Ovación

En público, Gallego rescató lo poco positivo que mostró Newell’s en Córdoba

Se entiende que no se pueda estar sonriente, que la procesión vaya por dentro y que eso predisponga mal. Se puede entender el fastidio por tener que salir a explicar una derrota, pero no así que para ello se...

Martes 31 de Marzo de 2015

Se entiende que no se pueda estar sonriente, que la procesión vaya por dentro y que eso predisponga mal. Se puede entender el fastidio por tener que salir a explicar una derrota, pero no así que para ello se interpele al otro para cambiar el eje de lo que se discute y encima con cierto destrato. Es cierto, Gallego es así, frontal, elemental cuando quiere defender una postura y a veces irónico, como pasó el domingo a la salida del vestuario del estadio Kempes. Por supuesto, para el hincha de Newell's lo más importante es si le sirven sus consideraciones, si coincide o no con que fue un partido extraño en Córdoba o si le conforman esos 12 minutos iniciales que refirió el técnico leproso como buenos, antes que los restantes cuando, al parecer de varios (este cronista se incluye), su equipo perdió la brújula y fue vencido con autoridad por Belgrano.

"¿Llegaste tarde?", le respondió el Tolo a un colega de LT3, cuando le pidió sus argumentos sobre lo que consideraba el peor partido del campeonato de Newell's. Ahí fue cuando el DT refirió esos 12 minutos de buen rendimiento (es cierto que fue el único lapso en el que se mostró competitivo). Entonces llegó la consulta de otro trabajador de prensa, en este caso cordobés, que con lógica apuntaba a qué había pasado entonces en los 78 minutos restantes. "¿Vos de dónde sos?", lo atoró el entrenador. "¿Importa de qué medio soy?", le respondió, tras lo cual el entrevistado lo ignoró. Eso sí, como el DT leproso volvió a ingresar al vestuario tras las notas y tardó unos minutos en salir para dirigirse al micro, cuando lo hizo lo buscó con la mirada, se sonrió como suele hacerlo y lo sacudió: "Vos seguro sos de Belgrano".

Más allá de las anécdotas, Gallego en todo momento eludió hablar del mal paso por Córdoba y se fijó el próximo objetivo, el de ganar "sí o sí" de local, con los regresos de Maximiliano Rodríguez y Marcos Cáceres. Quizás haya sido una puesta en escena hacia afuera sus consideraciones de que para él el equipo no defeccionó. Sería lo más saludable, ya que amén de lo que pensaran los interlocutores del momento, estos sólo transmitieron las sensaciones del técnico hacia los hinchas, y la intuición, sumadas a las opiniones que estos vertieron en las redes sociales, apuntan a lo contrario. Es decir que Newell's retrocedió en su juego cuando había amagado a crecer y que dejó motivos para preocuparse.

Eso sí, Gallego habló. Salió bastante rápido del vestuario para afrontar los micrófonos apenas consumada la derrota y fue la única voz cantante del universo leproso. La mayoría de los jugadores apuntó rápido a la salida hacia el micro sin girar la cabeza hacia donde estaba la prensa y sólo Casco tuvo la deferencia de saludar. Inclusive Scocco, que se acercó a la reja para saludar a una familia que lo estaba aguardando, parecía que iba a pararse a dar su parecer, pero pegó media vuelta y se fue.

Hubo dolor por la derrota y eso vale. Scocco, por ejemplo, quedó demasiado aislado en el partido hasta que entró Ponce y quizás haya influido en su fastidio después. Lo cierto es que Newell's, después de una buena seguidilla invicto y con un juego que iba creciendo, debe remontar de nuevo. Con la Fiera sobre todo, y con Cáceres, tal vez pueda lograrlo rápido.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS