Ovación

En busca del triunfo perdido

Con cuatro cambios y otro esquema, el canalla quiere romper la racha de cinco derrotas seguidas que arrastra.

Lunes 14 de Mayo de 2018

Los buenos resultados son siempre bienvenidos. Y Central está ante la chance de lograr algo que hace tiempo no consigue: un triunfo. Será en la última presentación del equipo en una Superliga que tuvo grandes vaivenes en la vida futbolística del canalla, con tres técnicos que tuvieron la chance de sentarse en el banco. El cierre le corresponde a José Antonio Chamot, a quien el equipo lejos estuvo aún de responderle, más allá de cierta paridad que expuso, de a ratos, en el Morumbí. Por eso es difícil establecer qué tipo de partido debe hacer frente a Estudiantes, más que intentar lo mejor a ver qué le sale.
   Chamot se vio obligado a meter mano en el equipo por la baja de varios futbolistas y en medio de ese nuevo entramado de nombres determinó que lo mejor era poner en cancha un 4-4-2 tradicional, en el que se intente no sólo resguardar lo más posible a la defensa, sino también ser un equipo corto.
   Otra vez habrá una chance para Da Campo por el carril derecho y para Camacho por izquierda. ¿Por qué se hace referencia especialmente a estos dos nombres? Porque el desequilibrio debiera llegar justamente por las bandas, teniendo en cuenta que en el centro habrá, a priori, buen pie y trato de balón, pero a un ritmo demasiado lento. Esas son las características de Ortigoza y Gil, quienes conformarán nuevamente el doble 5, tal como ocurrió el pasado miércoles en el Morumbí.
   Ese es el panorama futbolístico que puede exponer Central hoy, con la ambición hasta aquí pocas veces lograda de defenderse y atacar en bloque pero sobre todo abrazada por una idea clara de juego.
   Si Ortigoza y Gil cuidan la pelota y rompen algún molde cuando la jueguen para adelante, tanto Ruben como Herrera tendrán más y mejores chances de lucirse, pero, se insiste, eso es algo que al equipo le costó en el último tramo del proceso de Leonardo Fernández y ni hablar con José Chamot.
   El momento de Estudiantes tampoco es muy bueno (la fecha pasada renunció Lucas Bernardi), pero cuenta con nombres reconocidos. Y eso es algo de lo que Central tiene que tomar nota, sobre todo porque es en defensa donde mayor sangría de jugadores hay. Salvo Oscar Cabezas, los tres restantes (Nahuel Gómez, Luciano Recalde y Elías Gómez) no jugaron en Brasil.
   Nada sería mejor para Central que internalizar una idea y llevarla a la práctica. En los último tiempos le costó horrores y sufrió las consecuencias. Quizá lo logre en la despedida.

Herrera confirmó que seguirá un año más

Germán Herrera es uno de los varios jugadores de la vieja guardia en Central que siente más que nadie el mal semestre que se está yendo, con objetivos incumplidos. "Lo del miércoles fue una frustración grande pero ya está. Intentaremos cerrar de la mejor manera el campeonato", djo el Chaqueño, quien tendrá un tiempo más en Arroyito, pese a que su contrato finaliza a fines de junio. Es que en el actual vínculo figuran una serie de cláusulas que de cumplirlas activaban una renovación automática del mismo. Y el delantero las cumplió con creces. "Se me termina ahora pero por objetivos tengo una renovación automática porque cumplí con la cantidad de partidos que necesitaba para eso. Tendré un año más en el club", sintetizó el delantero, que hoy será justamente titular en la ofensiva junto a Marco Ruben. Y agregó: "No fue un semestre como el que imaginábamos, pero las cosas se dieron así".

Entre la continuidad y la despedida

Algunos jugadores podrían jugar hoy su último partido en Central. Todo dependerá del rearmado del equipo. Sin dudas la mayor atención estará centrada en la continuidad de Marco Ruben, quien dio a entender que puede irse, aunque dejó en claro que es una decisión que tomará él mismo más adelante. También está pendiente lo que ocurra con Ferrari (hoy ausente por suspensión). Al Loncho se le termina el contrato y no es seguro que renueve.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario