Ovación

En un partido sin equivalencias, Newell's se floreó ante Nacional y lo goleó por 4-0

Maxi Rodríguez, Curbelo en contra, Lucas Bernardi y Horacio Orzán le dieron forma a la exhibición futbolística que entregó esta noche la Lepra en el Coloso. Fue uno de los mejores partidos de la era Berti.

Jueves 27 de Febrero de 2014

Si algo le faltaba a Newell's para demostrar que la mejoría que mostró en los últimos dos partidos no fue casualidad, el encuentro de esta noche ante Nacional por la Copa Libertadores se encargó de corroborarlo. Es que la Lepra se floreó ante el equipo uruguayo en un Coloso repleto y dio una verdadera exhibición de fútbol, al golear por 4-0 a un equipo charrúa limitado y por momentos humillado ante la estatura futbolística de los rojinegros. Fue uno de los mejores partidos de Newell's en la era Berti. 
 
Sólo trece minutos duró el partido. Es que desde que Maxi Rodríguez marcó el primer gol, tras una excelente triangulación ofensiva de la Lepra, empezó a terminarse un partido que casi nunca tuvo equivalencias. 
 
Porque Newell's fue el amo y señor de casi todo el partido. Con sus argumentos de siempre, orden, paciencia, rotación y volumen de juego, manejó el trámite a voluntad, al punto de por momentos trasformarlo en un monólogo y terminó regalándole a sus hinchas -que quedaron con las palmas rojas de tanto aplaudir- una verdadera exhibición de fútbol ante un equipo como Nacional que se rindió ante la evidencia y semejante muestra de superioridad. 
 
El gol de Curbelo en contra, el segundo para la Lepra, en el final de la primera etapa, puso un marcador un poco más acorde a lo que había sido el trámite hasta ese momento. 
 
El tercero de Newell's, que llegó por un cabezazo de Lucas Bernardi -para deleite de los hinchas-, tras otra gran jugada colectiva, terminó por sepultar cualquier atisbo de reacción o de resistencia de los jugadores uruguayos, quienes terminaron derruidos ante tamaña muestra de fútbol práctico, eficaz y bien jugado. 
 
Un dato que avala la claridad y la autoridad con que los leprosos se impusieron en el partido de esta noche es que los jugadores de Nacional ni siquieran recurrieron a la pierna fuerte. Sucumbieron ante la evidencia y supremacía leprosa. 
 
Una muestra de ello fue que tanto el primero como el tercer gol leproso fueron de arco a arco. Arrancó en Gusmán y lo decoraron maxi primero y Lucas después. El cuarto gol leproso conquistado por Horacio Orzán fue la frutilla del postre.  
 
El final llegó en medio de aplausos y festejos de los hinchas y los jugadores leprosos quienes brindaron -y se regalaron- una verdadera exhibición de fútbol y mandaron un aviso importante para que no se olviden de la Lepra en la Copa Libertadores.
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS