Ovación

En un confuso episodio, Tigre no salió a jugar el 2º tiempo y San Pablo es campeón

El plantel argentino denunció haber sido agredido y amenazado con armas de fuego en el entretiempo por personal de seguridad. Pero el árbitro chileno dio por terminado el encuentro y el local alzó la Copa Sudamericana.

Miércoles 12 de Diciembre de 2012

Tigre perdía en el estadio Morumbí por 2-0 con San Pablo, al término del primer tiempo de la final de la Copa Sudamericana, pero los jugadores y el plantel aseguraron que fueron amenazados y golpeados por gente de seguridad y no salieron a disputar el complemento, por lo que el equipo local y su hinchada celebraron el título cuando el árbitro decidió dar por concluido el cotejo.

El primer tiempo había terminado 2-0 en favor de San Pablo, con goles de Lucas a los 22' y Osvaldo a los 28'. Pero los jugadores de Tigre no salieron a jugar la segunda etapa. En medio de las especulaciones y las incertidumbres, el plantel argentino advirtió que no regresaría a la cancha sin garantías y denunció las amenazas y golpes recibidos, pero el árbitro chileno Enrique Osses dio por concluida la final y consagró campeón a San Pablo.

Tanto Martín Galmarini como el técnico Néstor Gorosito aseguraron que personal de seguridad bajó a los vestuarios, atacaron a golpe de puño a los jugadores, los agredieron con bastones y palos, e incluso afirmaron que uno exhibió un arma y la apoyó en el pecho de un integrante del plantel argentino.

Damián Albil sostuvo haber recibido un culatazo en el pecho, en medio de un tumulto de agresiones y amenazas, mientras que Matías Escobar mostraba las secuelas de un botellazo que recibió junto al ojo derecho.

Mientras los jugadores, todavía en los vestuarios, reclamaban por las agresiones recibidas, San Pablo asistía en la cancha a la ceremonia de premiación bajo una lluvia de fuegos artificiales.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario