Ovación

El try de González Amorosino a Escocia dejó a Los Pumas muy cerca de cuartos

En un partido deslucido, mal jugado, sin brillo, cerrado, tenso y colmado de errores, Los Pumas consiguieron ante Escocia una victoria de esas que se van a recordar por un solo motivo, una sola jugada y un solo jugador: Lucas González Amorosino.

Lunes 26 de Septiembre de 2011

Wellington / Enviado especial.- En un partido deslucido, mal jugado, sin brillo, cerrado, tenso y colmado de errores, Los Pumas consiguieron ante Escocia una victoria de esas que se van a recordar por un solo motivo, una sola jugada y un solo jugador: Lucas González Amorosino. Ayer, tras el 13-12 consumado, se dio un paso muy grande en procura del objetivo de pasar a la siguiente ronda, pero aún resta un próximo partido ante Georgia, que habrá que ganar con bonus para definir la suerte de los argentinos en la Copa del Mundo.

El partido arrancó al revés de lo previsto, con Escocia atacando y Argentina defendiendo, y así fueron los primeros cuarenta minutos. Todo lo que pretendían los argentinos —atacar— quedó relegado sólo a tacklear.

El equipo argentino, si bien es fuerte en ese aspecto, descuidó la pelota y se la entregó a los escoceses que mostraron un juego limitado, básico y sin luces, pero homogéneo.

Hubo tackle y recuperación por parte de Los Pumas, pero ambos dilapidados, porque cuando dispusieron de la pelota, no hubo ideas, no hubo argumentos ofensivos sostenibles -solo kicks al fondo, inocuos - o las típicas arremetidas al choque, al bulto, con escaso o nulo provecho. Los backs no fueron herramienta de ataque, como se preveía. Claro, sin pelota, es imposible. Y con lluvia y viento sostenidos, también.

Además, como aderezo, Los Pumas volvieron a fallar en la patada a los palos. Se dilapidaron cuatro penales (factibles) y esos puntos no anotados afectaron mucho.

El equipo argentino se quedó, además, sin Fernández Lobbe y poco antes del final de primer tiempo, también sin Roncero (ver aparte). Y no sólo eso, para colmo de males, Paterson empezó a ajustar la puntería y en cuatro minutos, cerca del final del primer tiempo, puso el partido 6-3 a favor de los europeos. Justo por lo que se había visto hasta entonces, ya que Escocia había sido más.

Los segundos cuarenta minutos reflejaron más de lo mismo, pero con un juego mucho más táctico por parte de Escocia, que empezó a aprovechar y mucho el viento y la lluvia a favor. Paterson empezó a hacer de las suyas. Le entregó la pelota a Los Pumas, que cada vez que intentaban atacar se complicaban en enredos, poco entendimiento y deficiencias en la toma de decisiones. Todo conspiraba para que los argentinos no pudieran aprovechar las oportunidades que Escocia les daba. Claramente reinaba el desconcierto e iban aumentando los nervios porque el tiempo pasaba, Escocia anotaba con el pie, se escapaba a seis puntos arriba en el marcador cuando faltaban pocos minutos, que fueron pasando con una historia conocida de los últimos tiempos en Los Pumas: la falta de resolución y de contundencia.

Pero entre tanta paridad, entre tanto desorden, entre tanta abulia, apareció la magia que estaba guardada en una caja, al costado de la cancha, que ya había aparecido ante Rumania, la magia de Lucas González Amorosino.

A siete minutos del final, producto de un try soberbio corriendo al costado del touch, a pura finta y quiebre de cintura, el ex hombre de Pucará (hoy en Montpellier) hizo la diferencia, porque aprovechó la que tuvo, porque se encargó de demostrar que la irreverencia y la desfachatez en el juego son las que aún hacen la diferencia y por eso, y nada más que por eso, Los Pumas obtuvieron una victoria muy importante. Tal vez no merecida ni justa, pero victoria al fin.

Otra baja

Juan Martín Fernández Lobbe sufrió la rotura de ligamentos de la rodilla izquierda y se quedó afuera de la VII Copa del Mundo. El octavo se lesionó solo a los 20 minutos, cuando frenó tras una corrida, y quedó afuera como Gonzalo Tiesi (esguince rodilla derecha), por lo que deberá ser reemplazado. En tanto, el pilar Rodrigo Roncero sufrió un desgarro en el aductor izquierdo, pero aún no se sabe si continuará o no en el Mundial.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario