Ovación

Empate y dos sensaciones

La de sabor a poco por la demostración de la victoria parcial, la de alivio porque el punto ganó valor en la última pelota

Domingo 03 de Diciembre de 2017

De mayor a menor y un reparto al que hay que entenderlo como un punto que no está nada mal. Que a Newell's no le alcance, que al hincha no le guste, no implica que sea malo. Es cierto que si la imagen es la del primer tiempo y con la ventaja, el resultado no aporta. Es real que anclando la mirada en el cierre justo de Bianchi en la última pelota para que el 2-2 no se quebrara, el marcador final aporta alivio. El tema de lo que perdió la lepra es otra cuestión llamada clásico y por eso se trata aparte de lo que fueron los 90' de anoche con la igualdad con el albiceleste.

   Dos tiempos bien diferentes, el de protagonismo inicial, el de la falta de anclaje en el final, cuando el equipo se quedó sin el referente, sin un Sarmiento que dijera presente cuando desde atrás y el medio el equipo levanta la cabeza.

   Por esto, y pensando en positivo, porque el punto suma, porque el equipo igual sigue en crecimiento, qué mejor imagen que la del cierre del primer tiempo para decir lo merecido que fue el 2-1 rojinegro hasta ahí. Si el arco de Racing estuvo a punto de que se sacudiera la red por tercera vez, lo que hubiese cerrado el partido. Si antes que comenzara el complemento el travesaño se seguía sacudiendo por el derechazo de Sarmiento que devolvió, si al arquero Musso le quedó estampada esa pelota posterior a la que Leal le entró de primera. Iban 45' y se cerraba un muy buen primer tiempo leproso.

   El que comenzó como siempre, con la intención de desequilibrio, pero fue mejor que de costumbre porque a los 11' Leal saltó más alto y mejor que todos para meterla de cabeza en el 1 a 0 tranquilizador.

   Y siguió la búsqueda un par de minutos después de sufrir el golpe del empate rápido, de ese 1-1 en posición justa, pero de necesaria repetición para descubrir si Lautaro Martínez estaba en offside cuando cabeceó casi en la puerta del arco de Pocrnjic.

   Continuó en el ir adelante persiguiendo el desequilibrio. El que estuvo cerca a los 24' con un buen cabezazo de Bianchi tras córner de Sarmiento. El que llegó a los 32' con el penal que no fue a Figueroa (a los 7' Martínez le cometió uno a Bianchi que Penel no sancionó) que Sarmiento transformó en el 2-1.

   Igual no fue todo tranquilidad. Racing exigió a Pocrnjic a los 34' con un fuerte y sorpresivo derechazo de Saravia. Y Rivero se animó a los 41' pero remató alto.

   La etapa de cierre, en cambio, empezó torcida. Tanto que a los 5' Newell's no sólo se quedó sin Sarmiento sino que hasta lo dejó tecleando para el clásico. ¿Contractura, desgarro o precaución? Seguro garrón, en la voz del hincha, en la proyección para el domingo 10, porque habrá que ver si llega al clásico, aunque él mismo dijo que estará (ver página 3).

   El tema para los de Llop era defender el 2-1, no dejar que Racing se animara. No hubo caso. Y en una pelota parada la visita encontró el empate en un cabezazo de Lisandro López a los 63'. Quizás la falta de referencia activa de Sarmiento provocó el quedo. Encima, también Torres salió lesionado, que pese a tener un flojo partido era uno de los que podía desequilibrar. Entonces, en la búsqueda de ese desequilibrio entró Guevgeozian. Y casi lo consigue en el primer cabezazo a los 25', pero el arquero la desvió al córner.

   Pero Newell's no tuvo más. Sólo acercamientos. Más sufrimiento, porque Paz vio la roja y el equipo tuvo que aguantar los últimos minutos con diez. A un Racing que no es gran cosa pero que tiene jugadores importantes y que por algo le ganó al líder Boca. A un conjunto albiceleste que se animó al final y de no ser por Bianchi y su cierre justo hubiera golpeado demasiado duro. Por eso la mirada sobre la igualdad no debe ser despectiva. Esta vez hay cuestiones positivas que el equipo mostró.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});