Ovación

En la recta final hacia la apertura de los Juegos Olímpicos de Tokio

Luego de dudas y postergaciones, todo está listo para arrancar la competencia en la capital nipona. Mañana juega el sub-23 de fútbol ante Australia

Miércoles 21 de Julio de 2021

A dos días del inicio oficial de los Juegos Olímpicos de Tokio aún persiste la incertidumbre, no tanto por la realización en sí de las competencias sino más bien por el alcance y el desarrollo de la cita mayor del deporte mundial. Es que la pandemia del coronavirus, que obligó a la postergación el año pasado, sigue calando hondo en el espíritu y la organización olímpica.

Ayer nomás, las autoridades japonesas se vieron obligadas a refrendar las Olímpiadas en la recta final del comienzo, con la mayoría de los atletas ya instalados en la villa olímpica, con casos de Covid-19 entre ellos, y una población nipona entre la indiferencia y el rechazo.

“El mundo está afrontando una gran dificultad y este es el momento de permanecer unidos. Con esfuerzo y sabiduría llevaremos a cabo los Juegos. Podemos hacerlo”, afirmó el primer ministro japonés Yoshihide Suga. “Habrá 4.900 millones de personas observándolos por televisión”, destacó en el marco de la 138ª sesión del Comité Olímpico Internacional (COI), cuyo presidente, el alemán Thomas Bach, también lanzó un mensaje de esperanza: “Así como los Juegos de Tokio de 1964 marcaron el inicio de una nueva era para un Japón dinámico y en paz, los de Tokio 2020 le darán a la humanidad una muestra de fe en el futuro”, dijo.

Por su parte, el director general del comité organizador de Tokio 2020, Toshiro Muto, señaló que no “descarta” ningún escenario ante el aumento de los casos de coronavirus pero que es “improbable” una cancelación de las competencias que se inauguran el próximo viernes. “Hemos acordado que, en base a la situación del coronavirus, volveremos a convocar una reunión para todas las partes. En este punto, los casos de Covid-19 pueden aumentar o disminuir, por lo que pensaremos en qué debemos hacer cuando surja la situación”, expresó Muto a la prensa.

Así las cosas, los Juegos arrancarán caiga quién caiga y mañana bien temprano la selección argentina masculina de fútbol se presentará ante Australia (ver aparte). Y un día después, la regatista rosarina Cecilia Carranza Saroli portará la bandera argentina como abanderada de la delegación nacional junto con su compañero en la clase Nacra 17 Santiago Lange, en la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos en la capital nipona.

carranzatokio.jpg
Santiago Lange y la rosarina Cecilia Carranza Saroli ganaron el oro en Río 2016 y serán los abanderados argentinos en Tokio.

Santiago Lange y la rosarina Cecilia Carranza Saroli ganaron el oro en Río 2016 y serán los abanderados argentinos en Tokio.

Una ceremonia exclusivamente para la televisión, como toda la competencia, ya que no habrá público en Tokio, lo que la convierte al menos en inusual. Porque habrá Olimpíadas, pero de otra categoría, porque al coincidir con un rebrote del Covid-19 en un país en el que poca gente ha sido vacunada no habrá aficionados en Tokio (sí se permitirán algunos en las sedes fuera de la capital). Los deportistas y demás miembros de las delegaciones estarán confinados a una burbuja, bajo amenaza de ser deportados si se escapan. Personal del gobierno y aplicaciones tratarán de seguir cada paso de todos los visitantes. La venta de alcohol estará prohibida o limitada. Brillarán por su ausencia los intercambios culturales que le dan ambiente a la justa. Y, desplazándose como corriente eléctrica, estará el sufrimiento causado por la pandemia.

Todo hace pensar que será cuanto menos raro y que dividirá a Japón en dos mundos. De un lado, la mayoría de los japoneses, pocos de los cuales se han vacunado y quienes se muestran en desacuerdo con la justa, no tendrá acceso al espectáculo y lo verá por televisión. Paralelamente surgirá un mundo vedado de estadios cerrados al público, deportistas de élite vacunados y legiones de periodistas, funcionarios del COI, voluntarios y personal de las delegaciones que harán lo posible por enfocarse en una competencia pensada para audiencias distantes.

Normalmente los Juegos son un evento vibrante, una fiesta de dos semanas en la que la ciudad sede muestra al mundo sus encantos. Llegan cantidades de turistas dispuestos a descubrir la ciudad y su gente. Todo eso estará ausente y los Juegos serán una justa puntillosamente pensada para la televisión, en la que no participarán los japoneses, que afrontan otro estado de emergencia que restringe sus vidas.

Es poco probable que los periodistas hagan notas de color o entrevisten a residentes de Tokio enfurecidos, que sienten que los Juegos se hacen solo para que el COI recaude los miles de millones de dólares de los derechos de televisación y publicidad.

Lo más probable es que abunden las imágenes preparadas, que ofrecerán una versión lavada de Japón, en la que la historia antigua, la tradición y las bellezas naturales se mezclan con una sensibilidad futurística y alta tecnología.

Los Juegos Olímpicos de Tokio se harán sí o sí y se llamarán 2020 por más que sean un año después. Y más que nunca serán para la TV. No habrá calor de gente y el miedo y la incertidumbre serán las vedettes. Unos Juegos inusuales, que tendrán a la esperanza quizá como única conexión con los anteriores.

El fútbol arranca mañana temprano

El DT del seleccionado olímpico argentino de fútbol, Fernando Batista, contó que los jugadores “están con muchas ganas” de debutar en Tokio y que viven la previa del partido de mañana, a las 7.30, ante Australia con “adrenalina y ansiedad”.

Ayer fue la segunda práctica en Japón (foto) y luego Batista y el delantero Adolfo Gaich visitaron el imponente estadio de Sapporo donde jugarán los primeros dos partidos del grupo C. “Es hermoso, dan ganas de jugar un ratito. Esperamos que el jueves podamos jugar bien y llevarnos un triunfo”, dijo el Bocha Batista. “Es un estadio muy lindo. Ya teníamos ganas de jugar y al verlo me dieron muchas más. Me sorprendió, no esperaba algo tan lindo”, coincidió Gaich.

El DT agregó que están “ultimando detalles” para jugar contra Australia. “Estamos cerca del debut y lo vivimos con la adrenalina y ansiedad de querer debutar. Los chicos están con muchas ganas”, destacó el entrenador.

Sobre Australia, Batista dijo que “es un rival físico, corren mucho y tenemos que cuidarnos de eso. Pero nosotros tenemos que ser los protagonistas del partido y manejar los tiempos”.

El equipo sería el mismo que jugó el último amistoso ante Corea del Sur: Jeremías Ledesma; Hernán De La Fuente, Leonel Mosevich, Facundo Medina y Claudio Bravo; Fausto Vera y Santiago Colombatto; Fernando Valenzuela, Alexis Mac Allister, Ezequiel Barco; Adolfo Gaich.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario