Ovación

En "el día del arquero", Rusia y Corea del Sur se repartieron los puntos

Con arbitraje del argentino Pitana, los dos guardavallas se convirtieron en protagonistas por sus errores. Keunho Lee abrió la cuenta para el conjunto coreano e igualó Aleksander Kerzhakov.

Martes 17 de Junio de 2014

Rusia y Corea del Sur empataron hoy 1-1 en su debut en el Mundial de fútbol de Brasil en un duelo marcado por los errores de los porteros, protagonistas inesperados del partido disputado en Cuiabá.

Un descuido grosero del arquero ruso Igor Akinfeev en el minuto 68 a disparo de Keunho Lee provocó el tanto de los coreanos, pero la Rusia entrenada por el italiano Fabio Capello logró el empate apenas seis minutos después por medio de Aleksander Kerzhakov, que mandó a las redes un balón que el guardameta asiático dejó suelto en el área.

Ambas selecciones se sitúan en el segundo lugar del Grupo H con un punto cada una. Bélgica lidera la zona con tres unidades después de vencer antes por 2-1 a Argelia.

Akinfeev y Sungryong Jung se convirtieron en los actores principales del partido que disputaron las dos últimas selecciones en debutar en Brasil 2014. Sin embargo, el error del meta ruso fue más destacado que el del arquero surcoreano.

Tras un inicio con pocas llegadas a los arcos rivales -Corea del Sur no encontraba el camino al área de Rusia y los de Capello esperaban tranquilos y ordenados en su campo-, Yury Zhirkov fue el primero en intentar abrir el marcador, pero su disparo a los 33 minutos se marchó desviado.

A los 23 minutos del segundo tiempo llegó la jugada decisiva del encuentro: Lee probó fortuna con un tiro lejano desde fuera del área y la encontró.

Akinfeev se movió correctamente y se ubicó para blocar la pelota sin apuros, pero el balón se le resbaló la yema de los dedos y terminó en el fondo de las redes. Ninguno de los 37.603 espectadores que acudieron al Arena Pantanal podían creer el error del portero, cuyo rostro reflejaba impotencia y rabia.

Tres minutos después del tanto, Capello movió una ficha clave en su banquillo: quitó a Zhirkov del césped y dio entrada a Kerzhakov.

El veterano ruso salió al rescate de su equipo, que no jugaba un Mundial desde Corea y Japón 2002, y anotó el gol del empate cuando apenas llevaba tres minutos en el campo.

Kerzhakov aprovechó que el portero surcoreano no atrapó un centro fácil y después de dos rebotes dentro del área disparó para poner el definitivo 1-1 en el marcador.

El delantero del Zenit de San Petersburgo logró su diana número 26 para Rusia y le regaló un empate a Capello por los 68 años que cumplirá mañana el técnico ruso.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario