Ovación

El Toro es argentino

Otra soberbia actuación de Lautaro Martínez, y de nuevo con Sampaoli en la cancha, posicionan al juvenil de Racing como gran candidato para ser la tercera opción de la selección detrás de Agüero y el Pipita Higuaín .

Jueves 01 de Marzo de 2018

"Mirá, a mí el jugador que me encanta es Lautaro Martínez, el pibe de Racing. Me parece un jugador diferente al resto, con enorme futuro". No son las palabras exactas, pero sí el espíritu del concepto de uno de los entrenadores más importantes del fútbol argentino sobre el chico de la tapa, el futbolista del momento. Fue en una de las tantas charlas que tuvo y tiene Jorge Sampaoli con los directores técnicos del ámbito local. El martes a la noche el Zurdo estuvo en el Cilindro y comprobó por segunda vez en menos de un mes que el pibe es cosa seria. En sus dos visitas a la hermosísima cancha de Racing, el DT de la selección fue obsequiado con 6 goles de Lautaro: 3 a Huracán el domingo 4 de febrero por la Superliga y otros 3 el martes a Cruzeiro por la fase de grupos de la Copa Libertadores. Impactante.

   A mitad de año Lautaro será protagonista de la venta más cara de la historia del fútbol argentino. Pasará a Internazionale de Italia a cambio de 33 millones de dólares de los que a Racing le quedarán 25 y una plusvalía del 10 por ciento por cualquier venta posterior que supere los 16 millones de euros. En la comisión directiva albiceleste presagian que su estadía en Milán será efímera. Por lo pronto, la institución que tiene como vicepresidente a Javier Zanetti y tuvo en sus filas al mejor Diego Milito, ya lo blindó: la cláusula de rescisión rondará los 120 millones de euros.

   La entidad nerazzurra les ganó la pulseada a Atlético Madrid, Real Madrid y Bayern Munich. El club del Cholo Simeone fue el primero en posar sus ojos en el delantero bahiense y amenazó con pagar lo que hoy sería una irrisoria cláusula de rescisión de 9 millones de dólares. En Racing se venían las elecciones y Víctor Blanco, que ganó caminando, no quería tentar al demonio. Gustavo Bou se había ido a mitad de año y el presidente lo convenció a Lautaro para que se quede en el club. No fue gratuito. El club le mejoró sustancialmente el contrato y la cláusula subió a 20 millones de la moneda americana.

   "Se va a quedar hasta el 30 de junio como mínimo para jugar la Copa Libertadores", dijo Blanco el día del anuncio del nuevo vínculo: "No pensamos en un reemplazante de cara al futuro porque si seguimos adelante en el certamen continental (Copa Libertadores) vamos a realizar una nueva negociación para que se quede hasta el final".

   La nueva tarea, menuda tarea, de la dirigencia de la Academia de Avellaneda será convencer a Inter para que el Toro siga vestido de celeste y blanco después del Mundial. No será sencillo.

   Lautaro tiene 20 años y reacciones como esta: "La verdad es que en lo personal no me gustó el partido que hice. Más allá de los tres goles, perdí dos pelotas fáciles. Me voy bien porque el equipo ganó. En el primer gol de Cruzeiro perdí mal la pelota. Me robaron la pelota. Me voy muy enojado", sorprendió el martes a la noche ante las cámaras de la tele y envuelto por un coro de ovaciones.

   Su estado de competitividad es exultante. El fútbol argentino, la selección en realidad, no debería perderse la chance de disfrutarlo. Ya mismo.

   Ya son muchos (quien esto escribe se incluye en esa lista) los que ven en el bahiense formas de Batistuta, el enorme goleador surgido en Newell's y consagrado en el fútbol italiano y la selección.

   El martes a la noche, a los 44 minutos del primer tiempo, Neri Cardozo le dio la pelota a la salida de un tiro libre, pero no la dominó bien y le quedó larga y aunque fue al piso, la perdió. Le quedó a Nery Domínguez que se la dejó mansita. Lautaro se levantó como un rayo y definió con una potencia impresionante. Fue una jugada de Batistuta, con el sello inequívoco del gran Bati. Tiene una facilidad asombrosa para hacer goles.

   "Para Lautaro la selección", se desgañitaba la hinchada de Racing el martes mientras Sampaoli esbozaba una sonrisa ante cada proeza del pibito bahiense surgido en Liniers de aquella ciudad bonaerense.

   Pensarlo como un alternativo para el Mundial de Rusia es lo mínimo por estas horas. Suponer que pueda obrar como revulsivo desde el banco de suplentes para un partido que viene complicado es de por sí muy tentador. Su presente es arrasador y en ese rubro sobresale drásticamente por encima de las opciones que se manejan para reemplazantes de Agüero e Higuaín, que estarán en la lista de 23 para Rusia.

   "Argentina tiene grandes goleadores. A la hora de elegir vamos a tener en cuenta el presente pero también la química con sus compañeros", repite Sampaoli.

   Esa frase es una sentencia para los que dudan entre Higuaín e Icardi: Pipita está adentro y Mauro afuera. No hay química entre el grupo y el capitán de Inter y su presente no es mejor que el del ex River.

   Y ahí encastra perfecto Lautaro, que no pondrá cara fea si va todos los partidos al banco, al contrario, agradecerá por siempre haber jugado su primer Mundial de mayores.

   "Lo ideal es llegar a marzo con la posibilidad de tener a tres jugadores por puesto y de esos recortar a dos por puesto, más los tres arqueros. Después de marzo va a estar bastante más claro para nosotros quiénes son los que nos van a representar en el Mundial", recuerda el entrenador desde que Argentina se clasificó a Rusia 2018.

   Con los parámetros marcados por el entrenador, los atacantes para la nómina de preliminar serían 9 y para la definitiva 6. Messi, Agüero, Di María e Higuaín son número puesto, Pavón parece que va camino a eso. Lautaro tiene un hueco allí.

   Para ello también habrá que esperar cuál es la decisión de Sampaoli respecto a Dybala, cuya inactividad y bajo rendimiento en Juventus contrasta fuertemente con aquella realidad de goleador y jugador fetiche del campeón italiano y subcampeón de Europa.

   La lista que entregará hoy Sampaoli para los partidos frente a Italia y España puede marcar algunas pautas para ir delineando la lista. Por ejemplo, si Lautaro Martínez no la integrara, lo que parece casi imposible, bien podría entenderse que no está en la consideración para estar en la nómina definitiva.

   Muchos futbolistas, los casi confirmados para Rusia no necesitarán de la venia del entrenador mañana para quedarse tranquilos, pero los que menos chances tuvieron, o todavía no jugaron, necesitan imperiosamente de al menos una prueba para dar la talla.

  ¿Por qué te recriminás tanto Lautaro?

   Porque quiero mejorar.

   Autocrítica, ambición, prepotencia física, capacidad goleadora, hambre de gloria... Justo el 9 que Messi andaba necesitando.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario