derrota lacerante -la 15ª en el torneo- de este equipo de Central que parece más empeñado en que termine el calvario de su tránsito en este año por la B Nacional que en despedirse de su gente con una imagen más convincente y más acorde a su historia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario