Ovación

El Zurdo retomó el esquema básico

Jorge Sampaoli llegó al cargo de la selección hace una decena de meses con toda la presión de llevar al equipo a Rusia.

Lunes 26 de Marzo de 2018

Jorge Sampaoli llegó al cargo de la selección hace una decena de meses con toda la presión de llevar al equipo a Rusia. Pero también con otra misión, la de elevar la imagen futbolística desgastada por una serie de malos resultados —aún está en ese proceso—. Y llegó con el librito de Marcelo Bielsa (su gran ídolo) debajo del brazo y con un pensamiento de cambio de esquema. La famosa línea de tres y un equipo intenso. Poco pudo aplicarlo y enseguida debió volver sobre sus pasos y acomodarse a los nombres que componen el plantel. Adiós a los tres en el fondo para acomodar una formación que se sienta firme y segura. El otro punto en discusión estuvo aferrado en el nueve, donde Gonzalo Higuaín quedó marginado o con un descanso obligado por las intensas críticas y ahora, ya que nadie pudo ganarse el puesto con goles, recurre al atacante para jugar el Mundial.

Para conformar el muro defensivo mucho tuvo que ver el pensamiento y, seguramente, la sugerencia de los pesos pesados. Lejos de aferrarse a una idea y morir con las botas puestas como se dice muchas veces en el fútbol, Sampaoli escuchó y acomodó el sistema para comodidad precisamente de los futbolistas. No está mal hacerlo para no encapricharse con una idea que por diferentes motivos los jugadores no pueden ejecutarla. Por incomodidad, estilo o simplemente porque para ejercer la presión intensa que pretende hace falta una respuesta física difícil de sostener para determinados actores.

Desde que tomó el mando en mayo del año pasado fueron alternando distintos nombres en esa búsqueda desenfrenada de jugadores que llevarán a la selección a Rusia. Varios apellidos aparecieron en la lista del Zurdo y en la primera que había entregado ni bien se puso el buzo de DT albiceleste estuvieron Javier Pinola y Nicolás Pareja, dos nombres que quedaron en el camino. Y surgió la chance para Fabricio Bustos, quien está a prueba por un lugar.

En el mediocampo también anduvo con rodeos probando diferentes alternativas y los que fueron perdiendo cotización en la bolsa de la selección fueron Javier Pastore, Augusto Fernández, Guido Pizarro y Emiliano Rigoni. Al menos sus nombres no aparecen demasiado entre el reclamo popular.

Quizás la lucha más intensa aparezca en la ofensiva y donde el pensamiento externo, el del hincha, puede ir variando de acuerdo a los gustos. Por supuesto que la palabra la tiene Sampaoli y no hay dudas de que después de probar con Mauro Icardi y Darío Benedetto (la rotura de ligamentos lo excluyó antes de tiempo) se inclinó por apostar con Higuaín. Un delantero que no sólo sigue marcando goles en el fútbol italiano, en este caso en Juventus, sino que tiene experiencia y una comunión intensa con Messi y compañía. Y esto no es un detalle menor, más allá de su actualidad.

Ni Icardi ni Benedetto supieron presionar por el lugar con goles y eso los sacó de la chance mundialista. Lo mismo sucedió con Dybala, otro que tampoco supo ganarse con fútbol y buenos rendimientos un espacio en la albiceleste.

En igual sintonía que el ex Instituto aparecen más atrás Joaquín Correa y Lautaro Acosta, dos que estuvieron en escena en las Eliminatorias y hoy el DT elige por sus realidades a Cristian Pavón y Lautaro Martínez.

El Zurdo se siente un discípulo de Bielsa, pero no se aferró a un estilo sino que buscó la comodidad de sus jugadores. Y en la puja mediática de quién debería ser el 9 en Rusia 2018 ya tomó una determinación: Higuaín.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario