Clásico rosarino

El vestuario canalla se transformó en un salón de fiesta

Los futbolistas de Central protagonizaron una celebración en un espacio exclusivo

Jueves 01 de Noviembre de 2018

El vestuario canalla sintetizó la significación del clásico. Porque allí hubo una fiesta. No una fiesta cualquiera. No una celebración más. La alegría se potenció y se mixturó con el desahogo y la necesidad. A sabiendas de lo que cuesta, vale. Por eso el espacio del plantel desbordó. Saltos, abrazos, camisetas que se revoleaban, gritos, cantos, y todos los condimentos de un festejo tan sentido como anhelado.
Sustentados en la confianza, los jugadores se vistieron con una remera blanca y amarilla que en la parte delantera había estampada fotografías familiares, mientras que al dorso lucían la frase "Somos la ciudad".
El festejo en el vestuario de Central
Herrera era el más buscado dentro del lugar. Muchos hasta lo abrazaron en más de una oportunidad. Zampedri no paraba de saltar. Ortigoza y Caruzzo reían como dos chicos. Y el Colo Gil desafiaba los dolores del post partido y corría entre sus compañeros. Y el Camello Di Leo oficiaba de director de orquesta.
festejo canalla 02
Los dirigentes empapados no querían quedarse al margen y también acompañaban cantando y saltando. Como así aquellos integrantes del cuerpo técnico, médico y utilería.
ves.jpeg
vest.jpeg
El clásico y la clasificación a semifinales de la Copa Argentina desató la fiesta en un vestuario del cual se fueron más tarde de lo habitual, pero con la necesidad de llegar pronto a Rosario para compartir la felicidad con su gente centralista.

festejos dirigentes

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});