Ovación

En las puertas de un extraño clásico rosarino

Central llega sin jugar en la previa pero con secuelas. Lo mismo que Newell's, que se complicó por jugar. A los dos el reglamento los afectó, a uno para quedarse sin una figura, al otro por los puntos sacados. Uno hasta lo jugará con DT interino. En medio de campañas malas, arribarán en su mejor momento. Ah, y además de cerrar el año, será el único del torneo porque no hay revancha. Unico por cierto, como todos

Martes 05 de Diciembre de 2017

Qué clásico extraño este que se viene en Arroyito y que le tocará cerrar el año futbolístico a Central y a Newell's. De uno se esperaba mucho más, del otro hasta tal vez mucho menos, y los dos zigzaguean en esos extremos nunca tan ciertos, porque esto es fútbol en definitiva. Tan raro será el partido siempre catalogado como el "del año" o el "del campeonato", que el equipo de Leonardo Fernández llegará sin jugar en la previa, pero por eso mismo con secuelas. Tantas como las del conjunto de Juan Manuel Llop, que por jugar la fecha anterior se quedó con una baja segura y dos por verse. Y hasta deja afuera al refuerzo más rimbombante de uno y quizás al del otro, por una tontería el primero, por un dolor que puede ser lesión el otro. Sea como sea, la semana del clásico empezó, señores.
Para Central mucho antes, exactamente el jueves, cuando se confirmaron los temores y se sorprendió como chico que sufre una travesura ajena con la noticia de que Fernando Zampedri quedó afuera. Sí. Todo por una amarilla buscada adrede en el cierre del partido con Boca, cuando entonces confiaban en que Independiente no podría postergar la final de la Copa Sudamericana en caso de clasificar. Una decisión desacertada, porque si tanta era la necesidad de que el goleador canalla enfrentara a Newell's, de última se lo dejaba fuera del equipo ante el Rojo y listo.
Pero el daño autoinfligido no puede repararse y Zampedri no jugará el único clásico del campeonato. Sí, porque hasta en eso este Central-Newell's es de los más extraños que se recuerde. No tiene revancha. Increíble. Con esa seriedad empezó la Superliga, que puede hacer tranquilamente que en 2018 no se juegue, si es que el sorteo del campeonato de la próxima temporada lo deja para la segunda mitad.
Y tan paradojal será esta edición que Newell's llegará a ella con una sanción inédita para el fútbol argentino de tres puntos menos, más allá del eufemismo de que se le restarán al final del campeonato. La seriedad que aquí también pone a prueba la pomposa Superliga sólo podrá verificarse cuando a otros clubes, en especial los grandes, se los castigue de manera semejante cuando cometan deslices similares a los rojinegros. Que no se los justifica, vale aclarar, más allá de que aún está en tiempo de argumentar en su defensa.
Sin forzar el lineamiento de este análisis, también será extraño este clásico porque al equipo local lo dirigirá un técnico que dependerá de ese partido para saber si lo ratifican como entrenador de la primera. ¿O es habitual que a uno de los dos grandes de la ciudad lo conduzca un interino en un clásico?
Del otro lado, las necesidades económicas leprosas harán que Franco Escobar, el zaguero natural para reemplazar al expulsado Nehuén Paz, no sea puesto en cancha porque es la única garantía de que podrá entrar plata al club a fin de año y no van a arriesgar a que se frustre la venta por una lesión. También es atípico por eso este Central-Newell's.
Como lo es que los dos se encuentren en el último tercio de la tabla, con algo más de la tercera parte del campeonato cumplida. Pero es tan inhabitual todo que en semejante marco, que generarían ceños fruncidos y preocupaciones extremas, también hay que decir que los dos llegarán el domingo a la cita en su mejor momento futbolístico. Claro, se viene de muy abajo, pero no se puede soslayar que esa también es una atalaya desde donde mirar este clásico.
Con el interino, sí, con el interino, Central produjo en dos partidos lo mejor de un semestre gris, que antes apenas había tenido algunas reacciones espasmódicas en la Copa Argentina. Con Leo Fernández el equipo parece haber recuperado confianza, dejando sin invicto local a Talleres en Córdoba y pegándole un cachetazo al puntero Boca en el Gigante. Con un Marco Ruben, el símbolo de los buenos tres años de expectativas grandes, luciendo recuperado, volviendo a marcar goles en Arroyito después de mucho tiempo y haciendo renacer la esperanza de encontrar pronto el camino de regreso a los éxitos posibles.
Del otro lado, después de recibir cachetazos siempre de a uno, con cuatro derrotas siempre por 1-0, Juan Manuel Llop parece poder empalmar su optimismo natural con correlatos en actuaciones más convincentes. Así se despachó con un triunfo monumental ante River y jugó buen fútbol frente a Racing, más allá de que no pudo coronarlo de igual modo. También en este ajetreado Newell's, sacudido desde adentro y desde afuera, asoma una luz de ilusión de un futuro que no sea como algunos avizoraban (y aún lo siguen avizorando), y donde hasta los muchos pibes que fueron asomando puedan desarrollarse.
Entonces, en los balances donde se llenan las columnas de debe y haber, la primera seguro tendrá más renglones escritos. Pero en las del haber, sus pocas líneas estarán sin dudas más actualizadas que los otros.
Claro. Lo que se viene es el clásico y en eso no hay rarezas ni dobles lecturas. El resultado los marcará a ambos si se inclina para un lado o para el otro, quizás mucho menos si se impone la parda. A las 17 el domingo desembocará al cabo la misma expectativa que genera semejante partido. Más allá de todos estos condimentos inhabituales que sin dudas lo harán único.



Con DT interino tras medio siglo

Luego de 51 años, Central tendrá un técnico interino en el clásico. La última vez fue en la rueda final del Metro 1976 (01/08/76) cuando igualaron 0 a 0 en Arroyito. Aquella vez el elegido fue Pancho Erausquin, quien sucedió a José María Silvero.

Central postergó el anterior en el 71

Los canallas ya sufrieron la postergación del partido anterior a un clásico porque un argentino estaba participando de un torneo internacional. Fue en mayo de 1971 cuando Estudiantes viajó a Chile para enfrentar a Unión Española en Libertadores.

Un solo partido en todo el torneo

La temporada 2017/18 tendrá la particularidad que habrá un solo partido entre Central y Newell's. Será la primera vez en la historia en AFA desde 1939 que solamente se va a jugar un solo clásico rosarino en un torneo mayor a 20 fechas.

Sufrió otra quita cerca del Clásico

Newell's ya sufrió otra quita de puntos antes de jugar contra Central. El 16/06/1968 le ganó 2 a 0 a Lanús pero la AFA le dio por perdido el partido por mala inclusión de Mario Zanotti. Y 14 días después, el 30/06/1968, igualó 1 a 1 ante Central.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario