trinche

El Trinche Carlovich, un ídolo de perfil bajo

El Trinche falleció hoy luego de haber sido violentamente golpeado el miércoles para robarle su bicicleta.

Viernes 08 de Mayo de 2020

Tomás Felipe "El Trinche" Carlovich, un ariano del 19 de abril del 46, un buen tipo, un jugador de otro planeta, nos dejó. No porque haya querido, sino porque lo mataron. Le pegaron en la cabeza para robarle la bicicleta y hasta allí pudo con su vida. Pero hay que honrarlo, como se lo hizo mientras deambulaba las calles de Rosario con la misma bici. Hay que recordar a ese hombre que trascendió las fronteras por haber sido un futbolista del que los grandes hablaron, pero que eligió ser chico. Nunca se dio cuenta lo grande que había sido.

Hasta el mismísimo Diego Maradona lo encaró en una oportunidad para decirle al Trinche "vos fuiste mejor que yo". También se refirieron a él José Pekerman, César Luis Menotti y Carlos Timoteo Griguol. Lo incluyeron en su lista de mejores futbolistas en la historia del fútbol argentino.

El Trinche nació en barrio Belgrano, en el oeste rosarino, en el seno de una familia donde papá Mario y mamá Elvira hicieron lo que pudieron para darle una buena vida. Era difícil en el marco de una familia de siete hermanos, donde él era el menor de todos.

Su derrotero en el fútbol comenzó en las inferiores de Central y después fue cedido a Sporting de Bigand. Debutó en un amistoso frente a Peñarol de Montevideo en 1969. Pero en el canalla no lo tenían muy en cuenta. También anduvo por Flandria, pero su futuro estaba a punto de cambiar.

Fue Central Córdoba, el entrañable club de Tablada, el que le abrió sus puertas para que el Trinche se hiciera grande en el fútbol. Con ese equipo obtuvo el título y el ascenso a Primera B en 1973. Y como para demostrar que su amor iba a ser muy grande, muchos recuerdan que el día de su debut hizo dos goles.

En el charrúa tuvo cuatro etapas: 1972-1974, 1978, 1980-1983 y 1986, en las que jugó nueve temporadas, y sumó 28 goles en 236 partidos.

Trinche.png
Carlovich logró dos ascensos con el Charrúa: en 1973 y 1982

Carlovich logró dos ascensos con el Charrúa: en 1973 y 1982

Pero su alma libre llevó al Trinche además a ponerse la camiseta de Colón, donde jugó sus únicos cuatro partido en primera. Y también pasó por el fútbol mendocino luciendo las camisetas de Independiente Rivadavia y Deportivo Maipú. En 1985, jugó en Newell's Old Boys de Cañada de Gómez, entidad perteneciente a la Liga Cañadense de Fútbol.

Embed

En 2009, el Trinche Carlovich volvió a Central Córdoba. Esta vez, para pararse del otro lado de la raya de cal. La campaña de Oscar Santángelo dejó mucho que desear y las autoridades del club recurrieron al ídolo charrúa para que intentara enderezar a un equipo que en cinco partidos había reunido un solo punto y que estaba muy complicado con el promedio de los descensos en la Primera B Metropolitana.

>> Leer má: Murió el Trinche Carlovich, el ídolo charrúa que fue golpeado en forma salvaje en un intento de robo

El Trinche era un virtuoso con la pelota y un especialista en caños. De hecho una de sus jugadas características era el llamado "doble caño", por el que hacía pasar la pelota entre las piernas del rival en dos momentos consecutivos.

No fue más famoso porque jugaba en el ascenso. Pero, el 17 de abril de 1974, cuando la selección argentina se preparaba para jugar la Copa del Mundo de Alemania, se armó un partido con un combinado de Rosario. Lo formaron cinco de Central, cinco de Newell's y el Trinche. Y allí el "5" la rompió.

selección1974.jpg

Con los goles de Jorge González, Alfredo Obberti y Mario Kempes, los rosarinos "bailaron" al equipo de Vladislao Cap y le ganaron 3 a 1. En el entretiempo, el DT de la selección argentino les pidió a los técnicos Carlos Griguol y Juan Carlos Montes que sacaran a ese "5" que no los estaba haciendo quedar muy bien. El Trinche entró definitivamente en la consideración de todos y trascendió fronteras como una leyenda de bajo perfil.

Hoy, el Trinche jugó su último partido. Se la tenía que ver con un rival muy duro. Pero lo habían obligado a jugar ese partido. El miércoles a la tarde, andando en su bicicleta, lo golpearon violentamente en la esquina de Paraná y Eva Perón para robarle. Y no lo soportó. El Trinche no pudo hacer su última gambeta.

No hay muchos registros fílmicos de lo que hizo el Trinche. Quizás varias fotos en blanco y negro o a color, recortes periodísticos y alguna entrevista ya de grande. El resto será una cuestión de fe. Habrá que recordar que hubo un tipo que jugaba al fútbol y que le decían el Trinche y que hacía maravillas con la pelota cuando tenía ganas. Y acudir a los relatos orales para llevarlo siempre en la mente y en el corazón.

Chau monstruo, a lo mejor te encontraremos viéndote tirar un caño, o haciendo una gambeta sobre alguna nube. ¿Suena cursi? Seguramente... Pero dejános tener esa misma fe de los que escucharon tus hazañas y nunca te vieron jugar.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario