Ovación

En busca de un cambio de aire

Pablo Creolani es uno de los candidatos a comandar a la entidad madre del básquetbol local a partir de esta temporada.

Domingo 17 de Mayo de 2015

En los próximos días se llevará a cabo en la sede de la Asociación Rosarina de Básquetbol la asamblea ordinaria en la que por primera vez en muchos años habría dos listas que buscarán conducir los destinos de la entidad madre.

  Una de las listas, integrada en su mayoría por dirigentes jóvenes que nunca ocuparon cargos en el Consejo Directivo de la asociación, estará encabezada por el representante de Náutico Sportivo Avellaneda, Pablo Creolani, quien estará acompañado en la vicepresidencia por la titular de Atalaya, Sol Nieto. Creolani visitó la redacción de Ovación junto a Juan Ochoa (Sportsmen) y Gustavo Castro (Belgrano) para dar su visión de la actualidad de la entidad y sus propuestas para mejorar el funcionamiento del básquetbol local.

   Sobre la actualidad, fueron contundentes. “Hoy la Rosarina está manejada por cinco personas y ninguna de ella representa a algún club, cuando en realidad los clubes deberían ser los que tendrían que asumir la conducción de la entidad. Pero esta es una de las tantas cosas que no funcionan. Por lo general, las decisiones del tribunal de disciplina no son ecuánimes y más de una vez los fallos que se tomaron después se dejan si efecto, lo que le quita toda seriedad. Más que una asociación parece un club de amigos. A los que nos estamos de acuerdo nunca nos escuchan y además tenemos que sufrir un manoseo permanente. Sí queremos que el básquetbol rosarino mejore necesitamos cambiar de manera urgente”.

   Más adelante comentaron. “Los problemas de funcionamiento de la asociación son graves, pero además hay serios inconvenientes deportivos. En el 2014, Rosario solamente ganó un torneo provincial y eso habla de lo mal que se trabaja en las divisiones formativas. Para que el básquet rosarino vuelva a ser lo que era necesitamos implementar un protocolo de trabajo empezando por la escuelita y buscando la manera de que los entrenadores de las divisiones formativas tengan la capacitación correspondiente para hacerse cargo de conducir a los más chicos que son el futuro no solamente como deportistas sino también como personas. Hay que cambiar la metodología de trabajo y escuchar a todos para empezar a trabajar de manera seria. Ya no podemos perder más tiempo”. 
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS