Ovación

"El uso de la tecnología da transparencia a las acciones"

El ex tercera línea de Old Resian, Santiago Borsani, es oficial de televisión de Argentina (TMO) y oficia

Miércoles 01 de Noviembre de 2017

El rugby ha sido uno de los deportes pioneros en el uso de la tecnología, algo que el fútbol, con cierto temor, empezó recién ahora a utilizar y comienza a dar los primeros pasos. En ese sentido, una de las personas más emparentadas con esa actividad en el deporte de pelotas ovaladas y arcos en forma de hache es el rosarino Santiago Borsani. Casado, padre de tres hijos, Borsani jugó en la tercera línea de Old Resian de 1974 a 1985. Un año después comenzó a arbitrar, debutó en el referato internacionalmente en 1994 y fue miembro del panel internacional de la Unión Argentina de Rugby de 1993 a 2004. Hoy el ex árbitro internacional y educador de World Rugby (WR) es oficial de televisión (television match oficial, TMO por sus siglas en inglés) de Argentina y oficia para Jaguares. Es sin dudas la persona correcta para hablar del tema.
"Mucha gente está de acuerdo con la utilización de la tecnología y otros no, pero en su gran mayoría ya está acostumbrada. Yo soy uno de los que está a favor", aclaró Borsani al empezar la charla.
"A pesar de que el rugby es un deporte de alto contacto, la WR se encargó de eliminar el juego sucio. Quieren decisiones correctas, un buen espectáculo, que a la gente le guste y vaya a ver un juego sin violencia. Y el uso de la tecnología apunta a eso, a tener una decisión justa y rápida que beneficie el espectáculo. Pienso que está bueno que la tecnología le llegue a la gente y que vean lo mismo que ve el TMO, les da transparencia a las acciones", completó el escribano.
¿Se modifican los protocolos?
Los protocolos han cambiado con el tiempo, pero siempre con un mismo objetivo que es utilizar la tecnología para llegar a la decisión correcta, a la mejor decisión. El acceso a esa herramienta te da velocidad en cuanto a la toma de decisiones. Al principio incomodó pero ahora uno puede ver en los estadios cómo la gente mira las pantallas esperando el fallo.
¿El trabajo del TMO influye en el espíritu del juego?
Para nada. El TMO es un colaborador más. Los oficiales del juego son el árbitro, sus asistentes y el TMO. Tres entran a la cancha y uno queda en el box.
¿Y cuándo el que está en el box empieza a tener protagonismo? ¿En qué tipo de jugadas puede intervenir?
Tanto el referí como el TMO tienen un protocolo de comunicación. El que estamos usando ahora está vigente desde 2014 y si bien no se ha modificado en cuanto al sentido del protocolo, sí lo fue haciendo en cuanto a la comunicación, a los efectos de llegar a la mejor decisión, de la manera más rápida y de la forma más sencilla y más clara para todo el mundo. El TMO puede intervenir en dos situaciones: en lo relativo a cuando hay puntos de por medio (una situación de try o de patadas a los postes) y en decisiones relativas a juego sucio, no en otra cosa.
¿Cómo empieza a actuar?
En estas situaciones hay un doble sistema de comunicación: puede pedirlo el árbitro o puede hacerlo el TMO. Si el árbitro tiene alguna duda en alguna jugada no puede pedir la intervención del TMO, ya que las únicas llaves de ingreso se dan en situaciones relativas a un try o a juego sucio.
¿Qué pasa si una jugada termina en try pero empezó, por ejemplo, con un pass forward?
Es revisable, en tanto y en cuanto ese pass forward esté incluido dentro de las dos últimas fases. Para un try nos fijamos en las dos últimas fases pero en situaciones de juego sucio tenemos tiempo para chequear hasta que se reinicie el juego. Por ejemplo, si hay una situación de tackle alto y el árbitro lo omite o decide rechequear (mientras la jugada sigue pide chequear el tackle del jugador 12 negro, por ejemplo), inmediatamente el TMO le pide al director de cámaras imágenes del tackle del 12 negro y empieza a examinar. Si el árbitro omitió el tackle alto o peligroso del jugador 12 negro y el TMO lo advirtió, éste va a abrir el canal de comunicación (ya chequeada y revisada la jugada previamente) para avisarle al árbitro que la jugada va a ser cotejada por posible juego sucio. Cualquiera de los dos pueden acceder a la puerta de entrada del protocolo para empezar a chequear el posible juego sucio cometido.
¿Cuáles son los beneficios que notás desde la implementación de este sistema?
Con respecto al juego sucio, ha bajado de una manera estrepitosa la violencia dentro de la cancha. En el rugby internacional no he visto más una trompada, una patada o un pisotón. Eliminando el juego sucio lo que se busca es un juego más seguro, sobre todo en las situaciones de contacto, ya sea en un tackle, en jugadas aéreas y en las formas de tackle peligroso sobre la parte superior del cuerpo (de las tetillas para arriba) en el cuello o la cabeza. Lo que estamos buscando es un juego más seguro y evitar todo tipo de juego violento. Aun así las formas de violencia han cambiado. Al no haber más golpes de puño, muchas veces el tackle se transformó en una manera de golpear al adversario. El golpe tiene que ser un golpe leal, con pelota, con intención de asir en la parte baja del cuerpo (de las tetillas para abajo). Cualquier otra situación es chequeable y penalizable.
Para evitar que un tackle se convierta en golpe, ¿eso se entrena?
Sí, para evitar las situaciones de golpes se entrena e incluso nosotros, desde el referato, colaboramos con los equipos nacionales, pasando parámetros de lo que está pidiendo Sanzar o World Rugby respecto del contacto, la zona de contacto y de cómo se penaliza.
¿El árbitro descansa en el trabajo del TMO?
La confianza en el TMO es cada vez más grande y los protocolos entre TMO y referí son cada vez más fluidos . El líder del sistema es el árbitro, es él quien lidera la comunicación. Ahora bien, si bien hay pantallas gigantes en todos los estadios, el TMO está en mejores condiciones de definir una situación de try. El que toma la decisión en la situación del try es el TMO en un diálogo abierto con el árbitro, en un ida y vuelta hasta que los dos se ponen de acuerdo. En situaciones de juego sucio, el que toma la decisión final es el árbitro porque está en mejores condiciones ya que conoce la temperatura del partido. El ida y vuelta de comunicación entre TMO y árbitro va a ser hasta que este último tome la decisión. Y si el referí toma una decisión distinta a la del TMO, éste le va a mostrar lo que él piensa que podría ser una situación de una sanción más grave, le va a mostrar otros ángulos donde se ven los impactos o la fuerza que el jugador le imprime a los efectos de determinar si el jugador es sancionable con penal, con penal y tarjeta amarilla o con penal y expulsión.
Y puestas estas jugadas en las pantallas gigantes se ponen en evidencia
Sí, es así, quedan en evidencia, pero depende también de la tecnología con la que se cuenta. En todos los estadios hay pantallas gigantes y todo el mundo lo puede ver. Para dar una idea de cómo se busca transparentar todo esto, en muchísimos estadios hasta se puede acceder al audio de los árbitros y el TMO con un aparatito parecido a un audífono. Las imágenes que están viendo el público y el árbitro son las mismas que ve el TMO, sólo que el TMO juega con la ventaja de que esas imágenes son de mayor nitidez y siempre chequea doble en dos pantallas, una en tiempo real y otra con un retraso de cuatro a doce segundos. Podemos ver las imágenes en tiempo real, en cámara lenta y cuadro por cuadro (picture by picture). También tenemos la posibilidad de verlo hacia atrás y hacia adelante.
No podés relajarte.
El trabajo del TMO es un trabajo de concentración permanente, independientemente de si interviene o no. Tenés que estar concentrado los ochenta minutos, buscando que las decisiones del árbitro sean lo más correcta posible.
¿Quiénes son los oficiales de citaciones?
El TMO vino de la mano con otro aporte que puso la WR a los efectos de eliminar la violencia, que son precisamente los oficiales de citaciones: son las personas que están mirando el partido y revisando los videos a los efectos de que en caso de que el árbitro no detecte la infracción y el TMO tampoco, hay una tercera persona, una especie de fiscal del juego, buscando cualquier situación de juego sucio no detectada como contacto en los ojos, mordeduras, apretones o tirones en los genitales.
¿Que nadie dude del árbitro es una cuestión cultural?
Los árbitros se pueden equivocar pero nadie puede dudar de la buena o mala fe del referí o el TMO. En el rugby eso está desterrado. Se puede hablar de errores pero no de la capacidad moral de un referí o un TMO. Nadie duda de la parte ética. Todos los TMO del Súper Rugby, hoy por hoy la competencia más exigente del mundo, son locales. Soy TMO de Argentina y oficio para Jaguares y decido yo si hubo o no un try y nadie duda del TMO argentino si está diciendo si es try o no o le está mostrando una jugada de situación de juego sucio que interviene un jugador, ya sea argentino o extranjero. El mundo lo toma con naturalidad: los TMO son locales excepto los partidos internacionales (test match) que son neutrales. No hay quejas y la relación entre los jugadores y los árbitros es impecable. Es más, terminan los partidos y muchas veces pasan los jugadores a darte las gracias, a saludar o a veces a preguntar por una decisión en la que no están de acuerdo, independientemente de que uno también se equivoca, porque más allá de la tecnología, hay que entender que somos seres humanos.

Decisiones compartidas

¿Cómo se toman esas decisiones en las que muchas veces está en juego un resultado?
Cuando tomamos decisiones estamos todos en colaboración y manejamos determinados códigos de manera de que la TV tenga la mejor imagen posible, buscamos las situaciones, los mejores ángulos. Cuando el TMO decide, le comunica al director de cámaras que tiene una decisión tomada, a los efectos de que la TV deje de pasar repeticiones, enfoque directamente al árbitro, se bajen los volúmenes para que se escuche sólo la conversación del referí con el TMO, para que sea totalmente claro lo que se está diciendo y todos sepan cómo se está decidiendo, a los efectos de que también sea una función educativa para todo el mundo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario