Ovación

En el mundo del fútbol continúa la discusión

Tras la polémica en Lanús-River, por la Copa Libertadores, en Núñez dijeron que el club no presentará ningún reclamo ante la Conmebol.

Jueves 02 de Noviembre de 2017

La histórica clasificación de Lanús a la final de la Copa Libertadores tuvo una repercusión impresionante. Pero no por lo que fue el pasaje a la instancia decisiva del equipo de Jorge Almirón, sino por todo lo que se habló en relación a las polémicas que se dieron a lo largo de los 90 minutos de juego y que tuvieron como principal protagonista al VAR, el sistema de asistencia el árbitro. Esa sigla fue la vedete de la jornada de ayer, en la que se habló más de las deficiencias del soporte tecnológico que de la tremenda remontada del conjunto granate. El presidente Rodolfo D'Onofrio tuvo que salir a aclarar que el club no iba a realizar ningún reclamo; el presidente de la comisión de árbitros de la Conmebol, el brasileño Wilson Seneme, admitió que el árbitro Wilmar Roldán debió haber utilizado el VAR para revisar la polémica jugada que reclamó River en la que Iván Marcone tocó la pelota con la mano dentro del área y hasta el propio volante de Lanús admitió que "no iba a protestar" si el juez colombiano sancionaba penal en la jugada en la que la pelota le dio en la mano tras el enganche de Ignacio Scocco.

   Era previsible que el día después se hablara demasiado de las incidencias del partido. River estaba en el medio de la discusión y, encima, había sido el club más perjudicado. Por eso allí estuvo el foco de atención. Y por esa razón River, que desistió de hacer un reclamo ante Conmebol, volvió a apuntarles a los árbitros, insistiendo con el mal uso de la tecnología como uno de los factores de la eliminación ante Lanús.

   Apenas culminado el encuentro, los principales referentes de la comisión directiva pensaron en recurrir a la entidad que gobierna los destinos del fútbol sudamericano. Sin embargo, y después de asesorarse con abogados especializados en derecho deportivo, desistieron del reclamo ya que consideraron que era imposible revertir el 4 a 2 en los escritorios.

   A través de su cuenta de Twitter, el presidente D'Onofrio, fue claro: "River no va a hacer ninguna presentación. Es una enorme mentira. Se perdió, a reponerse. La tecnología se usó para un solo lado, eso fue claro". No fue el único directivo millonario en expresarse a través de las redes sociales. El vicepresidente Matías Patanian publicó: "¿A siete señores no les interesó revisar esta vergüenza? Disimulen", en lo que fue un claro mensaje a los principales responsables de la Conmebol, pero abriendo un manto de sospechas sobre que hubo algo raro en contra de River. Acompañando lo escrito, el dirigente publicó una foto donde se observa la mano de Marcone, cuando Ignacio Scocco le enganchó dentro del área.

   Esa fue la jugada de la discordia y en la que el mundo River se escudó en lo que consideraron el mal uso de la tecnología y por lo que se sintieron claramente perjudicados. Es que en ese momento el partido estaba 2-0 a favor del equipo de Gallardo lo que posiblemente hubiese significado la sentencia de la serie, aunque teniendo en cuenta el pésimo segundo tiempo de los millonarios cualquier cosa pudo haber pasado.

   Además, en River se quejan por la no expulsión de Román Martínez por una agresión a Ariel Rojas, en la previa del tercer gol granate (en el momento que Lautaro Acosta convierte el volante millonario todavía estaba en el piso intentando reponerse).

   Del lado de Lanús por supuesto el discurso estuvo orientado a otro lado, hacia lo que fue la enorme patriada del equipo y a los cuatro goles en apenas un puñados de minutos. Sólo algunas declaraciones fuera de lugar del presidente Nicolás Russo, quien dijo "A llorar a la iglesia. ¿desde cuándo River se queja por un partido con Lanús?", poco tiempo después de finalizado el encuentro le pusieron algo de pimienta a la puja dialéctica.

   Lo cierto es que ya nada volverá atrás. River tuvo todo para avanzar y se quedó afuera, mientras que Lanús será el representante argentino en la final de la Copa Libertadores. Eso sí, la polvareda que levantó la aplicación del VAR tardará un buen tiempo en disiparse.


"Fue un error no haber revisado la jugada"

El brasileño Wilson Seneme, presidente de la Comisión de Arbitros de la Conmebol, admitió que fue un "error" no haber revisado en el campo por el juez colombiano Wilmar Roldán la jugada de la mano de Iván Marcone aunque remarcó que al ser una acción de "interpretación", el VAR prefirió no intervenir.

   "La jugada debió revisarse en el campo de juego por Roldán, ahí estuvo el error. Sin embargo, fue una jugada de interpretación que para el árbitro no fue penal y para los asistentes del VAR tampoco mereció ser revisada", explicó Seneme.

   Luego de la polémica que generó la utilización de la tecnología en la semifinal de vuelta de la Copa Libertadores de América (en la ida no fue necesaria su utilización), Seneme remarcó que el protocolo del VAR sugiere no revisar las jugadas en cámara lenta.

   "Es difícil saber en cámara lenta si el jugador toca la pelota con la mano o al revés. Se debe ver en velocidad normal para no perder la naturaleza de la jugada", detalló Seneme, quien agregó que las manos en el área son "un problema mundial, independientemente del VAR".

   El titular de la comisión arbitral del fútbol sudamericano también se refirió a la jugada en la que Román Martínez golpeó con el brazo a Ariel Rojas, que pudo haberse interpretado como una instancia de posible expulsión.

   "También se debería haber revisado", señaló Seneme, quien no descartó sanciones para los árbitros que estuvieron en el estadio de Lanús.

   El brasileño reconoció que "hay puntos por mejorar" y que los mismos serán tratados en una reunión donde se evaluará "el partido y el procedimiento de los árbitros encargados del VAR".


"Si cobraba penal, no protestaba"

El mediocampista Iván Marcone, cuya mano dentro del área disparó la polémica tras la eliminación de River a manos de Lanús, aseguró que no intentó tocar la pelota aunque sorprendió al asegurar que no hubiera protestado si el árbitro Roldán cobraba penal. "No quise tocar la pelota, pero si cobraban penal no iba a protestar", sostuvo en medio de enorme sinceridad el futbolista granate, quien además apuntó que "el enganche de Nacho (Scocco) fue muy alto, nadie esperaba que lo hiciera a esa altura. No tuve tiempo de sacar la mano y tampoco sabía dónde ponerla. La pelota me impacta a mí. Yo hago el mismo movimiento con los dos brazos". Además advirtió que "el árbitro me dijo que vio una mano, pero que no fue intencional".

En relación a la clasificación dijo que fue "fundamental" la charla que nos dio el Laucha Acosta "en el entretiempo".


Ahora se viene Boca

River debe asumir rápidamente el golpe de la eliminación en la Libertadores y lo que se le viene es nada menos que Boca. El DT Marcelo Gallardo aguardará la recuperación de algunos jugadores, especialmente de Enzo Pérez, quien debió salir ante Lanús. De todas formas, el Muñeco sabe que el golpe fue muy duro por lo que el mayor desafío pasará por levantar al grupo desde anímico.


Día de alegría y luto

La fiesta de Lanús por la llegada a su primera final de Copa Libertadores trocó en dolor con la muerte de Ramón Cabrero, un símbolo del club que lo instaló entre los grandes del fútbol y lo llevó como entrenador al primer título en 2007. El ex DT se desempeñaba como secretario técnico y era hombre de consulta permanente. Falleció en la madrudaga de ayer, a 10 días de cumplir 70 años.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario